La Familia Bélier

Jueves, 8 de Enero de 2015 | 11:48 am | No hay comentarios

Título original:

La Famille Bélier

Dirigida por:

Eric Lartigau

Duración:

100 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Karin Viard, François Damiens, Roxane Duran, Mar Sodupe, Eric Elmosnino, Ilian Bergala, Luca Gelberg, Louane Emera, Clémence Lassalas

Muy cerca de la campiña francesa, ahí donde los hermanos Lumière inventaran el cinematógrafo, se empieza a forjar una industria que a día de hoy tiene tantas expresiones como fotogramas tiene la película. Más allá de que el país galo no sea la meca del cine global –tampoco en estos tiempos del europeo-, la producción de cintas que tienen en sus personajes a su principal sostén, influencia concreta de la escuela impuesta por realizadores como Jean-Luc Godard o Claude Chabrol, sigue siendo una constante en estas tierras. Discutibles sean sus atributos, la prueba de aquello radica en los dos últimos éxitos del cine francés: “Intouchables” (2011) y “La Vie d’Adèle” (2013). Para confirmar esta hipótesis, tenemos a “La Familia Bélier” que, partiendo desde una interesante premisa, tiene mucho que ganar y poco que perder.

LA FAMILLE BELIER 01En la familia Bélier, tres de sus cuatro integrantes son sordos; sólo la hija mayor del matrimonio, Paula Bélier (Louane Emera), no se encuentra en esta condición. Por lo mismo, es ella la encargada de facilitar las cosas para su padre, madre y hermano; desde encargarse de la administración de la granja que tiene la familia, hasta hacer de intérprete en cosas tan domésticas como ir a una cita médica, Paula debe ocupar gran parte de su tiempo. Sin embargo, la vida rutinaria de la joven cambiará cuando, llevada por la atracción que siente por un compañero de escuela, ingresa a un taller de canto. Ahí, su profesor descubrirá que Paula tiene un enorme potencial en su voz, capaz de llevarla a hacer una carrera en Paris. Todo se complicará cuando la única hija de los Bélier, deba decidir entre quedarse y seguir ayudando a su familia, o apostar por su futuro como cantante.

Es necesario partir diciendo que lo que aquí se nos entrega es una comedia reflejada en lo sencillo, en algo que utiliza los márgenes de la realidad para causar gracia y encanto. Los Bélier se presentan como una familia que, sin importar las circunstancias adversas en las que la vida los ha puesto, se muestra feliz logrando salir adelante a través de la inquebrantable unión que existe entre quienes conforman su núcleo y la visión sostenida de sus miembros en saberse completamente normales. El argumento de la familia atribulada como la firme estructura en la vida de una persona, puede llevar a pensar que las cuotas de melodrama innecesario van a ser desbordantes, sin embargo, de aquello poco: los Bélier son gente que no vive problemas, vive situaciones.

LA FAMILLE BELIER 02Es en este escenario que el largometraje va trazando distintas historias desarrolladas a niveles dispares. Por una parte, está el relato que nos introduce a la vida de Paula, con los contratiempos y ventajas que representa para la joven abogar permanentemente por el bien de los suyos. Esto es algo que se mantiene creíble para el público y consistente para la lógica de la película, gracias en buena proporción a la naturalidad con el que Louane Emera conduce su papel, y al ritmo que se le imprime al filme desde sus orígenes; la introducción no sólo tantea el camino de las relaciones fraternas, sino que también puede persuadir al espectador más reticente contando entre sus recursos un humor tan audaz como de fácil enganche. Por otro lugar, está la historia del padre de familia, Rodolphe Bélier (François Damiens), que a pesar de encontrar su sitio dentro del macro de lo narrado, arrojado el personaje en una muy divertida carrera electoral, y haciendo un llamado de atención a la exclusión social/política de personas disminuidas físicamente, no logra encajar completamente en su lugar, desdibujándose su planteamiento conforme avanza el título.

La mejor ocasión que “La Familia Bélier” tiene para destacar, está determinada por su muy bien nutrido abanico de personajes, todos definidos e interpretados de excelente forma. A este respecto, la película se encarga tempranamente de disponer a cada uno de ellos entrañables, protagónicos y secundarios por igual, sin juzgar la naturaleza de sus personalidades. Sólo para contextualizar, cuando hacia tres cuartos de la cinta se dificulta empatizar con la tozudez de los Bélier privados de su capacidad auditiva, se nos ofrece muy acertadamente la oportunidad de ponernos en sus zapatos para entender, de la manera más empírica posible, cuáles son sus razones. Lo anterior suma al tacto LA FAMILLE BELIER 03que tiene su director, Eric Lartigau, para sacar provecho de todas las instancias graciosas que se pueden desprender de los temas que aborda la película, sin llegar a traspasar la muy delgada línea que existe entre el humor y la caricatura.

Entendiendo que “La Familia Bélier” se acerca más hacia la definición de comedia musical, los elementos dramáticos de la historia irán a dar en buena parte a la entonación de un ramillete de canciones que, si bien están bien elegidas para cubrir el tono emocional de la cinta, pueden llegar a utilizarse de forma reiterativa. No obstante, lo último no alcanza a ser un impedimento para recibir con todo agrado a una película que, a través de su fotografía, su sentido encanto y algún pasaje que recuerda a “Little Miss Sunshine” (2006), se hace muy disfrutable.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...