El Juez

Jueves, 9 de Octubre de 2014 | 12:19 pm | No hay comentarios

Título original:

The Judge

Dirigida por:

David Dobkin

Duración:

141 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Robert Downey Jr., Robert Duvall, Vera Farmiga, Billy Bob Thornton, Dax Shepard, Vincent D'Onofrio, Leighton Meester, Melissa Leo, David Krumholtz, Balthazar Getty, Sarah Lancaster, Ian Nelson, Ken Howard, Grace Zabriskie

Para los creadores de ficción, hace rato que no es novedad la sentencia de que todas las historias ya están contadas. Cada uno de los relatos que hoy en día ven la luz, independiente del formato, provienen de premisas que han sido utilizadas en incontables ocasiones de manera más o menos acabada. La víctima que vuelve del infierno para cobrar venganza contra quien le castigó injustamente, los jovencitos que se enamoran a pesar de pertenecer a mundos opuestos, el maestro que gracias a su perseverancia logra traspasar su sabiduría a los alumnos rebeldes; la lista sigue, pero todas coinciden en que la clave del éxito responde a la originalidad con que se manejan las piezas, THE JUDGE 01para que la archiconocida materia prima no sea más que un antecedente. No es precisamente lo que ocurre con “El Juez”, pero eso tampoco lo convierte en un trabajo desechable.

Henry Palmer (Robert Downey Jr.) es un abogado al que no le importa las clases de humano que representa, siempre y cuando le paguen bien para perpetuar su lujosa situación económica que contrasta con la personal. Al borde del divorcio, su vida empeora con la súbita muerte de su madre, volviendo a su hogar de infancia para despedirla. Esto lo obliga a enfrentar a su padre, Joseph (Robert Duvall), juez de la ciudad con quien rompió relaciones, y quien se involucrará en un confuso accidente que tendrá insospechadas secuelas en la familia, y especialmente en Henry.

El cuento es antiguo. El caso del personaje exitoso que por un asunto puntual debe retornar a regañadientes a su pueblo natal, enfrentándose a recuerdos que tenía enterrados y eventualmente cambiando su perspectiva de vida, ha sido abordado en películas tan diversas una de otras como la muy hollywoodense “Sweet Home Alabama” (2002) y la emotiva sueca “As It Is In Heaven” (2004). En esta ocasión, el taquillero Downey Jr. es quien comanda una historia que se debate entre la comedia y el drama, y que intenta ser inteligente a nivel de guión, utilizando el dispositivo materializado en el accidente automovilístico protagonizado por el padre, para desenredar un conflicto familiar que lentamente se va aclarando. El aporte del actor es clave hacia ambos extremos, porque aunque su carisma innato sostiene un porcentaje importante de la obra y saca varias risas, su interpretación a ratos se asemeja demasiado a la que viene entregando en cada una de sus últimas cintas, evidenciando la prerrogativa que goza por ser sinónimo de éxito.

THE JUDGE 02La película fuerza algunas decisiones con tal de alcanzar sus objetivos, fallas ilusas porque eran evitables de haberse tomado la molestia de pensar las cosas mejor. El ejemplo más notorio es la extraña ocurrencia del padre por contratar a una excusa de abogadillo para defenderlo, siendo que él en su estatus de juez antiguo, respetado y querido del pueblo, puede optar por un profesional experto, todo con tal de que, por supuesto, no tenga más opción que recurrir a la ayuda de Henry. De igual manera, y como es común en producciones como estas, se nos presenta una subtrama romántica que literalmente no contribuye en nada y que, es más, sólo parece indicar la sexista necesidad de incluir rostros femeninos bellos con tal de adornar el masculinizado ambiente. En la línea de los adornos, la música no es sólo eso, sino que a momentos cae en una abierta cursilería que hace rememorar melodías de las más insufribles y conservadoras cintas familiares.

Con una duración de dos horas y veinte minutos, conforme se resuelven los cabos sueltos, la sensación de que la extensión del metraje pudo haber sido reducida considerablemente sólo aumenta. Por un lado se aprecia la paulatina construcción de la problemática interna de los Palmer, ya que sí logra el afán de conmover, sobre todo en su instante cúlmine en una secuencia entre Henry y Joseph durante el juicio (probablemente la escena más lograda). No obstante en su urgencia de que el viaje del protagonista dé una vuelta circular del todo y que por extensión su transformación sea comprendida por el espectador, el film peca de ofrecernos al menos tres finales falsos antes del cierre THE JUDGE 03definitivo. Gran error, ya que al hacer esto estiran y malgastan el valorable nivel de emotividad obtenido hacia el clímax, dilatándolo hasta rozar con el fastidio e instigando deseos de que los créditos corran pronto.

Divertida y sentida también, “El Juez” difícilmente deja indiferente con la historia de esta familia herida y la compleja relación padre e hijo marcada por la incomunicación, choque de egos, el rencor y expectativas frustradas. Tal vez con majadería, pero éxito al fin, apela a nuestro propio historial familiar, formando nudos en la garganta. Sin embargo, el aire a fábula ronda gran parte del film, manchándola con algunos factores insustanciales, incoherentes y sobre todo cargantes, que son perjudiciales para el tono. Eso, claro, si el propósito era dar con una obra sutil y adulta. Cual sea la respuesta, la consabida premisa argumental se cumple, no sorprendentemente, tanto en su carácter empático como predecible.

Por María José Álvarez

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...