Guardianes De La Bahía

Jueves, 22 de Junio de 2017 | 1:10 am | No hay comentarios

Título original:

Baywatch

Dirigida por:

Seth Gordon

Duración:

116 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Dwayne Johnson, Zac Efron, Alexandra Daddario, Kelly Rohrbach, Ilfenesh Hadera, Jon Bass, Priyanka Chopra, David Hasselhoff, Izabel Goulart, Charlotte McKinney, Belinda, Pamela Anderson

Baywatch” (1989) fue una serie dramática de aventuras que se hizo internacionalmente conocida por idealizar el trabajo de salvavidas en las playas de Los Angeles, California. Esculturales hombres y mujeres en clásicos trajes de baño y flotadores rojos, corriendo a cámara lenta mientras suena la canción “I’m Always Here” de Jimi Jamison pronto se convirtió en la imagen representativa, con David Hasselhoff y Pamela Anderson a la cabeza.

En nuestro país, durante gran parte de los noventa e inicios del nuevo milenio, la serie fue transmitida por televisión abierta, transformándose en un programa mayoritariamente familiar, o por lo menos así se le recuerda. La nostalgia mueve millones y Hollywood lo sabe hace décadas, no obstante, a la hora de filtrar los remakes extrañamente demuestra pericia. Así, a la vasta lista de re-versiones olvidables, hoy se suma “Guardianes De La Bahía”, una comedia completamente desatinada que transiciona hacia una metaparodia conveniente, pero que se termina ahogando porque quiere.

Para buscar nuevos reclutas, Mitch Buchannon (Dwayne Johnson) y su equipo de salvavidas organiza cada año una competencia abierta. A esta llega Matt Brody (Zac Efron), un ex nadador olímpico con un pasado que desea olvidar. Entre el tira y afloja de ambos hombres de agua, el equipo se verá envuelto en un intrincado complot criminal que pondrá el peligro a su preciada bahía.

Es cierto que la serie “Baywatch” jamás tuvo una gran calidad en cuanto a historia o personajes, sino que se fundamentaba en su inapropiada explotación corporal y en la facilidad con que desenvolvía sus capítulos autoconclusivos, como un híbrido entre teleserie y una producción con mayor presupuesto. Con ojos actuales, es una serie cursi pero bastante inofensiva. Por ello, cuando se anunció una versión actualizada con nombres populares, el recauchado prometía una comedia adulta que trabajaría tanto como parodia y homenaje para la serie. Y es cierto, lo cumple, pero desde un extremo completamente opuesto: una deplorable sucesión de incidentes anecdóticos es acoplado con el menor interés para formar una cinta que, en sus casi dos horas de duración, entrega nada más que cinco minutos de risas y 110 de desinterés obligado.

Obsesivamente cargada de beats de hip hop electrónico y una primera parte con más música que contenido, esta deplorable cinta -que intenta mofarse de sí misma y del abuso de cámara lenta- es una triste rendición a lo más bajo de su género, incluso en un nivel inferior a las parodias que sí se casan con lo absurdo de su especie. “Guardianes De La Bahía” pretende colindar entre la acción épica y la comedia cruda, pero falla en ambos lados de una manera realmente deshonrosa.

Seth Gordon, el director que nos trajo la sólida comedia “Horrible Bosses” (2011), hace un trabajo fatal al intentar validar esta metaparodia (una parodia que se burla de sí misma, de su género y de su material original), que en perspectiva pareciera ser desarrollada con hastío y armada a último minuto por un equipo de edición que odia su trabajo. Las incontables faltas en continuidad, tanto de la historia como de la edición, se suman a efectos nada especiales, fracasando en mantener cierto nivel, y entregándonos como resultado un producto fraccionado hacia su más bajo potencial.

Sumado a lo anterior, el casting en su conjunto no funciona aunque así lo quisiera. Si por un lado, Johnson y Efron cumplen en sus papeles cómicos como una dupla dinamita que logra los únicos momentos entretenidos de la cinta -donde prima el humor negro y adulto, facultando el progreso de sus personajes-, en contraparte, tanto el desarrollo de los personajes encarnados por Alexandra Daddario como Kelly Rohrbach se diluye ominosamente porque jamás llegan a un punto de quiebre consistente, pese a que cuentan con más tiempo del suficiente para alcanzar un grado esperado de presencia. Y el personaje de Ronnie, que cumple el espantoso estereotipo del “chistosito nerd”, es un lamentable dispositivo de gags que no profesan ni jolgorio ni diversión real. A la seguidilla de secundarios de apoyo que se va olvidando mientras pasan los segundos se suma una trama irracional, donde la antagonista es íntegramente fútil, y que, si bien se lleva algunas frases para el oro, el argumento al que hace alusión es indiferentemente pobre y desesperantemente aburrido.

El humor R-rated (a saber, crudo, vulgar y explícito) no es algo que cause molestia considerando el público al cual se dirige. Es más: incluso en ciertos momentos levanta lo alicaído del relato. Pero debió seguir el ejemplo de películas como “21 Jump Street” (2012) que, pese a las bajas expectativas siendo también un remake y atreviéndose a romper algunos cánones de su género, cumplió con entregar una historia entretenida y con un mensaje más allá de su forma. Aunque “Guardianes De La Bahía” se diferencia en tantas aptitudes al material en el cual se basa -algo que pudo ser positivo- carece de uno de los pocos atributos que no debieran faltar en ningún tipo de producción: auténtico encanto.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder