Jurassic World: Mundo Jurásico

Jueves, 11 de Junio de 2015 | 1:49 am | No hay comentarios

Título original:

Jurassic World

Dirigida por:

Colin Trevorrow

Duración:

124 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Omar Sy, Jake Johnson, Vincent D’Onofrio, Judy Greer, Ty Simpkins, BD Wong, Nick Robinson, Irrfan Khan, Katie McGrath, Lauren Lapkus

No es exagerado definir a la época actual por la que pasa el cine comercial norteamericano como la “era del blockbuster”: nunca antes se habían estrenado tantas superproducciones por año, y las sagas se suceden con una frecuencia tan adrenalínica como sus mismas premisas. A pesar de esto, algunas de estas producciones están empezando a atestiguar el agotamiento, tanto físico como monetario, del público, con una tendencia a la baja en la cantidad de entradas cortadas. Es lógico: con cinco o más sagas compitiendo por espacio, el público no tiene ni los recursos ni el interés para verlas todas.

JURASSIC WORLD 01Cuando los hermanos Gray y Zack (Ty Simpkins y Nick Robinson, respectivamente) sean invitados por su tía Claire (Bryce Dallas Howard) a visitar el renovado y funcional Parque Jurásico, se verán en medio de una aventura enorme, que muy pronto comenzará a virar hacia la catástrofe. Es así como su supervivencia dependerá de su valor e inteligencia, y también de las indispensables habilidades de Owen (Chris Pratt), un adiestrador y cazador de dinosaurios.

Para que una película sea exitosa, ya no basta con que sólo tenga efectos especiales y un elenco reconocible: debe diferenciarse, ofrecer un algo extra que la separe del resto. Entre los buenos ejemplos se puede contar la fórmula de acción-humor de Marvel, y la frenética opereta excesiva de “Mad Max: Fury Road” (2015). Y ahora, la que llega pisando fuerte con su primera entrega es la saga de Jurassic Park, abandonada hace casi quince años, pero revivida con la mejor de las tecnologías (imprescindible para su disfrute es la nueva pantalla IMAX).

Cuando se estrenó “Jurassic Park” (1993), su éxito fue en gran parte debido a que era una oferta absolutamente novedosa: era primera vez que se reconstruían con tal fidelidad y atención al detalle a los dinosaurios, al mismo tiempo que eran colocados a la par con las personas. De este éxito salió toda una generación que recuerda la película con un tremendo afecto, el que muchas veces empaña una visión un poco más acabada de la obra. Tomando una premisa bastante similar a su antecesora, “Jurassic World” construye sobre ella un relato mucho más completo y diverso. A pesar de que el JURASSIC WORLD 02elemento central de los niños que van a ver el parque se repite, al igual que los científicos a cargo de la resurrección de los reptiles, el gran acierto de esta entrega es la adición del personaje de Chris Pratt, un ex marine dedicado a entrenar a una banda de velocirraptores. Al aprovechar el carisma de Pratt, quien incluso logra sacar risas en las situaciones más tensas, la cinta agregó a un arquetipo de personaje ideal para liderar la acción.

Esta adición sirve, además, para dar un respiro a la trama de los niños en peligro, quienes responden al ya clásico estilo de Steven Spielberg de hermanos disimiles aprendiendo a funcionar juntos. Junto a ellos, el que la tropa de científicos y paleontólogos se haya condensado en el personaje de Bryce Dallas Howard, también suma al ritmo y la fluidez, dejando más espacio a la acción que a las deambulaciones pseudo-científicas. Al despejar el camino de esta forma, se dejó el espacio para una serie de secuencias tensas y vibrantes, donde la frontalidad fue preferida frente al suspenso. Especialmente memorables son todos los pasajes que involucran a los célebres velocirraptores, quienes pasaron de ser los antagonistas sin rostro, a una serie de personajes memorables que incluso ostentan nombres propios.

Pero si este giro al rol de los velocirraptores fue una gran idea para actualizar la franquicia, no lo fue así la cantidad excesiva de referencias –a veces sutiles y casi imperceptibles; a ratos frontales y chillonas- a la película original. Incluyendo tomas calcadas, objetos reflotados y la mención por nombre de varios de los personajes, da la sensación de que los productores detrás de esta “Jurassic World” no tenían del todo confianza en lo que habían creado, y prefirieron amarrarla todo lo posible a la relativa seguridad del producto original. Esto termina por molestar, ya que se siente a nostalgia forzada, cuando el valor de esta cinta está en imponer a fuerza de ideas frescas una nueva saga. Nada mejor en ese sentido que jugar un poco con las libertades creativas, retirar por un tiempo al JURASSIC WORLD 03Tiranosaurio Rex e introducir una nueva especie genéticamente modificada, exclusiva a esta entrega. Y en este sentido, el nuevo espécimen no decepciona, y carga con todo el peso dramático sin mayores problemas. Además, el hecho de ser una especie inventada, dio a los productores la facilidad para agregarle cuanta característica y habilidad para la caza se les pasara por la cabeza, por lo que sus razones para superar a sus captores no resultan demasiado fortuitas.

Es esta nueva “independencia” que le dieron a los dinosaurios lo que quizás sea el atractivo principal; ya no son sólo efectos especiales de fondo, ahora son parte del relato. Cerca del final de “Jurassic World” hay un par de elementos que apuntan a la continuidad, por lo que una secuela sería lo más esperable. Y si el buen resultado de esta entrega sirve para que los productores corten algo con los lazos hacia el pasado, esta podría terminar como una saga memorable.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder