El Mayordomo

Miércoles, 22 de Enero de 2014 | 10:30 am | No hay comentarios

Título original:

The Butler

Dirigida por:

Lee Daniels

Duración:

132 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Forest Whitaker, Oprah Winfrey, David Oyelowo, Cuba Gooding Jr., John Cusack, Terrence Howard, Lenny Kravitz, James Marsden, Vanessa Redgrave, Alan Rickman, Liev Schreiber, Robin Williams, Jane Fonda, Clarence Williams III, David Banner, Michael Rainey Jr., Alex Pettyfer, Mariah Carey, Nelsan Ellis, Yaya Alafia

Hace un par de semanas se abrió en nuestras salas la temporada de estrenos de películas favoritas –o serias aspirantes- a obtener reconocimientos en las distintas premiaciones que la industria celebra durante los primeros meses del año. Las hay monstruosas, con producciones dignas de cualquier blockbuster del verano boreal, como también sencillas y que apelan a la capacidad de los intérpretes para desarrollar sus personajes. Y también las hay calculadas de manera fría y certera, apelando a técnicas y efectismos probados anteriormente para conseguir una buena recepción tanto en la crítica como en el público, de modo que los anuncios “Para Su Consideración” logren su objetivo y destaquen en el período de premiaciones.

THE BUTLER 01“El Mayordomo”, dirigida por Lee Daniels, quien se ha hecho a pulso un nombre en la industria como productor y destacara como director hace un par de años con “Precious” (2009), entra dentro de la categoría de serias aspirantes, aún cuando dicha aspiración se ha visto opacada por la reciente “12 Años De Esclavitud” (2013), que abarca una temática similar. Con un presupuesto modesto, logra reunir a un envidiable elenco compuesto por intérpretes consagrados como también otros nombres destacados en distintos campos del entretenimiento estadounidense, como la música (Mariah Carey, Lenny Kravitz) y la televisión (Oprah Winfrey), para sacar adelante una historia que, al menos en su premisa, suena atrayente.

La película repasa la vida de Cecil Gaines (Forest Whitaker), quien fuera por 34 años mayordomo de la Casa Blanca y por ello se convirtió en un testigo privilegiado de importantes hechos que marcaron la historia de los Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XX. Su excesiva dedicación afecta también su vida familiar, siendo su esposa (Oprah Winfrey) y sus hijos los que sufren con su distancia y su particular forma de enfrentar la vida y las injusticias a las que se vieron expuestos en un país racialmente segregado por décadas.

THE BUTLER 02Inspirada vagamente en la historia de Eugene Allen, quien trabajara en la Casa Blanca desde 1952 hasta su retiro en 1986, la película aprovecha la particular posición de la cual gozó este personaje para narrar, analizar y, de alguna forma, enjuiciar la lucha por los derechos civiles de la población afroamericana durante aquella época. La vida de Gaines es retratada más dura que la de su inspirador, para dar cuenta de los distintos hitos que se sucedieron a lo largo de la historia política estadounidense, hasta la elección de Barack Obama como Presidente de la “tierra de los libres”. Así, la historia de Cecil Gaines parte desde su infancia, en la plantación de algodón donde trabajaba con su familia, en una época donde algunos actos quedaban impunes, para luego ser entrenado como un siervo de casa, y así atender a los blancos de modo tal que su presencia fuera apenas perceptible.

Aquella formación del personaje da pie también para reflejar la división existente en la propia población afroamericana. Por un lado estaban aquellos que preferían ser serviles con tal de vivir tranquilos y conformarse con pequeños logros, impensados en otra época, y por el otro aquellos que estaban por la lucha, ya sea de forma pacífica o violenta, sin temor a enfrentarse a la autoridad, pero desdeñando el papel jugado por los primeros y la imagen que proyectaban al resto de la población, como por ejemplo los personajes interpretados en el cine por Sidney Poitier. Esta tensión es trasladada en el relato dentro del propio núcleo familiar de Gaines, donde su hijo mayor, Louis (David Oyelowo), se convierte en un serio activista, contraviniendo los deseos de su padre. Sin duda que los mejores pasajes de la película pasan por esta conflictiva y distante relación de amor-odio entre dos generaciones que no pueden ni quieren comprenderse, rodeados de personajes desorientados y autodestructivos.

THE BUTLER 03Por nombres, uno de los puntos fuertes de la cinta debieran ser sus actuaciones. No vamos a negar ni menospreciar el trabajo de Forest Whitaker, aún cuando abusa de la contención emocional para construir un personaje más bien observador que protagonista. Sí sorprenden tanto Oprah Winfrey como David Oyelowo, con personajes llenos de matices, sin embargo, decepcionan un poco Robin Williams, Alan Rickman y el resto del elenco encargados de personificar a los distintos presidentes y personajes históricos, quienes con sus breves intervenciones desvían la atención del relato principal, además de circunscribirse más bien en el terreno de la imitación que de la personificación. Por otro lado, la gran debilidad de la película son sus notorias pretensiones de galardones. La inclusión –y promoción- de un gran elenco para encarnar personajes memorables de la historia reciente de los Estados Unidos, cercena la historia más interesante del relato para convertirlo casi en una subtrama. Además, el relato se construye en un tono excesivamente melodramático, apuntando directamente a la sensibilidad del espectador, para lo cual se apoya en una banda sonora que guía de manera efectista las emociones, tratando de convertir en épicos momentos aquellos que en realidad deberían provocar vergüenza y rabia.

“El Mayordomo” no será la gran película sobre la lucha por los derechos civiles, ni el gran retrato de la historia de la población afroamericana en Estados Unidos principalmente por los propios pecados que cometen flagrantemente los realizadores, lo que puede explicar que haya sido una de las grandes olvidadas de estas premiaciones. Por suerte, logra sostenerse con algunas sólidas interpretaciones, lo que puede resultar motivo suficiente para cierta parte del público. Al menos no es la clásica película con aires de independiente sobre familias disfuncionales que suelen copar las salas en esta época.

Por Rodrigo Garcés

Enlace corto:

Comentar

Responder