El Llanero Solitario

Miércoles, 17 de Julio de 2013 | 12:15 pm | No hay comentarios

Título original:

The Lone Ranger

Dirigida por:

Gore Verbinski

Duración:

149 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Armie Hammer, Johnny Depp, William Fichtner, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, Tom Wilkinson, Barry Pepper, James Badge Dale, Joaquín Cosío

Lo más probable es que la mayoría de los que asistan a ver la adaptación en pantalla grande del clásico de acción “El Llanero Solitario”, dirigida por el veterano del género, Gore Verbisnki (famoso por la saga de Piratas del Caribe), ni siquiera sepan que alguna vez fue una popular serie de televisión apuntada a los niños, pero que lograba entretener también a sus padres. A pesar de que la película se aleja inevitablemente del original al actualizarlo, todas las manos detrás de la producción se preocuparon de mantener su esencia.

John Reid (Armie Hammer) es un puritanísimo abogado que vuelve a su natal Texas en pleno salvaje oeste, donde la persecución de un famoso pistolero lo llevará a aliarse con Tonto (Johnny Depp), un misterioso indio comanche, en busca de restablecer la paz y hacer justicia en su pueblo natal, el que se debate entre el progreso y la tradición.

De entrada llama la atención la estética, que es uno de los puntos altos de la película, usando principalmente amarillos y marrones, y mucho polvo, logrando dar certeramente con un ambiente desértico, a la vez que las vestimentas y el maquillaje mantienen un fructífero balance entre realidad y caricatura. Después resalta el relato, el que es narrado en extensos flashbacks de un anciano Tonto a un niño, lo que resulta un poco desconcertante al comienzo, pero luego se justifica y funciona de lo más bien.

Teniendo en cuenta lo anterior, “El Llanero Solitario” se articula en torno a esta estructura de cuento, incluso aprovechándolo para tapar los infaltables agujeros de trama, con el muchacho preguntando lo que todos se cuestionan en la sala de cine. De esto también bebe en gran parte el humor de la película, teniendo como principal generador de risas tanto a un caballo como a Depp, cuyos manierismos esquizoides funcionan muy bien en su rol de segundo a bordo.

En cuanto a los personajes, la historia son ellos, por lo que el desarrollo de los protagonistas es extenso pero progresivo, revelando sus historias de vida y motivaciones, al mismo tiempo que sus valores y vínculos a medida que el argumento lo va solicitando. Debido a esto, los otros personajes (la dama en peligro, el malo, el jefe detrás del malo), funcionan como arquetipos bien logrados que orbitan en torno a Hammer, que da una actuación equilibrada entre heroísmo y anti-heroísmo, con un personaje en continua evolución.

Puede que parte importante de los diálogos sepan a cursilerías, y los más sensibles quizás se ofendan por la constante explotación de estereotipos al borde del racismo, pero así eran los indios, por ejemplo, en Peter Pan y estos son parte de los elementos con los que se articula un cuento para la comprensión de un niño, y con esto asumido, la película de dos horas y media pasa a sentirse como media hora de diversión sin pausas para niños de todas las edades.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder