Jack Reacher: Bajo La Mira

Martes, 8 de Enero de 2013 | 9:34 am | No hay comentarios

Título original:

Jack Reacher

Dirigida por:

Christopher McQuarrie

Duración:

130 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Tom Cruise, Rosamund Pike, Richard Jenkins, David Oyelowo, Werner Herzog, Jai Courtney, Robert Duvall, Joseph Sikora

Tom Cruise es un personaje odiado por muchos, comenzando por su cuestionado talento frente a las cámaras o sus escándalos personales, que van desde el pertenecer a una religión que mezcla la fe con la ciencia ficción, hasta protagonizar bizarros momentos en la televisión norteamericana, episodios que le han valido el repudio de un sector considerable del público, que choca de frentón con los que todavía caen ante su eterna imagen de galán hollywoodense.

JACK REACHER 01Independiente de los prejuicios que muchos puedan tener a la hora de enfrentarse a un filme protagonizado por el controvertido actor, Tom Cruise ha acertado en más de una ocasión, entregando algunas de sus mejores interpretaciones en cintas tan distintas entre sí, como lo son “Magnolia” (1999) de Paul Thomas Anderson y “Tropic Thunder” (2008) de Ben Stiller, demostrando que cuando se aplica y está en buenas manos, es capaz de dejar los egos de lado y explotar su versatilidad actoral para dar justo en el clavo. Así también ocurre en su faceta de héroe de acción, teniendo como mayor aliciente su rol protagónico en la saga basada en la serie de televisión “Mission: Impossible”, que ha alcanzado su punto cúlmine en la última entrega de la franquicia, donde se puede apreciar la energía intacta de un actor de más de cincuenta años.

Justamente, explotando la faceta de tipo duro de Tom Cruise, llega “Jack Reacher: Bajo La Mira”, un revoltijo de todo lo bueno y todo lo malo que ha parido el actor durante su trayectoria en el cine de acción y suspenso. Debatiéndose entre la genialidad de la cuarta entrega de las aventuras del agente Ethan Hunt, y el horror explosivo de “Mission: Impossible II” (2000), “Jack Reacher: Bajo La Mira” parte JACK REACHERde muy buena forma, pero termina transformándose en un producto sin pies ni cabeza, y peor aún, aburrido y prescindible.

En la ciudad de Pittsburgh, estado de Pennsylvania, un ataque terrorista termina con cinco víctimas civiles quienes, al parecer, fueron asesinados al azar. Todas las pistas apuntan a James Barr (Joseph Sikora), un ex militar atormentado por un pasado oscuro, como el responsable de los asesinatos. Antes de quedar en coma debido a una golpiza propinada por un grupo de reos, Barr pide al fiscal que se contacte con Jack Reacher (Tom Cruise), militar de elite retirado y el único hombre capaz de demostrar la inocencia de Barr. Helen Rodin (Rosamund Pike), abogada de Barr, pondrá a Reacher como cabecilla de su investigación. Ambos arriesgarán sus vidas, mientras comienzan a descubrir que detrás del supuesto arrebato de un militar, existe una conspiración de gran escala.

ONE SHOTBasada en la novela escrita por el autor inglés Lee Child, “One Shot” (2005), la cinta dirigida por Christopher McQuarrie tiene sus mejores momentos en el prólogo, narrado con pericia en una secuencia llena de tensión y ausencia total de diálogos, en cinco minutos de intriga que nos anuncian algo que nunca llegará. Desde el momento en que el personaje de Cruise aparece en pantalla, todo se desestabiliza, porque Jack Reacher es un ganador y no necesita andar recolectando pistas o investigando documentos para dar con los verdaderos culpables del caso, sólo le basta su instinto y sus habilidades en las artes marciales para acabar con toda una red de corrupción y conquistar a la chica de turno. Es tal la auto-complacencia con el personaje protagónico, que existe una serie de momentos ideados para ensalzar la imagen heroica de Reacher, que sólo provocan vergüenza ajena, siendo el más chirriante el discurso sobre la libertad y la justicia, con música incidental patriótica incluida, en uno de los momentos en que uno se da cuenta que Cruise aprovechó su puesto de productor para meter mano y dejar que su ego se apoderara de una película que, en un principio, tenía buena pinta.

Ver a gente como Werner Herzog pasearse por el filme para hacer el papel del malo al estilo James Bond, ponen en duda el criterio del famoso director alemán. El resto del reparto tampoco puede hacer mucho ante un guión que pudo haber funcionado durante los años ochenta y que está secuestrado por el ego de un Tom Cruise que parece ser el único que quiere tomarse la película en serio.

Hay un par de buenas secuencias de acción y otras de intriga que logran salvarla de la quema, porque ni siquiera el desarrollo de la trama está bien tratado. El recurso de entregar información clave al espectador y no a los personajes, juega en contra del relato, haciéndolo predecible y cansino, tomando en cuenta sus 130 minutos de duración, totalmente recortables.

En fin, esto es caldo de cultivo para los detractores de Cruise, que podrán regodearse con  los desaciertos de una cinta que tenía potencial, pero que nunca agarra un ritmo constante y termina aburriendo por sus clichés y predominancia del ego de una súper estrella y sus caprichos.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder