Inferno

Miércoles, 12 de Octubre de 2016 | 11:05 pm | No hay comentarios

Título original:

Inferno

Dirigida por:

Ron Howard

Duración:

121 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Tom Hanks, Felicity Jones, Ben Foster, Irrfan Khan, Omar Sy, Sidse Babett Knudsen, Ana Ularu, Jon Donahue, Cesare Cremonini, Xavier Laurent, Fausto Maria Sciarappa, Juan Ignacio Pita

Hace diez años se estrenaba en las salas de cine la película “The Da Vinci Code” (2006), la que llevaría a la pantalla grande el fenómeno literario del mismo nombre sobre conspiración y relatos alternativos a la historia oficial. Respaldada por un público ávido por desenmascarar a los poderosos y acceder a la tan anhelada verdad –aunque sobre todo por la polémica en torno a la novela en la cual se basó– en taquilla logró posicionar de buena manera el producto cinematográfico en cuestión, llegando inclusive a generar tres años después la segunda adaptación de una novela perteneciente al imaginario de Dan Brown, “Angels & Demons” (2009), que si bien no genero el mismo revuelo que su predecesora, mantuvo el espíritu y permitió que, siete años después, este mundo de conspiraciones volviera a la pantalla grande de la mano de “Inferno”, esta vez con mucho menos revuelo, polémica y novedad.

inferno-01Tras despertar en un hospital de Florencia con una herida en la cabeza y sin recordar los sucesos que lo llevaron ahí, el ya conocido profesor universitario Robert Langdon (Tom Hanks) se dará cuenta que está involucrado una vez más en un nuevo acertijo. Es así como, ayudado por la doctora Sienna Brooks (Felicity Jones), deberá impedir que una conspiración letal en contra de la población humana cumpla sus objetivos.

Probablemente, lo peor de esta nueva entrega es que ya se sabe a lo que nos enfrentaremos como espectadores: giros en la trama, persecuciones sin mucha adrenalina, pericia teórica de los protagonistas y un trasfondo conspirativo que, como tal, sólo moviliza a unos pocos dentro de la película, sin que esto le importe al resto, a pesar de las pretendidas consecuencias a nivel mundial de las acciones de estos pocos. Todo lo anterior sucede bajo control, y pareciese que la indicación fuese no innovar o sorprender.

Por otra parte, dentro de la identidad de estas películas una característica notoria y transversal ha sido el uso de contenido histórico y las constantes referencias en aquel sentido. En esta ocasión, esto último se pierde e inclusive se siente forzado, dejando la sensación de estar ante un molde establecido pero carente de una de sus piezas clásicas. Esto se debe principalmente a que se dota a inferno-02esta nueva producción de un matiz más asociado al tipo de thriller moderno, donde la amenaza terrorista es la protagónica y los salvadores se posicionan como perseguidores en contra del tiempo.

Si bien esta decisión es contingente, hace perder ese sello vinculado a las temáticas y referencias históricas, que no siendo a estas alturas una novedad que permita elevar a estas cintas un peldaño más arriba, sí permitían establecer una distinción entre los motivos de fondo en esta saga, y que con “Inferno” se encuentran difusos. A lo anterior se suman matices visuales cercanos a una estética asociada al de películas de terror, que en este caso los encontraremos de manera insistente, pero sin aportar o mejorar demasiado el panorama general, ni mucho menos dotar de particularidad a esta entrega.

La mencionada falta de novedad finalmente termina por quitarle peso a la estructura en la que se sostiene la trama y sus recursos, generando que los constantes giros narrativos ya no sean percibidos inferno-03como atractivos, y a medida que avanza la cinta el interés por conocer el desenlace ya no posee la misma energía que en sus predecesoras. Lo mismo sucede con los personajes, quienes tampoco permiten atarnos a lo que se nos relata por medio de sus acciones, las cuales se ven envueltas en lo ya conocido y en una zona de confort de la que no logran escapar durante las dos horas de película, permitiéndonos así prever las direcciones y caminos que estos tomarán.

En conclusión, “Inferno” es un ejemplo de monotonía, en donde la estabilidad es una característica que, a diferencia de otras situaciones, resta puntos. Dicho esto,  las fórmulas probadas y sus replicaciones en el tiempo no generan para el caso de esta saga un valor que permita posicionar a esta última entrega dentro de la mejor de las tres, pasando todo lo contrario. El tiempo ha pasado desde “The Da Vinci Code” y las situaciones contextuales también, pero pareciese que esto no fuese así para Ron Howard, que con falta de perspectiva nos entrega la más olvidable de las ahora tres adaptaciones de los textos de Dan Brown.

Por Matías Ponce

Enlace corto:

Comentar

Responder