Hijo De Trauco

Miércoles, 19 de Marzo de 2014 | 10:54 am | No hay comentarios

Título original:

Hijo De Trauco

Dirigida por:

Alan Fischer

Duración:

93 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Luis Dubó, María Izquierdo, Hugo Medina, Juan Pablo Miranda, Daniela Ramírez, Ignacia Tellez, Alejandro Trejo, Xabier Usabiaga

Todas las películas surgen del guión en mayor o menor medida; quizás unas conviven con más improvisación que otras, pero este suele respetarse y ser el comienzo de lo que puede ser una HIJO DE TRAUCO 01producción de calidad. Dentro de esto, el que un guión haya recibido demasiadas ediciones y variadas “sugerencias”, usualmente es una de las más famosas recetas para el desastre, donde “Hijo De Trauco”, del debutante Alan Fischer, parece ser la más reciente víctima.

Jaime (Xabier Usubiaga) es un chilote de 14 años que no encaja para nada con su entorno, por lo que anhela irse de la isla. Pero cuando su madre Aurelia (Daniela Ramírez) le cuenta la verdad sobre el paradero de su padre, Jaime decide salir a encontrar la verdad por sí mismo, para lo que recibirá la ayuda de Violeta (Ignacia Tellez), una joven pasando por una situación similar.

“Hijo De Trauco” se lanza con unos prometedores primeros minutos, perfilando en una sola secuencia con voz en off al protagonista, introduciendo a su familia y presentando a la co-protagonista. Después de esto, la película desecha sin razón aparente su principal elemento motivador de la acción y lo reemplaza a la fuerza por la búsqueda de la verdad sobre el padre. Al mismo tiempo, la historia se alterna con inquietantes animaciones sobre los mitos chilotes, las que nunca tienen una utilidad por HIJO DE TRAUCO 02encima de reiterar las ya bastantes obvias referencias de la historia con la mitología de la isla, por lo que molestan más de lo que aportan.

La película se va hundiendo minuto a minuto en el más absoluto caos narrativo, con cada personaje que es introducido (algunos de las formas más sorprenderles e irrisorias), entregando una nueva versión íntegra de los hechos que desembocan en la nada absoluta, y así sucesivamente. Esto sería un problema si no fuera porque la narración es tan lenta y carente de atractivo, que la atención ya se ha disipado mucho antes del primer giro de la trama; a esto no ayuda la actuación carente de emoción del protagonista, quien se mantiene indolente en las situaciones más extremas.

Por otro lado, es de esperarse que una película filmada íntegramente en el sur profundo de Chile aproveche al máximo los paisajes naturales y su hermosa inmensidad, pero salvo un par de tomas de cielos nublados, el entorno está absolutamente desaprovechado, especialmente si se tiene en cuenta HIJO DE TRAUCO 03todo lo que la historia bebe de la tradición de Chiloé. Junto con esto, el trabajo de cámara pone más énfasis en los personajes en sí, que estos enmarcados en su entorno, lo que le juega en contra debido a que el nivel general de las actuaciones no es alto.

A pesar de ser un desorden, la película contiene algunos elementos de valor en sí mismos: la historia del futuro de Jaime resulta interesante, y si la trama hubiera girado en torno a esto, habría tenido mayor coherencia con los anhelos y aspiraciones del personaje principal. Además, algunas de las alusiones y paralelos con los mitos chilotes dan para reflexionar, pero el producto final es deficiente y poco coherente, incluso dentro de un margen de acción bastante tradicional, sugiriendo un guión desordenado y demasiado manoseado.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder