El Libro de la Selva

Jueves, 7 de Abril de 2016 | 12:52 pm | No hay comentarios

Título original:

The Jungle Book

Dirigida por:

Jon Favreau

Duración:

105 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Neel Sethi, Ben Kingsley, Bill Murray, Christopher Walken, Scarlett Johansson, Idris Elba, Giancarlo Esposito, Lupita Nyong'o

Un medio como la animación digital sirve para contar todo tipo de historias. Maravillas visuales pero sin sustancia, como “Avatar” (2009), han servido para probar una manera de hacer cine que, cuando es bien aprovechada, puede extender muchísimo las posibilidades de los realizadores para armar relatos visualmente sorprendentes. Cuando es alimentada con el suficiente capital y talento, la animación digital puede producir impresiones prácticamente indistinguibles de la realidad. El problema asociado a esto es que, si no va acompañado de una historia interesante y con espacio para desarrollar conflictos y personajes, la película termina siendo intrascendente, como ocurrió con la mencionada cinta de Cameron. En este sentido, el elegir por darle tratamiento digital a “El Libro de la Selva” asegura al menos que la historia tendrá una columna vertebral sólida y bien conocida en la que apoyarse. Basada en la obra homónima de Rudyard Kipling, el relato del niño criado por los lobos ya fue adaptado en 1967 por Disney, dando origen a la clásica cinta de dibujos animados, situándose como un referente para la versión 2016, a pesar de que esta también opte a ratos por trazar senderos THE JUNGLE BOOK 01propios.

Mowgli (el debutante Neel Sethi) es un niño criado por lobos que deberá abandonar a su manada cuando el vengativo tigre Shere Khan (voz de Idris Elba) amenace con atacarla en busca del “cachorro humano”. En su viaje será ayudado por la benevolente pantera Bagheera (voz de Ben Kingsley) y el oso Baloo (voz de Bill Murray), quienes lo guiarán y enseñarán a sobrevivir dentro de la selva.

Además de los ya mencionados, “El Libro de la Selva” cuenta con un casting de voces de alta alcurnia, que incluye a Lupita Nyong’o como Raksha, la loba madre de Mowgli, Christopher Walken como el Rey Louie, el monarca de los monos aficionado al jazz, y Scarlett Johansson como Kaa, la seductora serpiente. Algunas de estas voces están realmente elegidas con pinzas: Kingsley y Murray se adaptan a la perfección a sus animales, siendo sus respectivos acentos, entonaciones y tonos de voz perfectamente adecuados para ser los secundarios de mayor figuración.

THE JUNGLE BOOK 02Lo que deja mucho que desear es el poco tiempo en pantalla que tienen algunos de estos personajes. La sección de la historia en la que figura el Rey Louie termina siendo más anecdótica que de alguna utilidad para la historia. De todas maneras, esta es más notoria que la del personaje de Johansson: la serpiente aparece alrededor de cinco minutos, para después desaparecer por completo, reduciendo su participación a un mero recurso narrativo. Un desperdicio, tanto por el talento involucrado –Johansson ya demostró que puede hacer maravillas con sólo su voz en “Her” (2013)– como por la calidad de la animación: el pelaje y movimientos de cada uno de los animales es virtualmente irreconocible de uno real. Debido a esto es que es deseable que sean introducidos, y permanezcan en pantalla, la mayor cantidad y diversidad de animales posibles.

Teniendo en cuenta que la película ya tiene una duración bastante extendida (1 hora y 45 minutos), es muy posible que estas ausencias hayan sido recortadas para mejorar el ritmo de la cinta. En ese caso, fue una buena decisión: “El Libro de la Selva” fluye a buen ritmo, alternando con facilidad entre momentos tensos, lúdicos y otros dedicados solamente a vanagloriarse de su bella dirección de arte. Entre medio de estos, la historia va calzando con naturalidad, sin nunca sentirse apurada ni improvisada.

THE JUNGLE BOOK 03Quizás en manos menos experimentadas, esta película se habría salido de los rieles, pero en las de Jon Favreu se mantiene con seguridad dentro de su camino. El hombre detrás de “Iron Man” (2008) y “Iron Man 2” (2010) conoce cómo medirle el pulso a una cinta comercial, sabiendo cuándo mostrar y cuando esconder su material para lograr el mayor atractivo posible. La única duda que deja “El Libro de la Selva” es a qué público está dirigida. Demasiado violenta para niños, demasiado infantil para adolescentes, y demasiado educativa para adultos, la película no termina nunca por establecer sus alianzas. Esto es quizás una consecuencia imprevista de su reenfoque: donde la cinta animada de Disney era claramente una fábula para menores de edad, la versión actual opta por un tono un poco más dramático y –si es posible describir así una cinta donde los animales hablan– realista.

A pesar de todo, “El Libro de la Selva” es una muy buena reactualización de un relato clásico que se vale a la perfección de los trucos visuales más avanzados de su época. Puntos extra por no tratar de ser una mera repetición de lo ya hecho anteriormente y arriesgarse a saludar a su antecesora más que conectarla a la fuerza al siglo XXI.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder