El Llanto del Diablo

Jueves, 9 de Abril de 2015 | 1:48 am | No hay comentarios

Título original:

Nothing Left To Fear

Dirigida por:

Anthony Leonardi III

Duración:

100 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Anne Heche, James Tupper, Ethan Peck, Rebekah Brandes, Carter Cabassa, Wayne Pére, Jennifer Stone, Clancy Brown

El género de terror se encuentra estancado hace varios años, a pesar de que algunos títulos como “The Conjuring” (2013) o la peculiar “The Cabin In The Woods” (2012) hayan logrado levantar su reputación momentáneamente. Pero las producciones que en general llegan cada cierto tiempo a las salas, no logran convencer completamente a los espectadores, y eso se entiende. El desafío es superior cada año, pero fracasos tras fracasos –no de taquilla, sino en el producto final exhibido- NOTHING LEFT TO FEAR 01desconciertan a tal punto de enfrentar este tipo de historias con pocos puntos a favor o, inclusive, esperando lo peor.

Para colmo, estrenar una cinta dos años después de su debut en países angloparlantes, le hacen cavar su propia tumba. Ni siquiera el ser producida bajo la marca de Slasher Films, compañía del guitarrista Slash, o por contar con música compuesta por él mismo, salvan en su más mínimo detalle al desastre que engendra “El Llanto del Diablo”.

Basada en leyendas urbanas de Kansas, se cuenta la llegada del nuevo pastor y su familia a la tranquila comunidad de Stull. Dan (James Tupper) se muda junto a su esposa, un hijo menor y dos hijas a una acomodada casa. Rebecca (Rebekah Brandes) y Mary (Jennifer Syone) se adaptan como pueden al letargo del pueblo, pero todo comienza a cambiar cuando Rebecca percibe una serie de hechos extraños, mientras lidia con sus sentimientos hacia Noah (Ethan Peck) y la sospecha fundada en la figura del pastor saliente Kingsman (Clancy Brown).

NOTHING LEFT TO FEAR 02Desde un discurso a primera vista seguro y con trazos de película independiente, la retórica del guión se desploma rápidamente, para dar paso a una secuencia lógica pero mal planteada para contar la historia. Diálogos sin una revisión exhaustiva y actuaciones de cartón, con mención (des)honrosa a Anne Heche, la madre, Rebekah Brandes e Ethan Peck, son la tónica que van marcando el desarrollo poco agraciado y carente de sentido ulterior  motivador del argumento.

Esta ficción jamás logra decidirse por seguir un camino concreto, y como resultado somos testigos de la decadencia de tratar este género –que, a pesar de todo, siempre puede seguir siendo explotado con algo de imaginación- como un manoseado relleno que sólo responde para tener algo en cartelera, aunque ese algo sea los desechos de una idea más ambiciosa.

Sumado a eso, los elementos de edición tampoco juegan a favor siquiera para formar algo que se mantenga, al menos, dignamente por más de una hora. No hay peso, sustancia o algún gancho NOTHING LEFT TO FEAR 03efectivo que compense los intentos por entregar un filme soportable, simplemente es otro ejemplo de ese cine cada vez más decepcionante. Y no necesariamente esto se vincula a los sobrios efectos especiales o al maquillaje utilizado en algunos personajes sobrenaturales, sino que apunta plenamente en no saber qué se busca desde un principio.

Así, “El Llanto del Diablo” no funciona en ninguno de los niveles a los que apunta. No tiene elementos sorpresa y, pese a que en varias ocasiones se da la oportunidad, jamás alcanza a llegar a la sombra de lo que pretendió ser, e intenta funestamente aparentar más de lo que es: una película condescendiente consigo misma, que tan sólo sirve para pasar el tiempo en vez de estar mirando el techo. Como espectadores, merecemos algo mucho, mucho mejor.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder