El Último Desafío

Miércoles, 13 de Marzo de 2013 | 10:15 am | No hay comentarios

Título original:

The Last Stand

Dirigida por:

Kim Jee-woon

Duración:

107 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Arnold Schwarzenegger, Forest Whitaker, Johnny Knoxville, Rodrigo Santoro, Jaimie Alexander, Luis Guzmán, Eduardo Noriega, Peter Stormare, Zach Gilford, Genesis Rodriguez, Harry Dean Stanton

Ha vuelto. Después de un largo período ocupado del destino de los habitantes de California y de tantear el terreno con breves pero prometedoras apariciones en la saga de “The Expendables”, Arnold Schwarzenegger regresa a la pantalla grande en su primer rol protagónico desde “Terminator 3: La Revolución de las Máquinas” (2003). Un regreso más que esperado por los fanáticos y nostálgicos del género, que aún ven en él a uno de los grandes del género de acción.

THE LAST STAND 01Y es que Schwarzenegger cimentó una exitosa carrera durante los 80’s y mitad de los 90’s no sólo a base de puños, balas y testosterona, pues también elegía cuidadosamente los proyectos en los que participaba, privilegiando tanto aquellos en que se potenciara su imagen de héroe de acción como aquellos en que estuvieran involucrados tanto directores como guionistas de renombre. Fue así como logró protagonizar verdaderos clásicos, tales como “Predator” (1987), “Terminator 2” (1991), “Total Recall” (1990) y “True Lies” (1994), y trabajar en estas cintas con directores de la talla de James Cameron, John McTiernan y Paul Verhoeven. De allí que uno ponga especial atención en el hecho de que el austriaco haya buscado rodearse de un interesante elenco de secundarios y de un más que apropiado director –Kim Jee-woon, conocido por estos pagos por “I Saw The Devil”- para su regreso a la primera línea.

Ray Owens (Schwarzenegger) es un ex policía de Los Angeles que se ha retirado a medias en el apacible pueblo de Sommerton Junction, situado al borde de la frontera con México, donde las oficia de sheriff. Gabriel Cortez (Eduardo Noriega) es el narcotraficante más peligroso del planeta, y ha escapado de la custodia del FBI mientras era trasladado por un equipo encabezado por el agente John THE LAST STAND 03Bannister (Forest Whitaker). Su plan es cruzar la frontera precisamente por Sommerton Junction, donde unos miembros de su organización ya tienen todo preparado para lograr su objetivo, sembrando de paso el terror en el pueblo. Obligado por las circunstancias, el sheriff Owens no tiene otra opción más que enfrentarse a Cortez, convirtiéndose en el último obstáculo entre el narcotraficante y su objetivo.

Con un comienzo lento, el director se toma el tiempo para introducirnos a todos y cada uno de los personajes y de sentar firmemente la premisa del relato. Esta no es la típica y nunca bien ponderada película de acción donde a los 30 minutos el héroe ha acribillado a la mitad del reparto. Es más, durante la primera hora la presencia de Schwarzenegger es escasa, y la película se mueve en torno a los personajes de Cortez y el agente Bannister, quienes son los verdaderos antagonistas de la historia. Eso, hasta que Cortez ya está próximo al pueblo de Sommerton Junction.

_MG_0186.CR2De allí en adelante es otra película. Es una película de Schwarzenegger. Las secuencias de acción, las balas, persecuciones y la inagotable batería de oneliners se suceden una tras otra casi sin pausa, sólo las necesarias para tomar aire, reír un poco y volver por más. Aquí es donde el director Kim Jee-woon hace gala de sus dotes, siendo capaz de montar secuencias que resultan tanto efectivas como entretenidas, aún cuando jamás vemos a Gobernator hacer acrobacias imposibles, como aún pretende hacernos creer que es capaz su antiguo compañero de armas Sylvester Stallone. Al contrario, Schwarzenegeer no tiene ningún temor ni duda en mostrarse tal como está: viejo, algo gordo y bastante oxidado, pero sin perder por ello rudeza y presencia escénica. En este sentido, la película se adapta sin complicaciones a este nuevo estilo de la estrella.

Si bien este tipo de cintas nunca se ha caracterizado por entregarnos actuaciones remarcables, vale la pena detenerse para recalcar el aporte cómico de Luis Guzmán y Johnny Knoxville, este último entregando momentos dignos de su mejor época en “Jackass”. También cabe destacar al propio Schwarzenegger, quien nunca ha sido un buen actor, pero que por momentos se le ve incómodo y con falta de ritmo, incluso para decir sólo alguna de sus clásicas líneas. Si hasta pareciera que su _DSC9847.NEFcaracterístico acento teutón se hubiera endurecido en estos años.

En resumen, una película correcta pero que no sorprende, aún cuando tiene momentos intensos y especiales. Su problema radica no sólo en la debilidad del guión, que pretende ser más serio de lo que es, sino también en que nunca define si quiere ser recordada como una interesante película de acción o como la película con la que Schwarzenegger volvió al ruedo. Con un mejor material, este equipo reunido en torno a la figura del último gran héroe, definitivamente pudo haber entregado un producto de mejor calidad. Pero para los fanáticos y nostálgicos eso no es lo que importa. Arnold está de vuelta, y aún tiene un par de cosas que decir.

Por Rodrigo Garcés

Enlace corto:

Comentar

Responder