Fuerza Antigángster

Miércoles, 9 de Enero de 2013 | 9:11 am | No hay comentarios

Título original:

Gangster Squad

Dirigida por:

Ruben Fleischer

Duración:

113 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Josh Brolin, Ryan Gosling, Nick Nolte, Emma Stone, Sean Penn, Robert Patrick, Michael Peña, Giovanni Ribisi, Anthony Mackie, Mireille Enos

Cada película propone un conflicto ético y moral que funciona en el ámbito mismo del texto y, en un nivel más profundo, entrega ciertas pistas para entender los fenómenos que ocurren en una sociedad. Los norteamericanos bien conocen este problema, al concebir una industria audiovisual que crea un imaginario social y termina por influenciar la forma misma en que los ciudadanos entienden y resuelven sus interrogantes morales, éticas y hasta políticas. Las imágenes del cine no son para nada inocentes y menos cuando aquello que retratan, pese a estar inserto en las reglas de la ficción, dice demasiado del mismo pueblo que las crea. Cuesta imaginar, en este sentido, un producto de Hollywood sin que aparezca un arma, violencia o una balacera. Siendo el más representativo el género de gangsters, surgido en clave de western urbano e inspirado en el crimen organizado que creció en Estados Unidos luego de la “Ley Seca” en los años 30. Cada cierto tiempo aparece una nueva interpretación de relatos donde la legalidad choca con la ética y el deber, siendo el caso de “Fuerza Antigángster”, film del director de la divertida “Zombieland” (2009), Ruben Fleischer.

John O’Mara (Josh Brolin) ha vuelto de la guerra como héroe, retomando sus labores de sargento en la Policía de Los Angeles. La ciudad ha cambiado, pasando a ser controlada por el crimen organizado, liderado por el ex boxeador Mickey Cohen (Sean Penn), quien ha comprado a la ley y el orden sin que nadie se atreva siquiera a atestiguar en su contra. La estructura legal ha sido superada, y la única forma de combatir las drogas y el contrabando de la mafia, es formando un grupo de policías dispuestos a ensuciarse las manos y tomar el combate contra Cohen y sus hombres igual que una resistencia bélica. Para ello, O’Mara convoca a Rocky Washington (Anthony Mackie), Conway Keeler (Giovanni Ribisi), Max Kennard (Robert Patrick), Navidad Ramírez (Michael Peña), y Jerry Wooters (Ryan Gosling), este último involucrado sentimentalmente con Grace Faraday (Emma Stone), la novia del jefe mafioso.

Como película de género, “Fuerza Antigángster” respeta las reglas y la estructura de todos los relatos insertos en la dinámica del crimen organizado y la lucha contra sus influencias. Desde la estructura de la historia, la premisa, la trama, los giros y el desenlace, todo es demasiado obvio y no causa mayor sorpresa. Pese a ello, lo que puede sonar un problema en cualquier cinta, acá es resuelto con elementos que, sin ser frescos o innovadores, permiten disfrutar del visionado sin contratiempos. Uno de estos puntos es la actuación, destacando la siempre sólida caracterización de Sean Penn, que sin medias tintas construye a un jefe criminal que cautiva por lo chocante de su propuesta y la exageración de los tics que hemos visto en otros mafiosos clásicos del cine. En oposición, Josh Brolin, con su rostro impasible, ofrece el símbolo de una justicia sin contemplaciones, algo parecido al registro de Gosling.

Junto a la calidad del reparto, otro acierto es la capacidad de la cinta de no tomarse demasiado en serio, sobre todo en el nivel de la parodia del género. Este es un detalle que puede rastrearse fácilmente en el trabajo de Fleischer, quien logró una interpretación en código de comedia de la temática zombie, sin perder la consistencia ni la tensión que puede entregar este tipo de cintas. Acá, GANGSTER SQUAD 04pese a lo anterior, la comedia es dejada de lado, abriendo paso a una interpretación más irónica de los estereotipos que ha construido el imaginario hollywoodense sobre el crimen organizado y los agentes de la ley y el orden.

Como siempre, al final las preguntas que se salen de pantalla son las más interesantes de plantear. “Fuerza Antigángster” y las claves de un género que exalta una ética individual, fuera de la ley tanto para aquellos que la violan como para los que la defienden, retrata a una “sociedad de vigilantes”. Lo interesante es que, siendo este el pequeño triunfo, el cuestionamiento se presenta dentro del mismo relato, y se vuelve parte de la discusión al interpretar este texto. Por lo menos, cuando una sociedad se vuelve consciente de sus errores, existe alguna posibilidad de mejorar, a pesar de los conocidos “finales felices”.

Por Juan Pablo Bravo

Enlace corto:

Comentar

Responder