En El Bosque

Jueves, 29 de Enero de 2015 | 11:25 am | No hay comentarios

Título original:

Into The Woods

Dirigida por:

Rob Marshall

Duración:

125 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Meryl Streep, Emily Blunt, James Corden, Anna Kendrick, Chris Pine, Johnny Depp, Lucy Punch, Christine Baranski, Tammy Blanchard, Daniel Huttlestone, Tracey Ullman, Mackenzie Mauzy, Billy Magnussen, Lilla Crawford, Richard Glover, Simon Russell Beale, Joanna Riding, Annette Crosbie

En una pequeña aldea circundada por un gran bosque, un Panadero (James Corden) y su Esposa (Emily Blunt) son incapaces de tener un hijo. Un día son visitados por la Bruja del pueblo (Meryl Streep), que les revela que son víctimas de una maldición que les impide ser padres, pero que está dispuesta a eliminarla si le consiguen diversos objetos: la vaca tan blanca como la nieve de Jack y las Habichuelas Mágicas, la capa tan roja como la sangre de Caperucita Roja, el cabello tan amarillo como el maíz de Rapuncel y el zapato tan puro como el oro de Cenicienta. La pareja acepta el desafío y se dispone a obtener los objetos, para lo cual deben adentrarse al bosque.

INTO THE WOODS 01La película incluye todas esas historias preexistentes: Caperucita (Lilla Crawford) intenta llegar a la casa de su abuela cuando es intercedida por el Lobo (Johnny Depp), Cenicienta (Anna Kendrick) intenta escabullirse al baile real para conocer al Príncipe (Chris Pine), y así sucesivamente, mientras la pareja de Panaderos se conectan con los demás respectivos cuentos. “En El Bosque” intenta salirse con la suya al ser dos cosas distintas: un cuento de hadas en sí mismo y la historia de qué es lo que ocurre una vez que estos concluyen. ¿Qué es lo que pasa después del “y vivieron felices para siempre”, cuando hay que hacerse cargo de las decisiones que se tomaron para conseguir dicho final feliz?

A lo largo de la película, todos los personajes hacen una serie de compromisos con repercusiones que en un cuento generalmente no se abordarían, pero la frescura de “En El Bosque” radica en la oscuridad que inunda su tercer acto, una versión más madura de un cuento que nos quiere enseñar a ser responsables de nuestras acciones y que muchas veces lo que deseamos puede no ser lo que realmente queremos. Aun así, hay una falta de claridad en lo que se está intentando decir precisamente. El contar con un elenco coral (alrededor de diez personajes principales), cada uno con su propia línea argumental, y una trama con tanta acción, asegura una dificultad desde el principio para que la película no se convierta en una montaña rusa de tonos y una sucesión de escenas con muy distinta relevancia dramática, con varios clímax y una serie de aciertos y fracasos en el camino.

INTO THE WOODS 02Esta dificultad no está manejada muy bien por Rob Marshall, un director que ha demostrado tanto un buen conocimiento de cómo traducir de las tablas a la pantalla un musical, manteniendo todas sus mejores cualidades intactas en “Chicago” (2002), como un manejo errático de las temáticas de una obra con “Nine” (2009). Hacia el final de “En El Bosque” se intenta dar ideas respecto a la asignación de culpas, la responsabilidad y la imposibilidad de que haya siempre un solo lado que tenga la razón, pero son temas muy grandes presentados al mismo tiempo, y demasiado tarde como para encapsular la historia que nos contaron y darle coherencia, lo que a la postre termina pareciendo una moraleja de moral cuestionable insertada para dar un cierre a la historia.

Esta aparente falta de control se aplica a una película entera, que deja frío más por contar con tantos altos y bajos que por ser una obra plana. Hay grandes momentos: una indecisa Cenicienta, el personaje con el arco más claro de todos, canta una caprichosa canción en las escaleras del palacio del príncipe del que escapa mientras se congela el tiempo. Momentos derechamente débiles: cualquier escena que muestra a Johnny Depp como el lobo de Caperucita, persiguiéndola con insinuaciones pedófilas y nulo talento musical. Y momentos interesantes que se aprecian pero no funcionan del todo: los dos príncipes compitiendo por quién está más enamorado de su doncella en INTO THE WOODS 03un número tan cómico como incómodamente ubicado, o Meryl Streep sobreactuando como nunca en un papel que sólo a veces lo permite y que logra que la audiencia comprenda a su bruja de manera intermitente.

En ningún momento, eso sí, se cuestiona la decisión de que “En El Bosque” haga la transición a la pantalla de la obra de 1986 en que está inspirada. La historia es completamente cinematográfica y aquí se aprovechan los recursos del cine desde lo más evidente, como los efectos especiales en la creación de gigantes, y el uso del arte y la fotografía para expandir y acentuar la ambientación de un bosque cuyo carácter cambia según la parte de la historia en que nos encontramos, hasta la utilización de un montaje paralelo que mantiene todas las historias fluyendo al mismo tiempo. Es una película para la familia que funciona en entregar humor, aventuras y canciones pegajosas –algunas más molestas que otras- y justifica su paso por la pantalla grande, a pesar de algunos tropiezos en el camino y de no transmitir sus ideas de la mejor manera.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:

Comentar

Responder