El rápido ascenso de Michael Fassbender

Martes, 1 de Mayo de 2012 | 9:14 pm | Comentarios (2)

Por estos días, si es posible hablar de alguien que actualmente la esté rompiendo dentro del mundo del cine, ese personaje sería sin duda Michael Fassbender. Lanzado intempestivamente en el centro de la opinión pública este año, producto de su reciente participación en la polémica (y a punto de ser estrenada) película “Shame” (2011), este germano irlandés se ha visto de pronto empujado a la fama, no sólo producto de la censura y los comentarios moralistas que han rodeado a los desnudos y escenas de sexo en su última cinta, sino que también debido al gran reconocimiento que su actuación en dicho metraje le ha merecido dentro de la crítica.

Esta fama en apariencia tan repentina, sin embargo, tiene su origen en una carrera que desde 2006 se vio súbitamente plagada de buenas decisiones y afortunadas propuestas, en una combinación con la que este actor europeo ha sabido jugar hábilmente, y a través de la cual ha logrado convertirse rápidamente en la nueva promesa del mundo del celuloide, consiguiendo, incluso, vencer con su talento a la siempre latente amenaza inherente a su belleza, al miedo de que su atractiva imagen de rudo galán, sea capaz de pecar al sindicarlo como sólo uno más de los Romeos desechables.

Pero no hay que equivocarse, que aquí la merecida fama de Fassbender va en serio. Por ello es que para poder comprender cómo es que un nombre que estaba hasta no hace mucho sumido en el más profundo anonimato, pudo llegar a convertirse en la figura del momento, es que se hace necesario el establecer un breve recorrido de los principales eventos que condujeron a este actor a lo largo de su rápido ascenso a la cima. Comenzando con su debut en la gran pantalla, por ejemplo, de la mano del director Zack Snyder en “300” (2006), y señalando que ya desde el inicio, por medio de su interpretación del carismático Stelios, fue que Michael Fassbender conseguiría establecerse como uno de los favoritos de esta adaptación de la novela gráfica de Miller.

Será con su primer trabajo con el director Steve McQueen (el mismo de “Shame”), empero, con el que tendremos la oportunidad de ser testigos del gran talento actoral de este irlandés, al ser introducidos por medio de la filmación del biopic “Hunger” (2008), en el relato de las últimas espantosas semanas de Bobby Sand, un militante irlandés del IRA, que en 1981 y tras 66 días en huelga de hambre, encuentra finalmente la muerte por inanición en la cárcel de Maze. Para esta cinta, en la que Fassbender destaca con una desgarradora interpretación, es sabido que debió adelgazar, además, más de 15 kilos (rumoreándose incluso que su dieta diaria por aquél entonces, superaba pobremente las 600 calorías), en un hecho que viene a poner de manifiesto, de manera rotunda, el compromiso que el mismo actor es capaz de entregar en cada una de sus representaciones.

Un año más tarde, y con todo el realismo social británico de “Fish Tank” (2009), Fassbender mostrará nuevamente su camaleónica personalidad, al impactarnos con su lado más cálido cuando se convierta en el novio de una madre proleta y, a la vez, se configure como el hombre soñado de la hija mayor de ella, una muchacha a quien llegará a perturbar con sus encantos y apoyo paternal, para confundir aún más la rebelde y conflictuada vida de una adolescente en un drama familiar tan conmovedor como intenso.

Su gran salto cinematográfico, sin embargo, será dado por este irlandés como uno de los geniales bastardos de Tarantino, en la bélica y ácida “Inglourious Basterds” (2009), cinta en la que Fassbender dará vida a Archie Hicox, un soldado y crítico de cine inglés que, debido a su manejo del idioma alemán, ha sido escogido para llevar a cabo una misión espía en la que participa Bridget von Hammersmark (Diane Kruger), una célebre actriz en posesión de cierta información crucial sobre altos mandos del Tercer Reich. En dicha película, si bien Fassbender encarna a uno de los personajes más secundarios, conseguirá con su interpretación el realizar una actuación memorable y que no pasará desapercibida en el desarrollo del relato, así como tampoco lo hará su interacción con Mike Myers en la decisiva escena en que éste último figura entregando las órdenes de combate a su tropa.

La consagración definitiva de Fassbender frente al gran público, llegaría el pasado 2011 por medio de su adaptación de la versión del joven Magneto, el majestuoso villano de los X-Men, que hasta entonces había sido interpretado por Ian Mckellen. De este modo, Fassbender consiguió popularidad absoluta que, si ya bien antes había rozado con su personaje junto a Tarantino, llegaría a su punto álgido a partir de la denominada “X Men: First Class” (2011), la esperada precuela de esta taquillera saga de mutantes.

Dentro del mismo año, su participación en la romántica “Jane Eyre” (2011) y su representación de Carl Jung en la última cinta de David Cronenberg, “A Dangerous Method” (2011), insistirán en recordarnos acerca de lo multifacético que resulta su labor actoral. En esta última cinta, por ejemplo, se hace posible apreciar su capacidad para presentarnos a un personaje mucho más contenido que en sus trabajos anteriores, una creación en la que de manera plausible nos encontramos con cómo arduamente se debate entre la represión de sus instintos y el impulso sexual que siente hacia Sabrina Spielrein (Keira Knightley), la desquiciada (aunque brillante) paciente con la que entablará un tortuoso romance. La relación que el mismo sostiene con su maestro Sigmund Freud (Viggo Mortensen), en tanto, nos será mostrada constantemente desde la dualidad de ideas de estos dos personajes históricos, siendo Jung muy bien personificado por Fassbender.

En la actualidad, luego del próximo estreno de “Shame”, sólo queda aguardar por el lanzamiento de “Prometheus” (2011), la última creación del británico Ridley Scott, en estos momentos en proceso de post-producción, y con la cual Fassbender ha ido ganando también cada vez mayor protagonismo (sólo basta con ver los múltiples virales que de ella hoy en día circulan por la red). Un gran suma y sigue de películas en sólo un par de años, todas ellas distintas, pero con la ventaja de ser, en su gran mayoría, o bien grandes éxitos de taquilla, o bien de pertenecer a algunos de los más grandes directores de nuestra época. Como sea, Michael Fassbender, debo admitir que ya sea por tu talento o por tu buen ojo al momento de escoger tus trabajos, es que hoy en ti confiamos.

Por Macarena Bello

Enlace corto:
(2)
  1. Buen actor, ha demostrado tener lo necesario para estar en la élite de Hollywood. Quiero entradas!! ojalá pueda ganarme algunas!

  2. Gran actor, cada vez va subiendo de rango, viendo el trailer dan ganas totales de verla, el elenco esta perfecto, y aún más la trama, ya que hay gente que vive a diario de estos problemas… Muchas ganas de verla.

Comentar

Responder