La Invocación

Jueves, 6 de Noviembre de 2014 | 11:22 am | No hay comentarios

Título original:

Haunt

Dirigida por:

Mac Carter

Duración:

86 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Jacki Weaver, Liana Liberato, Harrison Gilbertson, Kasia Kowalczyk, Aline Andrade, Brenden Whitney, Maggie Scott, Sebastian Michael Barr, Jarrod Phillips

A la hora de tirar ideas para levantar un film de terror, hay recursos frecuentados y el de la casa maldita. Si se insiste majaderamente en ejecutar obras que giran en torno a esto, la lógica dice que el motivo radica en la existencia de un nicho estable que garantizará, al menos, éxito regular en las butacas y, por extensión, dinero en los bolsillos. Y aunque es una excusa simplista, pero válida para no sobrecargar el cerebro en busca de nuevos dispositivos de efectividad en un género tan complejo como el horror, entonces la exigencia básica es trabajar para que el material reciclado no resulte ser más que la pésima copia de una copia ya mala, y así hacia atrás. Pero por desgracia esto raramente ocurre, porque entre darse la labor de pensar una historia imaginativa y conformarse con migajas que igualmente pagarán las cuentas, la segunda opción es más atractiva.

FH2_4589.JPGUna familia se muda a una casa aledaña al bosque. El lugar, no obstante, carga con la triste historia de la familia que alguna vez le habitó: víctimas de una especie de maldición, todos sus integrantes menos la madre fallecieron. Este antecedente no es relevante para sus nuevos residentes, sino hasta que a uno de los hijos, Matt (Harrison Gilberston) y su enigmática nueva amiga, Sam (Liana Liberato), se les ocurre explorar una vieja radio que sirve para comunicarse con los muertos.

Sería agradable que la bajísima calidad del argumento sólo se percibiera así a través del papel, sin embargo, en pantalla el relato es igual de soso e ilógico. Es que si bien goza de un arranque bastante digno, generando perturbación e interrogantes a través de su interesante prólogo, más pronto que tarde todas aquellas expectativas terminan desintegrándose, lo que finalmente es una decepción considerando el potencial desperdiciado. Con un guión paupérrimo, tanto en términos de construcción dramática como de textos, somos testigos de un producto inverosímil por donde se le mire. ¿La maldición de la casa salió por toda la prensa y por eso quedó abandonada? ¡Se mudan ahí! ¿El responsable padre de familia admite que el lugar tiene una atmósfera extraña? ¡Pero le gusta! ¿El hijo de un día para otro alberga a una misteriosa muchacha que conoció en el bosque? ¡Qué ternura!

HAUNT 02Se utilizan simplistas y derechamente cursis herramientas de montaje y fotografía para provocar una atmósfera escalofriante, factores que tal vez no serían tan infructuosos de no ser por la pobreza del contenido narrado. Se avanza a un ritmo torpemente aletargado, donde vemos que los minutos avanzan y nada da indicios de concretarse como para captar al menos la atención e involucrar. Se insinúan aisladas pinceladas de tensión fácilmente anticipables, por lo que la impresión del espectador se da casi por reflejo. Se recurre a esa siempre explotada melodía sutil y tétrica que, según las indicaciones del manual, debiese poner los vellos de punta, pero que en este caso se presiente solamente forzada. Se reclutan actores que poco y nada pueden hacer frente a un barco al que le entra agua por todos los accesos, resultando en desempeños tan desabridos como sus respectivos personajes.

Ni siquiera modificándole todas sus groseras falencias y lugares comunes el largometraje podría ser rescatado, puesto que el más decidor tropiezo radica en su falta de frescura. Es una producción sin alma, insípida, cualquier cosa menos original y sin duda carente de identidad propia.  Durante una revisión por todas las obras con conflictos de su tipo, pasaría totalmente desapercibida. Por su temática similar se cuelga con descaro del éxito de producciones como “The Conjuring” (2013) e “Insidious” (2011), cintas que de todas formas, a pesar de su alta popularidad, fueron altamente HAUNT 03sobrevaloradas. La problemática actual del género, a fin de cuentas, radica en esta ansiedad por sacar provecho de lo que está de moda, y reproducir la misma idea bajo un disfraz distinto con tal de no quedarse atrás en la repartición de dividendos. Independiente de que unas estén más logradas que otras, todas coinciden en la pereza que les impide encontrar un factor diferenciador que, de una vez por todas, se aleje de los mismos elementos supuestamente terroríficos de siempre.

Sólo aquellas personas que sientan muy especial afición por las películas de casas embrujadas sentirán interés y experimentarán algo parecido al miedo viendo la “La Invocación”. Floja e implausible, apenas alcanza a ser una fuente de distracción, y no representa ningún tipo de aporte en un extenso listado de films de los cuales muy pocos resaltan. Su poca autenticidad se enfatiza en la misma introducción, cuando la voz en off nos cuenta que toda historia de fantasmas contiene una casa y una tragedia. Esa debería ser la gran advertencia para huir de un panorama que constituye únicamente una pérdida de tiempo.

Por María José Álvarez

Enlace corto:

Comentar

Responder