In-Edit Nescafé 2013: “The Stone Roses: Made Of Stone”

Jueves, 12 de Diciembre de 2013 | 2:18 am | No hay comentarios
In-Edit Nescafé 2013: “The Stone Roses: Made Of Stone”

Título original: The Stone Roses: Made Of Stone

Director: Shane Meadows

Duración: 97 minutos

La visión de un fan es impagable, principalmente porque se maravillará de una forma pura y, a veces, ingenua hasta del más mínimo detalle sobre su banda favorita. Al mismo tiempo, expondrá con severidad absoluta sus desacuerdos con esta, basándose en la misma pasión. Esto que podría sonar a majadera generalización es el material basal con el que se construye “The Stone Roses: Made Of Stone”, el documental que el reconocido director británico Shane Meadows construye a partir del THE STONE ROSESreencuentro de la banda, una de las más importantes de la historia del Reino Unido, concretado el año pasado.

Y Meadows no esconde que él es un fan de Stone Roses, que son sus ídolos, e incluso no tiene empacho de convertirse en personaje e indicar esto a cámara con absoluta transparencia. Y es un excelente punto de vista, porque permite entender algunas obsesiones del autor, al mismo tiempo que queda de manifiesto el por qué no se encarga de explicar con mayor precisión quiénes son The Stone Roses o su historia más en detalle. En vez de aburrir con detalles biográficos, se concentra en construir el pasado que explica el presente de la historia. Para el autor, uno debiera saber quiénes son The Stone Roses.

El documental se construye con mucho material exclusivo de la preparación del regreso de Ian Brown, John Squire, Reni y Mani, en especial en su período en Warrington, localidad entre Liverpool y Manchester, las mayores cunas de la música británica. También entrelaza el proceso con datos históricos, donde Meadows realmente logra hacer dialogar al pasado con el presente, recordando momentos y detalles nimios que, viendo el panorama completo, resultan vitales para comprenderlo todo.

THE STONE ROSES MADE OF STONE 001Que sea la visión desde un fan también permite comprender por qué, a diferencia de otros documentales del género, la tendencia es a dejar que las canciones suenen completas en vez de mostrar una estrofa, un coro y poco más, lo que también se agradece porque permite que la experiencia empape al público de lo que es The Stone Roses en vivo, así como el material de archivo que, más que entregar datos, mete al espectador en una vorágine que explica cuán importante es la banda y cuán transversal es para los británicos, lo que queda claro en las reacciones ante los anuncios, y también el lleno total en los conciertos de regreso.

Sí, muchas veces la visión de un fan distorsiona la realidad, porque la opinión está vestida más de pasión y sangre que de argumentos, pero también lo bueno es que algunas veces, con habilidad y respeto a quien se admira, se pueden generar relatos que valen la pena y que le pueden hacer sentido a la gente. Quizás el gran problema de “The Stone Roses: Made Of Stone” es su inaccesibilidad para quienes no tengan idea de quiénes son The Stone Roses, pero el autor confía en que eso no ocurrirá y, pensando en su importancia, este es un hecho que parece estar escrito en piedra.

Por Manuel Toledo-Campos

Enlace corto:

Comentar

Responder