Gravedad

Miércoles, 16 de Octubre de 2013 | 11:15 am | No hay comentarios

Título original:

Gravity

Dirigida por:

Alfonso Cuarón

Duración:

91 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Sandra Bullock, George Clooney

¿Qué es lo que domina, manda e impera en la industria a la hora de ejecutar cine de vocación masiva? El espectáculo vacuo, cuyo argumento es apenas un accesorio. El espectáculo que tiene plena confianza en que un cerro de efectos visuales de primera generación sea el gran soporte. El espectáculo que sigue correctamente el molde y no abandona el resguardo de lo mil veces probado. Eso puede entretener y hasta fascinar, pero jamás pasar a la posteridad. “Gravedad” se ocupa de reivindicar el viejo oficio de contar historias, junto con desplegar una pericia visual y técnica que dejan boquiabierto. Un viaje que atemoriza, deslumbra y atrapa por completo, y por el que hay que dar eternas gracias de que este arte exista.

GRAVITY 03Dos astronautas perdidos en el espacio. Eso basta para describir de qué trata la película si no queremos arruinar ni un ápice de la experiencia. Porque en rigor su historia es simple, pero está tan bien estructurada, que la cinta es ejemplar en esta materia. Su narración es prolija, clara y precisa. Clásica, si se quiere. Alejada totalmente de las trampas y excesos que reinan hoy. Lo que va en sintonía con sus emociones, vuelcos e ideas, derramadas con naturalidad y sutileza en el relato. En esta realización se impone por sobre todo la sobriedad, la mínima cantidad de elementos con los que se arma. Y su acierto es ensamblarlos impecablemente, elevando el filme hasta el olimpo cinematográfico.

Alguien dirá que estar amparado en la maquinaria hollywoodense jamás puede equivaler a austeridad, pero no estamos refiriéndonos a la desproporcionada gama de recursos a los que podría echar mano, sino a su estrategia de desistir recurrir a todos ellos para cumplir con su labor. Allí radica el gran valor de su director: cobijado en una industria que le permitiría alzar un espectáculo de proporciones colosales, escoge el derrotero del drama humano enmarcado en ciencia ficción. Por ello, “Gravedad” es una película revolucionaria en el sentido de que propone una perfecta sincronía de avance técnico y engranaje narrativo.

GRAVITY 04En este género nada es antojadizo y en una cinta de este calibre mucho menos. ¿Qué hay detrás de esta historia de dos astronautas a la deriva en el espacio? Por sobre todo, están los deseos de que nos reencontremos como seres humanos. Se puede hablar de eso en un barrio cualquiera y también en la órbita, pero adquiere un cariz excelso si se hace desde la distancia con la Tierra. Es el colocar a la humanidad al borde del precipicio para recordarnos qué es lo realmente importante en esta vida. Sin duda es un viaje de contornos existenciales, que pone sobre la mesa que el gran cine dice presente cuando personajes, imágenes e ideas alcanzan cotas arrebatadoras.

Por su estructura, buena parte del peso de la película recae en sus actores. George Clooney, por su lado, está perfecto a cargo de la dosis justa de distensión en un océano de drama. Con una actitud encantadora, da el balance preciso al filme. Pero quien merece los aplausos más fuertes es Sandra Bullock, que está excelente capturando la vulnerabilidad de su personaje. Acá demuestra toda la solidez que en sus 26 años de carrera ha exhibido sólo a cuentagotas. Su interpretación es maciza y templada, probablemente la actuación de su vida.

GRAVITY 01Dentro de lo más importante está que asistimos a la consolidación definitiva de un cineasta de quilates, el mexicano Alfonso Cuarón. En sus anteriores cintas ya había rastros de su grandeza –en especial en “Children Of Men” (2006)-, pero es aquí donde da el salto de madurez rotundo. Monta una aventura única, a la que imprime un estilo deslumbrante, minucioso, en que no hay nada dejado al azar. Además, consigue blindar con destreza su película. La dirección de fotografía es ejecutada por Emmanuel Lubezki, colaborador habitual de Cuarón, que demuestra una vez más ser uno de los mejores del mundo en su oficio. Una escurridiza cámara es conducida con extraordinaria habilidad; esta no tiene límites, se acerca y se aleja, adquiere la perspectiva de primera persona y se posa en la distancia. Desde un plano secuencia inicial que quita la respiración hasta las escenas de mayor vértigo, este rasgo está trabajado magníficamente. Todo con el agregado de un 3D que jamás tuvo mejor uso: la técnica aumenta la sensación de vernos envueltos y flotando en el espacio junto a los protagonistas. Por último, tenemos un recurso del sonido que es una exquisitez y sirve para incrementar le emoción, mientras que la música incidental, a pesar de ser algo rudimentaria, calza adecuadamente con lo que se propone.

No faltará quien asegure que las bondades de esta cinta ya se habían podido encontrar en “Avatar” (2009). Lo cierto es que esa película era más fanfarria tecnológica que deseos de contar bien una GRAVITY 02historia, además de que tenía ripios narrativos y emotivos que acá no encuentran resonancia. También se puede hacer el vínculo con filmes como “Cast Away” (2000) o “Life Of Pi” (2012), en cuanto a que también son aventuras de sobrevivencia. Pero mientras las otras dos realizaciones se entrampaban en lagunas no menores, la obra de Cuarón ejecuta de manera pulcra la idea.

Definitivamente “Gravedad” no es la clase de espectáculo a los que la industria nos tiene acostumbrados. Enfocado más en el drama existencial y no tanto en demostrar que la ingeniería técnica de Hollywood puede hacer maravillas, constituye un milagro para la cinematografía mundial. Sumerge y sacude, involucra y conmociona. Son 91 de minutos donde se experimenta una escala interminable de emociones y mediante los cuales se despliegan todas las posibilidades del cine. Como para volver a creer.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder