Hitman: Agente 47

Jueves, 17 de Septiembre de 2015 | 12:00 pm | No hay comentarios

Título original:

Hitman: Agent 47

Dirigida por:

Aleksander Bach

Duración:

96 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Rupert Friend, Zachary Quinto, Hannah Ware, Ciarán Hinds, Thomas Kretschmann, Emilio Rivera, Dan Bakkedahl, Jerry Hoffmann, David Brückner, Rolf Kanies, Melanie Benna, Joe Toedtling

Pocos casos se pueden nombrar de películas basadas en videojuegos, que hayan verdaderamente logrado una obra de calidad bajo la perspectiva propia del séptimo arte. Omitiendo  en este sentido el componente de la recaudación, que claramente es superior a la media en estas películas, transformándose esto último por tanto en un mal indicador de  calidad.  Ejemplos de lo anterior, tales como “Doom” (2005), “Silent Hill” (2006), “Lara Croft: Tomb Raider” (2014) o “Resident Evil” (2003), dan cuenta de la poca calidad cinematográfica y, a la vez, grandes réditos económicos que han motivado segundas partes, e inclusive sagas completas. En el caso de “Hitman: Agente 47” pareciese existir la misma tónica: una pobre entrega en términos propios del cine, pero apelando a convertirse HITMAN AGENT 47 01en un éxito de taquilla basado en el triunfo previo del juego que da origen a la adaptación.

Katia Van Dees (Hannah Ware) es la hija de un científico desaparecido, que lideró la creación de humanos con habilidades únicas para matar. En este contexto, el agente 47 (Rupert Friend) se unirá a la búsqueda de Katia por su padre, enfrentándose a una organización que busca nuevamente crear a estos asesinos.

La película desde el primer minuto nos inserta en una atmósfera muy similar a la entregada por los videojuegos, con escenas introductorias y explicativas de todo lo que acontecerá más adelante, o al menos con la intención de aquello. Por tanto, la estética que predominará a lo largo de toda la cinta apelará a esto, transformándose en su principal falencia. Esto se debe a la poca capacidad de presentarnos una película como tal, y más bien introducirnos a un avance larga duración de algún próximo juego a estrenarse. Esto se puede apreciar en ciertas gráficas utilizadas, la dirección fotográfica y de arte y, principalmente, en las secuencias de acción, que realmente pareciesen ser sacadas de algún videojuego de última generación. De esta manera queda explícita la disposición a no innovar dentro de este tipo de adaptaciones a la pantalla grande, valiéndose únicamente de los recursos y estéticas propias de entregas destinadas a las consolas.

HITMAN AGENT 47 02Por otra parte, y centrándonos en aquellos aspectos propios del cine, el guión parece tener un papel menor, con diálogos que realmente no aportan en nada a la historia, además de personajes y tramas que van y vienen sin ninguna lógica narrativa. Dicho esto, las acciones se van sucediendo de manera artificial, como motivadas por algo que no responde propiamente a la historia en sí, tratando de desencadenar de manera rápida y sin argumento en momentos de acción, en los que la poca credibilidad raya en lo burdo. Este adjetivo también se puede atribuir a aquellos personajes antagonistas, que desarrollados de muy mala manera, parecen dotar de una comedia no pretendida a la historia, no logrando una tensión y dinámica que debiese existir en cualquier largometraje que posea como eje central a la acción.

Otro aspecto relevante a mencionar, es la insistencia de momentos calmos con una duración extendida, los que terminan por aburrir al espectador. Esto no tiene que ver con una oposición personal a aquellos pasajes de carácter más reflexivos en el cine, sino más bien al uso inapropiado y de mala calidad de estos que, más que aportar, terminan por hacer notar aún más las falencias de diálogos, historia y actuaciones. Por cierto, estas últimas no transmiten nada, siendo planas y carente de matices, destacando levemente por sobre la media el trabajo hecho por Rupert Friend, que en algunos momentos se hecha al hombro la película.

HITMAN AGENT 47 03El problema con el mal tratamiento de aquellos momentos de carácter más calmos es que se termina por quitar ritmo y dotar de una menor profundidad  a la película. Esto es aún peor en este caso, puesto que los momentos de acción tampoco bastan para sostener por sí solos a la cinta, generando por consecuencia que no se perciba una dirección clara en la producción, en donde la lógica del videojuego es la que domina de manera transversal todas las dimensiones de esta entrega.

En resumen, “Hitman: Agente 47” es poco cine y mucha entrega audiovisual relacionada a la dimensión de las consolas, lo cual termina por desmerecer la intención de estas adaptaciones, que parecen apuntar únicamente a las recaudaciones, vinculadas a su vez a los éxitos previos de los juegos en los cuales se basan. A pesar de esto, puede que esta cinta atraiga e inclusive deje conforme aquellos que disfrutan de la estética propia de los videojuegos. No obstante, diferente será el caso para quienes acudan al cine esperando una adaptación cinematográfica, de lo cual existe poco y de mala calidad. Es de esperar que prontamente seamos testigos de una producción  que logre una adaptación a la altura de lo que el propio cine y los videojuegos exigen.

Por Matías Ponce

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...