El Hombre con los Puños de Hierro

Miércoles, 23 de Octubre de 2013 | 10:15 am | No hay comentarios

Título original:

The Man With The Iron Fists

Dirigida por:

RZA

Duración:

95 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

RZA, Russell Crowe, Lucy Liu, Byron Mann, Jamie Chung, Rick Yune, Dave Bautista, Cung Le, MC Jin, Gordon Liu, Chen Kuan Tai, Ka Yan Leung, Andrew Lin, Grace Huang, Telly Liu, Xue Jingyao, Pam Grier, Zhu Zhu, Daniel Wu, Chia Hui Liu, Andrew Ng, Yoyao Hsueh, Jin Auyeung, Brian Yang, Grace Huang, Lu Kai, Darren E. Scott, Eli Roth, Osric Chau, Celina Jade, Jin Auyeung, Dennis Chan, Terence Yin

Hay momentos en que un realizador se plantea una idea que para el resto puede sonar a capricho, una producción que no vale todo el trabajo que conlleva realizarla, y que sólo sería disfrutable para el autor detrás de esta. Existen algunos directores capaces de transgredir los prejuicios y sacar a la luz una obra sumamente personal, bordeando lo narcisista, pero ideada de manera tan magistral que transforma el capricho en una satisfacción colectiva. Ese no es el caso de RZA, rapero norteamericano THE MAN WITH THE IRON FISTS 01que un día se levantó pensando que podía dirigir una película basada en una historia propia y en todas sus fantasías de adolescente amante del animé y las películas de artes marciales, para dar forma a una de las cintas más bochornosas del último tiempo. ¿Lo peor? El nombre de Quentin Tarantino ampara esta atrocidad, esperando enganchar a más de algún incauto que pase por el cine buscando una pizca de la genialidad del director de “Reservoir Dogs” (1992).

“El Hombre de los Puños de Hierro” trata de una serie de bandos enemigos que andan en busca de un tesoro escondido en un pueblo de la China antigua. Un pacífico herrero (RZA) se verá envuelto en el conflicto, cuando los grupos en pugna le encomienden forjar las armas con las que librarán la batalla, aterrorizando a su gente y poniendo en riesgo su propia vida.

Eso, y quitando harto ripio, podría ser considerada como la sinopsis de un verdadero caos narrativo. La película nunca sabe a quién poner como protagonista. Se supone que el herrero debería ser el personaje que nos guía durante el metraje, pero su relevancia en la historia es tan secundaria que, cuando toca el turno de que se transforme en el héroe de la película, nadie quiere seguir viéndola. Esto principalmente por el desastroso guión, firmado por el propio rapero y Eli Roth, otro de los mediocres ahijados de Tarantino, y también por la interpretación del rapero, cuyo carisma actoral es nulo, limitándose a poner cara de aburrido durante toda la película, como si ni él mismo creyera en lo que está narrando. Para qué hablar del resto del reparto. ¿Cuántas deudas habrá tenido Russell Crowe como para involucrase en esto? Qué decir de Lucy Liu, cuyas virtudes actorales son limitadas, acá se muestran aún más opacas con un personaje que parece el sucedáneo del que interpretó hace diez años en “Kill Bill: Vol. 1” (2003).

Porque “El Hombre de los Puños de Hierro” parece la parodia turca del filme de Tarantino. Uno más de los plagios de la desdeñable productora The Asylum. Tratando de copiar cada uno de los recursos de la cinta protagonizada por Uma Thurman, RZA se manda una secuencia vergonzosa tras otra. Es como si sólo hubiese tomado “lo choro” de la saga “Kill Bill” y hubiese inventado el relleno para hacer una hora y media de película. Pero lo choro no le funciona, y la propuesta de serie B sólo hace resaltar los errores de este despropósito, que parece haber sido filmado por un quinceañero en horas bajas.

Que a un año de su estreno en salas internacionales recién llegue a nuestro país, puede ser lo mejor que podamos obtener de esta película. Por muy poco ético que suene, existen otros medios por los cuales se puede visionar, y teniendo en cuenta la calidad del material, quizás no sea un consejo tan malo. Que el nombre de Tarantino no los confunda, no hay nada interesante detrás de la propuesta de RZA, un hombre que, por lo menos en esta oportunidad, dejó en claro que a veces es mejor quedarse con lo que uno saber hacer mejor. Claramente, el cine no es su fuerte.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:

Comentar

Responder