El Último Cazador de Brujas

Miércoles, 28 de Octubre de 2015 | 10:27 am | No hay comentarios

Título original:

The Last Witch Hunter

Dirigida por:

Breck Eisner

Duración:

106 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Vin Diesel, Rose Leslie, Elijah Wood, Michael Caine, Ólafur Darri Ólafsson, Joseph Gilgun, Julie Engelbrecht, Rena Owen, Lotte Verbeek, Inbar Lavi, Allegra Carpenter

Una característica recurrente del género de acción y aventura, es la manera en que estos se relacionan y giran en torno al rol protagónico de sus tramas, las cuales poseen como sus principales directrices las vinculadas al viaje interno del héroe, desde el que se formulará la profundidad y sentido que marcará la totalidad de la obra. Si bien, esto no es una regla, ni mucho menos el mejor camino a seguir por estos géneros, sí corresponde a un recurso usado y abusado en las propuestas cinematográficas de este tipo, originadas bajo el alero de grandes presupuestos. Dicho esto, la aplicación de esta estrategia en la construcción de los guiones genera falencias en las bases de un THE LAST WITCH HUNTER 01metraje como “El Último Cazador de Brujas”, en donde el peso recae una vez más en un rol fundamental, sustentándose por un lado en la popularidad del actor que lo encarna, y por el otro lamentando la poca habilidad  de este mismo para representar un personaje que carece de profundidad y de la capacidad de iluminar el camino que, ya acercándose a su final, termina por desvanecerse sin dejar ninguna marca en el espectador.

Kaulder (Vin Diesel) es un cazador que, tras enfrentarse a una poderosa bruja de su época, alcanza la inmortalidad, destinando su vida de esta manera a perseguir a través de los tiempos a aquellos brujos y brujas que utilicen su poder en contra de las personas. Es en la actualidad, en la ciudad de Nueva York, donde Kaulder deberá enfrentarse a un peligro que lo hará recordar su pasado.

Si bien, los primeros minutos de cinta se presentan de manera auspiciosa, con un tratamiento visual interesante y jugando con el misterio, rápidamente esta primera impresión pasa a transformarse en una sensación similar a la de ser testigos de un refrito de una trama múltiples veces vista en la pantalla. En este sentido, la lucha del bien y el mal, retratada desde una perspectiva fantástica y a ratos extremadamente ingenua –todo esto muy parecido a lo ya presentado, aunque en menor THE LAST WITCH HUNTER 02medida, en “Constantine” (2005)-, es el contexto en el que se sitúa al personaje protagónico, enlazador y representante de esta lucha. Este se presentará sin mucho contenido extra que aportar a lo ya mencionado, producto de un tratamiento superficial de este, con falta de matices, e inclusive con un propio Diesel haciendo de sí mismo y de todos sus personajes previos, elemento que termina por hundir la película desde sus raíces.

Lo anterior, produce que el desarrollo de la película se encamine en pendiente negativa y en dirección al olvido, a pesar de las intervenciones menores de un gran y experimentado Michael Caine o de un poco constante Elijah Wood, este último encarnando un papel verdaderamente vergonzoso, que termina por ejemplificar la poca capacidad de la cinta de proyectar personajes que apoyen y doten de matices la labor del personaje principal. Inclusive la alta tecnología en efectos especiales tampoco logra su cometido, no atrapando al espectador por el lado de lo visual, y que, al igual que la trama y personajes, no aporta con originalidad o con una manera llamativa de presentar los fenómenos fantásticos a los que somos expuestos.

THE LAST WITCH HUNTER 03Como si esto fuera poco, la categoría de genero de acción  –a la que claramente apunta la cinta- le queda grande a lo presentado en pantalla, que en este caso, con muy escazas secuencias de acción dignas del género, termina por caer en un letargo ante el que de manera súbita desemboca en la resolución del conflicto. Todo esto muy predeciblemente y donde la pregunta por una posible secuela se hace latente, aunque este presentimiento sea sólo producto de una pésima trama que no completa nada de lo iniciado y con una monotonía en torno al rol de su protagonista.

En conclusión, si tuviésemos que ejemplificar el uso y desarrollo de una relación recurrente en el cine, como lo es el héroe de acción y el argumento de turno, “El Último Cazador de Brujas” se encumbraría como el peor de su clase, dejando de manifiesto que la presencia en los elencos de actores emblemáticos del género no logran sus cometidos por sí solos, algo que parece no ser entendido en los grandes estudios. Esto se vuelve evidente cuando se busca representar papeles mal elaborados, cargados al cliché y, por sobre todo, carentes de profundidad y colores, generando que sobresalir en este género se vuelve una tarea difícil, por no decir imposible.

Por Matías Ponce

Enlace corto:

Comentar

Responder