Kingsman: El Servicio Secreto

Jueves, 19 de Febrero de 2015 | 2:32 am | No hay comentarios

Título original:

Kingsman: The Secret Service

Dirigida por:

Matthew Vaughn

Duración:

129 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Colin Firth, Taron Egerton, Samuel L. Jackson, Mark Hamill, Mark Strong, Michael Caine, Sofia Boutella, Jack Davenport, Sophie Cookson, Tom Prior, Neve Gachev, Alisha Heng

Ser un héroe en el cine comercial no es lo mismo de antes. Ya no bastan destrezas extraordinarias ni un vestuario impecable o un disfraz llamativo. Hoy, el género exige personajes cuyo atractivo esté más allá de una imagen impecable y una habilidad superlativa, en donde la calidad del relato y la adición de extras como el humor, terminan por definir el éxito de una película que quiera entonar un relato de acción y heroísmo. Matthew Vaughn, autor entre otras películas de dos que apuntan a la renovación de estas figuras: “X-Men: First Class” (2010) y “Kick Ass” (2011), se vale de esta misma mixtura, esta vez para contar una historia de espías con “Kingsman: El Servicio Secreto”. Una producción que se propone y logra rejuvenecer el cine de agentes secretos, pero dotada de algunos de los mejores artilugios del cine de espías, pero también –en menor cantidad- de sus defectos.

KINGSMAN THE SECRET SERVICE 02Luego de perder a un agente, Kingsman, un grupo británico de espías, debe buscar a un nuevo integrante hábil y deseoso de trabajar en pos del orden y la paz del Reino Unido. Es en esta merma que Harry Hart (Colin Firth), uno de los agentes más preparados de Kingsman, considera tener al candidato propicio cuando se encuentra con Gary “Eggsy” Unwin (Taron Egerton), hijo de un antiguo compañero de armas. Joven y competente, pero rayano en el vandalismo, Eggsy tendrá que superar peligrosas pruebas de trabajo para comprobar si está habilitado para ser un agente. Mientras que su tutor, Hart,  investiga e interviene para descubrir el discutible plan de salvataje del calentamiento global de un curioso magnate conocido como Valentine (Samuel L. Jackson).

Divertida, ingeniosa e impregnada del estilo y factura británica, aunque la historia suene conocida, “Kingsman: El Servicio Secreto” es una producción que oscila entre la irreverencia y tradición de películas de agentes secretos. La producción de Vaughn  arriesga, pero también conserva. Por un lado, arremete y burla discursos tan legitimados como el ecologista, así como avista directamente la ostentosa amistad entre la élite política y empresarial, pero por otro, es sumamente parca a abandonar otros añejos prototipos: la presencia de un enemigo externo que, para variar, tiene distinto color al de los protagonistas, o el ingreso de jóvenes pobres a un ambiente fragante de clase y estilo, mientras que estos cumplan primero con ciertas condiciones (gráciles, con onda y bonitos, pese a la escasez), no permite entronarla como una obra sumamente subversiva.

KINGSMAN THE SECRET SERVICE 01“Kingsman: El Servicio Secreto”, aunque quiere instalarse como una película no típica de su calaña, trabaja por su ambición de forma estratégica y no tan globalmente. Mientras abandona dinámicas archiconocidas y contienen caracteres de mayor profundidad y verosimilitud, en donde sus decisiones y habilidades son respaldadas a lo largo del relato, también hace eco de un discurso rutinario, como la correspondencia de la belleza y pulcritud al virtuosismo. No obstante a lo conflictivo que puede resultar su discurso, “Kingsman: El Servicio Secreto” es realizada con inteligencia y garbo.

La distinción de esta producción no sólo se aloja en una cuidadosa elección de vestuario, elemento trascendental en la historia (la propia agencia de espías trabaja detrás de una sastrería de primer nivel), sino también en su guión.  Escrito con conciencia de la mecánica del cine de espías, “Kingsman: El Servicio Secreto” es capaz de amainar hábitos hostigosos de las películas de acción, como la ausencia de daños colaterales o dinámicas inexplicables, con tal que el héroe resulte vencedor. Y aunque no es totalmente ajena a estos patrones, hay preocupación en que la historia tenga sustento para sus acciones, lo que le confiere un desarrollo que sea más orgánico y de mejor calidad.

KINGSMAN THE SECRET SERVICE 03Cabe señalar también que Vaughn es capaz de relevar y ensalzar aspectos clásicos de este cine. Las peleas se resuelven en medio de la coreografía, y la presencia de armas y aparatos de alta tecnología al servicio del bien y el mal, son uno de los atributos más llamativos. Sin embargo, el uso de acción y violencia no se tasa por sí mismo, sino que se acompaña y cimenta en conjunto de un montaje, guión y musicalización que los hace más interesantes.

“Kingsman: El Servicio Secreto” es una película ejecutada con elegancia y dominio. Su director y equipo conoce el territorio en que se inmiscuye, lo que se percibe en cómo se logra iluminar y desvanecer aspectos –que sus congéneres  prefieren mantener- en pos del riesgo y la entretención. No obstante, no por ello se libera de viejos modelos que, a ratos, pueden visualizarla como intransigente en la composición y construcción de buenos y malos, y con un ritmo que, pese a controlar con mejor ajuste dinámicas frecuentes, a veces cae en esquemas que pueden resonar a quien la vea, pero que entre suma y resta sale con ventaja más airosa que desastrada.

Por Javiera Quiroga

Enlace corto:

Comentar

Responder