El Gran Casamiento

Miércoles, 23 de Octubre de 2013 | 1:02 pm | No hay comentarios

Título original:

The Big Wedding

Dirigida por:

Justin Zackham

Duración:

89 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Robert De Niro, Susan Sarandon, Diane Keaton, Katherine Heigl, Amanda Seyfried, Robin Williams, Ben Barnes, Topher Grace, Christine Ebersole, David Rasche, Ana Aydra

Para nadie es un misterio que Robert De Niro hace rato dejó de ser garantía de calidad al momento de escoger qué ver y qué no. Ya se ha hecho costumbre distinguirlo cada año en un montón de filmes desechables donde se limita a activar el piloto automático y recibir el cheque, de manera que lejos han quedado aquellos tiempos en que era una bestia actoral capaz de brindar algunas de las interpretaciones más memorables del cine. Puntualmente, desde 2010 su capacidad para aparecer en cuanto desperdicio existe se ha incrementado: acumula 14 cintas desde entonces y en lo que resta de año estrenará otras tres. Quién sabe si la causa de esto es que únicamente le ofrecen cosas carentes de interés o que sólo se encuentra atraído en aceptar roles que le exigen el mínimo esfuerzo. La realidad es que el tipo pasa por horas bajas, y “El Gran Casamiento” es una de las películas con las que ya ha comparecido este año, donde la verdad su presencia es de lo poco rescatable en un océano de mediocridad.

Don (De Niro) y Ellie (Diane Keaton) son un pareja divorciada que se vuelve a encontrar con motivo del matrimonio de su hijo adoptado, Alejandro (Ben Barnes). La oportunidad servirá, además, para que vuelvan a ver a sus otros dos retoños, Jared (Topher Grace) y Lyla (Katherine Heigl). La llegada de un visitante provocará que la ex pareja tenga que adoptar una mentira en torno a su relación, pese a lo incómodo que pueda ser, con el fin de que la celebración se desarrolle sin inconvenientes.

La cinta arranca poniendo sobre la mesa el que la familia es la familia pese al divorcio de los padres, una sentencia que suponía que las fichas del relato irían por el lado del reencuentro del clan, lo que siempre permite que se saquen chispas. Pero los miembros no están tan perturbados, ni tampoco se detestan tanto, de modo que la película es encaminada por una vía más rebuscada y aburrida, siendo el detonante de todas las tensiones y apuros un pretexto que no se puede creer: la pareja divorciada debe fingir ser algo más para no indignar a una invitada. Desde ahí se levanta el filme, apuesta que sirve de perfecta muestra para concluir que acá todo son lamentables decisiones. Una, por ejemplo, es que acompañando el conflicto central se suceden pequeñas historias, pero que están trazadas muy escuetamente. Aunque se agradece el esfuerzo de elevar la apuesta, el resultado es tan pobre como si se hubiera aspirado a menos.

Asimismo, los personajes experimentan giros y cambios de conducta incomprensibles, casi siempre burlando el mínimo de coherencia y dejando en evidencia el poco cuidado al momento de confeccionarlos. A lo que se agrega el despliegue de un insólito universo donde la gente debe hacerse pasar por otra cosa para no arruinar una celebración familiar, donde el divorcio entre dos adultos debe ser ocultado para no herir susceptibilidades religiosas. Todo termina por ocasionar que sea una tarea ardua enganchar con una realización que le pone tantas barreras a la verosimilitud.

Viendo el recorrido profesional de la mente creadora detrás de esta cinta, no sorprende que lo visto sea tan ramplón. Hasta antes de esta comedia, Justin Zackham apenas tenía un largometraje a su haber -“Going Greek” (2001)-, y entremedio había ejercido como guionista y productor del documental “The Fastest Man In The World” (2003) y “The Bucket List” (2007), filme anodino que era su trabajo más destacado. Al final de todo, lo que más sorprende es que haya podido contar con esta galería de actores para llevar a cabo su segunda película. ¿Cómo se explica que un tipo con una carrera tan exigua termine dirigiendo un reparto de esta envergadura? Rarezas de la industria, que tiende a dejar este género en manos inexpertas. Tampoco es que esté dirigiendo el elenco del año –los más jóvenes no pasan de mediocres y los veteranos hace rato viene escogiendo mal-, pero tan deficiente material no merecía tamaña reunión de rostros conocidos.

Para coronar el desastre de esta cinta, lo poco atractivo que tiene lo desaprovecha: secuencias como la de una serie de confesiones ante un padre o la revelación de la gran verdad están dotadas de pura obviedad, como para que no queden dudas de que estamos frente a una comedia tan superflua y mal armada como sólo los gringos saben hacerlas. Es cierto que da con el tono que la historia exige, pero es apenas un diminuto acierto en una película que avanza sin sobresaltos y de forma tan obvia como que mañana sale el sol.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...