La Casa del Demonio

Jueves, 16 de Julio de 2015 | 1:31 am | Comentarios (1)

Título original:

Demonic

Dirigida por:

Will Canon

Duración:

83 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Maria Bello, Dustin Milligan, Megan Park, Scott Mechlowicz, Aaron Yoo, Alex Goode, Ashton Leigh, Terence Rosemore, Jesse Steccato, Meyer DeLeeuw

Se dice que el cine de terror está estancado. ¿Es tan así en la realidad? No hay cómo discutir con el hecho de que ya deben ir cerca de diez años, o incluso más, desde que una cinta de este género se convirtiera en un clásico. Es que resulta realmente difícil armar un producto memorable y que pueda seguir manteniéndose relevante más allá de su fecha de estreno, cuando gran parte de su atractivo está en la primera reacción que suscite en el espectador; basta con pensar en si “The Blair Witch Project” (1999) sigue siendo interesante más allá de la anécdota. Dentro de este estanco, la mayoría de los esfuerzos que mejores resultados han conseguido, en cuanto a corte de boletos, en los últimos años se han limitado a lo ya probado, como es el caso con “La Casa del Demonio”.

DEMONIC 01El detective Mark Lewis (Frank Grillo) es llamado en la mitad de la noche para investigar unos extraños ruidos en una vieja casa abandonada y marcada por una siniestra reputación. Pero cuando los disturbios resulten provenir de una sesión de espiritismo realizada por cinco jóvenes, corresponderá al detective Lewis junto a su compañera, la doctora Elizabeth Klein (Maria Bello), reconstruir los sangrientos sucesos que llevaron a la muerte de casi todos los involucrados.

Hay que dejar una cosa clara antes de continuar: por muchos años que pasen, por muchos clichés que se repitan y tabúes que se rompan, una casa abandonada, mal iluminada, con una nefasta reputación y llena de reliquias antiguas empolvadas, siempre va a generar como mínimo un ambiente tenebroso. De esto hay de sobra en “La Casa del Demonio”, y mucho mejor tratado al dejar de lado la reciente tendencia de añadir “expertos” en lo paranormal a cuanta obra de terror que se filme. En el caso que nos concierne, el grupo de “expertos” son una pandilla de amigos (y algunos que no lo son tanto) con más curiosidad que experticia, y más hormonas que valor. Lo que llama la atención es que esta muy común premisa es complicada con una investigación policial, que no sirve más que como un pobre marco conceptual desde el cual narrar la historia.

DEMONIC 02Lo más probable es que esta decisión de alternar las escenas dentro de la casa embrujada en cuestión con las del efectivo policial, haya sido para dar los respiros necesarios y no abochornar al público con un susto tras otro. El problema es que se les pasó la mano: todo el tiempo dedicado al actuar de los policías resulta sumamente aburrido. A esto hay que sumarle una poco creíble labor de los agentes, quienes constantemente bordean la estupidez más absoluta a la hora de revisar la casa embrujada. Dejando esto de lado, el material concerniente a la investigación paranormal en sí misma logra dar con el tono adecuado en más de una ocasión. A pesar de que los sustos son en su gran mayoría logrados recurriendo a la treta más fácil y segura del mercado, todo esto se va amontonando efectivamente, apuntando hacia un desenlace digno de ver.

Desgraciadamente, cuando la resolución a la charlatanería en torno a brujería, espíritus y seres malditos por fin llega, decepcionante es poco decir. Un final abierto, que pusiera en duda todo lo visto hasta el momento, o incluso uno exagerado que gaste todos los cartuchos (como el que sí tuvo “The Conjuring”, por muy poco creíble que resultara) hubiera sido una mejor resolución que la escogida para “La Casa del Demonio”, ya que el director y su equipo optan por el peor síntoma de los tiempos que corren: el final abierto para una secuela. Y juzgando por lo exhibido en los últimos minutos de metraje, que horror de secuela que se avecina.

DEMONIC 03Este último punto puede que encierre más de una pista sobre la poca perduración que están teniendo las cintas de terror actuales. El concepto de las sagas descansa en gran medida en una historia larga que amerite un desarrollo más detallado o, en su defecto, personajes lo suficientemente memorables como para que se repitan en una entrega tras otra. Ninguna de estas suelen ser características de las películas de terror, más que nada debido a que la resolución del conflicto tiende a ser bastante definitiva y, en general, no muy alentadora para los personajes. Es bajo esta fórmula que el género ha visto aparecer engendros como “Actividad paranormal” que, por muy debatible que sea su calidad, distan bastante de lo que es una cinta de terror como tal.

Es por esto que una obra como “La Casa del Demonio”, que a ratos hasta puede parecer bien intencionada, termina generando hastío e incluso rabia al revelarse como un mero gancho comercial en busca de instalar una franquicia que expulse película tras película, empero de enfocarse en hacer las cosas bien de una vez por todas.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:
(1)
  1. que reseña mas ambigua. No se si ir a verla o no.

Comentar

Responder