Francotirador

Jueves, 12 de Febrero de 2015 | 2:31 am | No hay comentarios

Título original:

American Sniper

Dirigida por:

Clint Eastwood

Duración:

132 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Bradley Cooper, Sienna Miller, Luke Grimes, Jake McDorman, Kyle Gallner, Keir O'Donnell, Eric Close, Sam Jaeger, Owain Yeoman, Brian Hallisay, Marnette Patterson, Cory Hardrict

Más que objetar con justa razón la nominación de un largometraje como “Francotirador” a varias categorías de los próximos premios Oscar –entre ellas, la de Mejor Película-, es necesario dimensionar el real alcance que podría tener un discurso como el que finalmente esta entrega, pues, aunque sus realizadores no lo quieran reconocer, claramente la cinta va más allá de sus intenciones artísticas. Su director, Clint Eastwood, leyenda viviente de la historia cinematográfica contemporánea, nos ofrece un título que no sólo busca ser complaciente a partir de la significancia que tiene un héroe de guerra para un país como EE.UU., tan sensible respecto a lo denominado como terrorismo, sino que también desliza una provocación sobre todas las implicancias morales que existen en cualquier escenario bélico.

AMERICAN SNIPER 01La película está basada en la historia real de Chris Kyle (Bradley Cooper), un soldado miembro del cuerpo de la armada estadounidense SEAL, que estuvo realizando operaciones en la guerra de Irak de 2003. El relato va repasando los aspectos más importantes en la vida de Kyle: desde su niñez en una rígida familia conservadora, pasando por las actividades que debe desarrollar en el ejercicio militar, hasta los problemas que se van presentando para mantener la relación con su esposa (Sienna Miller). Todo esto en el marco de una guerra que tiene a Kyle como el francotirador norteamericano más letal que se haya conocido, con todos los dilemas éticos que aquello representa.

Si para promocionar una película se incluye en el afiche oficial a un soldado junto a la bandera de Estados Unidos, se usa la palabra “american” para construir su título original (“American Sniper”) y, aparte, se instala a un asumido republicano (algo que en Chile vendría a ser la derecha política) como Clint Eastwood en tareas de dirección, ¿se puede culpar a la gente por pensar que lo que verán será una cinta “patriótica”? El longevo realizador de 84 años, ha tenido que salir al paso para aclarar que la cinta sólo busca contar una historia de la forma más auténtica posible, y que no se malinterprete como un panfleto coloreado de oficialismos u oposiciones. Sin embargo, la sensación que queda después de pasados los 132 minutos de metraje, no puede ser otra que la de plenitud territorial y política, o la de indignación frente a la justificación de la guerra.

AMERICAN SNIPER 02El filme, enquistado en la profunda e idiosincrásica cultura yanqui, esa que en los estados más tradicionales erige a la figura de la masculinidad y el machismo a través de las generaciones, siempre forjando los caracteres desde la ascendencia, va planteando de manera eficiente sus arcos dramáticos, haciendo un breve pero significativo paso por la infancia de Chris Kyle para entender el porqué de su comportamiento en la adultez. Si bien esto es algo que se muestra inteligentemente, se pierde algo de fuerza en la transición hacia el Kyle maduro, al retratar el proceso de adoctrinamiento militar en personas que ya comparecen entusiasmadas sobre la cruzada “anti terrorista”, entendiendo también que esto ya se ha visto muchísimas veces en otras producciones del mismo género.

Por otra parte, existen escenas muy bien logradas dentro del formato pausa-movimiento que tiene la cinta, con los cambios fotográficos que esto sobrelleva; hay espacios para reunir toda la tensión necesaria en momentos de alto vuelo emocional, y hay lugar para un tipo de acción más contenida en relación a otros títulos trabajados bajo la misma hechura. Para que podamos decir que “Francotirador”, en el estricto sentido audiovisual, no es un mal producto, lo anterior se suma al temple que tiene un tipo como Clint Eastwood para sacar a relucir sus mayores virtudes como cineasta, esencialmente para dotar a sus personajes de semblantes únicos, en los que el peso del drama pueda sostenerse sin derribarse hasta lo no creíble, teniendo en “Unforgiven” (1992) o “Mystic River” (2003) los ejemplos más claros de aquello. Sin llegar a ser cien por ciento efectivo bajo esa consigna, esto es algo que se repite en la película que aquí describimos; no obstante, la cinta está AMERICAN SNIPER 03concebida para que haya un solo protagónico –Bradley Cooper es solvente en su rol, sobre todo en términos gestuales- y los papeles secundarios pasen casi a ser una sombra del central, así las piezas se terminan acoplando para el beneficio de la continuidad del relato.

Clint Eastwood ya había incursionado en la confección de películas de corte bélico con “Flags Of Our Fathers” (2006) y “Letters From Iwo Jima” (2006), dos trabajos que, estrenados casi simultáneamente y con el mismo Eastwood como director, contraponen de excelente manera dos visiones sobre un mismo conflicto. Lamentablemente, en “Francotirador” existe una sola versión de la historia que bordea el rasgo antojadizo.

A pesar de que por momentos el tono de la película busque poner en el juicio moral a la historia que se está contando, y trascendiendo al error garrafal de no cubrir con un presupuesto de 60 millones de dólares algo tan doméstico como una equivocación técnica –la secuencia que muestra la burda barriga de la esposa embarazada de Kyle y el muy plástico hijo recién nacido de ambos quedará para la posteridad-, el mensaje concreto que entrega “Francotirador” deja, en mayor o menor medida e irresponsablemente, a la guerra como un mal necesario y a la bancada militar estadounidense como mártires (atención a los créditos finales). Y sólo eso ya es imperdonable.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder