El Destino de Júpiter

Jueves, 5 de Febrero de 2015 | 2:13 pm | No hay comentarios

Título original:

Jupiter Ascending

Dirigida por:

Andy Wachowski y Lana Wachowski

Duración:

127 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Mila Kunis, Channing Tatum, Eddie Redmayne, Sean Bean, Doona Bae, Douglas Booth, Vanessa Kirby, Jo Osmond, Christina Cole, Spencer Wilding

El fijarse en quién o quiénes son los que están detrás de una película (ya sea como productores, guionistas, o directores), a veces puede servir para saber si vale la pena ir a ver una cinta. El tener cierto conocimiento sobre las temáticas e ideas detrás de una obra, puede utilizarse para descifrarla, e incluso dudar de sus propias intenciones. En el caso de “El Destino de Júpiter”, los cabecillas son nada menos que los hermanos Wachowski, famosos por haber sido los creadores de “The Matrix” (1999), y sus respectivas secuelas.

JUPITER ASCENDING 01Cuando Jupiter Jones (Mila Kunis), una hija de un ruso y un inglés que trabaja junto a su familia limpiando casas, comience a notar algunos cambios extraños en su entorno, será tiempo para que Caine (Channing Tatum), un caza recompensas expertos en todo tipo de armas, se revele ante ella, y la introduzca a una conspiración intergaláctica, en la que deberá jugar un papel central.

Si hay algo que lograron dejar en claro desde un principio los Wachowski, es que ellos no eran cineastas que se contentaran con historias unidimensionales. Mucho se ha dicho y discutido sobre el universo y la idea que planteó su obra celebérrima, y a pesar de que pasó mucho más desapercibida de lo que probablemente esperaban, “Cloud Atlas” (2012) también fue una película llena de simbolismo y temas más profundos que lo que las escenas de acción dentro de las cuales los insertaron parecían sugerir.

Siguiendo esta línea, “El Destino de Júpiter” es su obra más compleja de descifrar, en gran parte por las sospechas que genera su mera asociación a un título como directores y guionistas. Quizás la mejor forma de enfrentarla sea separarla en su aspecto superficial (sin buscar sonar despectivos), y su trasfondo. Dentro de este primer aspecto, la cinta pareciera no ser más que una película de acción y aventuras, cargada de más efectos especiales que momentos memorables. En este sentido, no es muy distinta en su planteamiento a coetáneos como “Seventh Son” (2014) o “Percy Jackson & The Olympians: The Lightning Thief” (2010): joven cualquiera descubre que tiene poderes ocultos y se levanta para enfrentar el desafío.

JUPITER ASCENDING 02Desgraciadamente, la obra no logra diferenciarse del resto, incluso ubicándose dentro de los peores estrenos de acción del año. “El Destino de Júpiter” contó con un presupuesto gigantesco, lo que queda claro al poco andar con una serie de mundos fantásticos, llenos de oro, brillo y naves espaciales. Pero lo que al principio llama la atención, termina por perder atractivo al volverse común, ya que toda esta diversidad es desaprovechada con personajes planos, dedicados a llenarse la boca con discursos y demasiadas explicaciones. Junto con esto, todas las escenas  de acción son malgastadas o en interminables secuencias de lucha aérea, o peleas mano a mano bastante aburridas, que ni se acercan a las fascinantes coreografías que logró hace menos de un año “Captain America: The Winter Soldier” (2014).

Al mismo tiempo, la película sufre bastante por un ritmo llano, que se queda demasiado en algunos momentos poco importantes, y vuela en algunos clave, perdiendo en el camino la comprensión del relato. Todo esto es producto de un guión demasiado estructurado, que nunca se hace el espacio para dar algún giro inesperado o variar más allá de lo convencional.

JUPITER ASCENDING 03A pesar de que todo da para pensar en un desastre absoluto, hay un elemento que pone todo en duda: la película trabaja una serie de elementos temáticos que dan para pensar en que todo es una gran crítica al capitalismo. Al reemplazar la archi repetida motivación de dominio intergaláctico del villano de turno a un agudo sentido de los negocios, donde un perturbador Eddie Redmayne planea seguir siendo el mayor comerciante del universo a como dé lugar, la obra ofrece su elemento más interesante. Si a esto se le suma un pesadillesco recorrido por la burocracia de la capital del universo, tan compleja e ineficiente como la terrestre, que quizás es la mejor secuencia de toda la cinta, se tiene evidencias de sobra para leer “El Destino de Júpiter” como una alegoría enorme y chillona a los terrores del capitalismo más brutal.

Sea cuál sea a la larga el fin de la película, su mensaje termina por perderse bastante en una cinematografía más preocupada de la brillantina que de contar una buena historia. Y en todo caso, es difícil volver creíble una crítica al capitalismo, cuando está entregada en una cinta que costó una multimillonaria cifra, por sobre la media, en realizarse.

Por Lucas Rodríguez

Enlace corto:

Comentar

Responder