La Fiesta de las Salchichas

Jueves, 20 de Octubre de 2016 | 11:48 am | No hay comentarios

Título original:

Sausage Party

Dirigida por:

Greg Tiernan y Conrad Vernon

Duración:

89 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Animación

Es cierto que la comedia tiene un poder como medio de crítica social y escape de lo que nos puede reprimir como sociedad. Pero, al mismo tiempo, dado que se apela a la subjetividad en cuanto a los temas que se escogen retratar, sin dudas lo que es gracioso para unos, no lo es para otros. En ese sentido, la animación para adultos se ha configurado como un espacio donde se puede dar rienda suelta a argumentos controversiales, y series como “Family Guy” o “South Park”, y su versión en pantalla grande “South Park: Bigger, Longer & Uncut” (1999) –por citar a algunas–, sirven como referentes cuando se trata la irreverencia en un medio que permite explorar sin ataduras diferentes temáticas y formas de trabajar el humor. Considerando estas posibilidades, llega a la pantalla una historia donde la comida con características antropomórficas es el foco de atención y unas salchichas con evidentes deseos sexuales son sus protagonistas.

sausage-party-01Un grupo de productos viven apaciblemente en un supermercado, tratando a los humanos como dioses que los eligen y los llevan a una tierra prometida donde les espera un lugar lleno de bondades. Luego, sin embargo, se enterarán que sus creencias no son lo que parecen y que les espera un destino mucho más terrible; en ese momento será Frank (voz de Seth Rogen), una salchicha, quien se encargue de despertar a sus compañeros y descubrir la verdad.

Existe un gran número de opciones narrativas cuando se le da vida a un grupo de objetos inanimados y se imagina la interacción que podría existir entre ellos; más aún, si los personajes residen en un supermercado y son productos de uso diario. Ofrecido de ese modo, la cantidad de juego de palabras y chistes asociados a sus nombres y funciones se incrementa, entregando una comedia hecha en base a pequeñas sutilezas que hacen sacar más de una sonrisa. Por otro lado, si existe esta vasta oportunidad de trabajar el humor también está el espacio para llevarlo al extremo, y las alusiones sexuales son el principal tono en el que se mueve esta historia, a momentos abusando del lenguaje verbal y claramente visual, cayendo muchas veces en una comedia escatológica de mal gusto. No sausage-party-02obstante, se logra entender que juega entre los límites de su propio universo, y la cinta logra funcionar y divertir dentro de estos parámetros.

Además, la cinta es directa y se caracteriza por despojarse de miedos y consecuencias; todo es blanco posible para hacer humor, y en esa decisión transita peligrosamente por temas controversiales, destacando sobre todo la procedencia étnica de los alimentos que son parte de este universo ficticio, punto sobre el que a ratos genera situaciones incómodas con el racismo como protagonista. Sin embargo, la película es consciente de sí misma en cuanto a lo que quiere representar y cómo lo desea exhibir, respondiendo a sus propias reglas y sosteniendo esta idea desde un principio y hasta que aparecen los créditos. Es en esta honestidad hacia su propuesta donde radica su mayor fortaleza, pues no intenta trascender más allá de ser una comedia llevada al extremo.

Uno de los puntos fuertes que tiene la cinta es la alegoría que se crea en torno a la religión. Sus personajes, que habitan un mundo en que la fe ciega sostiene que seres divinos los llevarán a un lugar mejor, ven cómo sus creencias son destruidas repentinamente; en ese instante se confrontan distintas visiones que hablan de posturas ideológicas que chocan cuando la verdad está en juego, con sausage-party-03Frank decidiendo seguir la verdad y mostrarla al mundo, y pagando el costo de ser tratado como si fuera un charlatán que habla sobre teorías conspirativas y que atenta en contra de la armoniosa vida que el resto decide seguir. Este matiz que agrega la película es una propuesta que parece interesante, pero que no está desarrollada en profundidad, girando el foco del desenlace hacia otra dirección, lo que responde al tono propuesto desde un inicio.

En definitiva, “La Fiesta de las Salchichas” parece ser una buena propuesta en la animación para adultos al trabajar una comedia irreverente y desfachatada, llena de situaciones desvergonzadas, con claro contenido sexual y que no apunta a llegar a todo el público. Pero que narrativamente se pierde conforme avanza el relato, al no construir personajes lo suficientemente sólidos para sostenerlo y descansando sólo en gags visuales.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder