El Rey Arturo: La Leyenda De La Espada

Jueves, 11 de Mayo de 2017 | 1:31 am | Comentarios (1)

Título original:

King Arthur: Legend Of The Sword

Dirigida por:

Guy Ritchie

Duración:

126 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Charlie Hunnam, Jude Law, Eric Bana, Hermione Corfield, Astrid Bergès-Frisbey, Djimon Hounsou, Geoff Bell, Aidan Gillen, Michael McElhatton, Annabelle Wallis, Mikael Persbrandt, Kingsley Ben-Adir, Tom Metcalfe, Daniel Harland, Peter Stacey, Nigel Murfitt, Chris Marchant

En un mundo donde la espectacularidad del blockbuster se nutre de un story-telling erróneamente abultado, cuyo potencial se mide en potentes y breves momentos más que en cierta perspectiva trascendente, encontrar un estilo diferenciador que a la vez haga trabajar personajes y mensaje al servicio de una buena historia, no es tarea sencilla. Guy Ritchie, el mismo que para el cambio de milenio generó una propuesta peculiarmente atractiva con “Snatch” (2000), hace ya varios años transó su desafiante nivel direccional para moldear su estilo a modo de complacer la exigencia de los números y las butacas. Con un mix de efectos y un exuberante despliegue de herramientas propias del género de aventura fantástica, su nueva producción inspirada en el mito europeo son 120 minutos de exposición descontrolada, pero efectiva.

Criado entre calles, burdeles y maestros de la pelea, Arthur (Charlie Hunnam) comienza a conocer su verdadero pasado y destino cuando logra sacar de la piedra la mítica espada Excalibur, que una vez perteneció a su padre Uther Pendragon (Eric Bana). Con una gran responsabilidad entre manos, será ayudado por varios aliados para enfrentarse al sádico Vortigern (Jude Law), rey ilegítimo de Londinium, y su tío.

Si “El Rey Arturo: La Leyenda De La Espada” fuera una canción, fácilmente podría describírsele como un rap indomable y potente, con toques de dubstep y letras medievales, y con más bass drops que licencias estilísticas. Combinando un montaje que ya casi es patentado por Ritchie, la clásica historia del monarca es versionada como un producto acorde a las grandes producciones de acción esperables para 2017: una algarabía de diálogos y escenas en las que la cronología clásica es superpuesta con flahsfowards, mientras los personajes discuten y un arsenal de CGI recurrente inunda la pantalla con alteraciones fácilmente reconocibles en las producciones de monstruos tipo kaiju.

Por supuesto, desorden no es igual a incoherencia. El relato es bastante consistente con su forma, ya que se transforma lo que pudiera ser una recurrente historia promedio en una entretenida y energizante cinta, cuyos recursos son más imponderables que su reparto escasamente trabajado. Los momentos en que se experimenta con elementos poco ortodoxos son los con mayor arraigo, y logran influir hacia un estado de ánimo de intensa fascinación.

Dentro de su propio género, esta película es mucho más parecida a los últimos remakes que han llegado de las manos de Guy Ritchie, con sus versiones de “Sherlock Holmes” (2009) y “Sherlock Holmes: A Game Of Shadows” (2011), o “The Man from U.N.C.L.E.” (2015), desde cuyas distorsiones obtenemos gratos minutos de dispersión.

No obstante, la ligereza de su historia contada con gran ostentación lleva consigo el peligro de diluir temas importantes. Es cierto que existe una variada representación étnica que promueve ciertas ideas positivas, pero lamentablemente el insuficiente desarrollo de estos y, sobre todo, la casi nula presencia femenina fuerte, generalmente sometida como falso recurso argumental, pegan fuerte para recordar que realmente no estamos frente a una historia inteligente, sino que a un mero reducto sensacionalista, efectivo pero notoriamente carente de sustancia.

Aunque con más ruido que piedras, “El Rey Arturo: La Leyenda De La Espada” es una épica fantástica a todo calibre, especialmente para el nicho que se satisface con la forma más que con el fondo. El colosal despliegue de recursos visuales -excediendo a más no poder la cámara lenta- y sonoros -guturales melodías perfectas logradas por Daniel Pemberton- nos regalan un blockbuster de tomo y lomo, cuyos recursos narrativos rápidos y el juego con los tiempos no dan espacio alguno para la monotonía. Una novedosa versión de un clásico conocido que, pese a ser completamente innecesaria y vacía, no por ello es menos satisfactoria.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:
(1)
  1. El Sémola says:

    Está wena la crítica. De cualquier forma, en las películas de Guy Richie siempre hay poquísimas mujeres, aunque suelen ocupar un papel central, de poder, la mayoría de las veces. Qué lata que ahora no.También, siempre andan buscando algún objeto perdido… ¿pasó en esta película?

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...