El Círculo

Jueves, 29 de Junio de 2017 | 1:05 am | No hay comentarios

Título original:

The Circle

Dirigida por:

James Ponsoldt

Duración:

110 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Emma Watson, Tom Hanks, John Boyega, Karen Gillan, Bill Paxton, Patton Oswalt, Ellar Coltrane, Ellen Wong, Nate Corddry, Jimmy Wong, Poorna Jagannathan, Kelli Barksdale, Allyson Nicole Jones, Amir Talai, Regina Saldivar

Resulta difícil sentirse ajeno al concepto de conectividad en la era digital en la que estamos insertos y, junto a ello, las discusiones en torno a la privacidad son casi imposibles de evitar. Pues existe un miedo constante alrededor de avances tecnológicos y los efectos que podrían tener en las relaciones interpersonales, donde las redes sociales y diferentes plataformas son protagonistas. Alrededor de estos conceptos se desarrolla “El Círculo”, una historia que advierte de los peligros de nuestra relación con la tecnología, en un ambiente lleno de ansiedad y paranoia frente a la pérdida de la privacidad, especulando sobre posibles consecuencias y ahondando en la idea de transparencia e identidad virtual.

Dirigida por James Ponsoldt y basada en una novela escrita por Dave Eggers, la historia se centra en Mae Holland (Emma Watson) una joven que acaba de ser contratada por El Círculo, una importante compañía de internet. Entusiasmada por este hecho, Mae comienza a esforzarse por pertenecer a esta comunidad y destacar por su desempeño en el desarrollo de un nuevo sistema operativo, pero poco a poco se va dando cuenta del verdadero funcionamiento que esconde esta prestigiosa e influyente empresa.

Una de las primeras características presentes en esta cinta tiene relación con la evidente identificación del espectador como usuario digital en la era contemporánea, y la experiencia que tienen los personajes en ella. Claramente este innegable reflejo de nuestra sociedad genera inmediata empatía con los personajes gracias a la representación casi real que realiza del actual mundo digital, estableciendo un escenario familiar en el que se reconocen experiencias y situaciones ya normalizadas.

Por lo tanto, el camino que se transita junto a Mae resulta ser mucho más cómodo porque nos podemos ver reflejados en su fascinación por este lugar, el cual simula cualquiera de las grandes compañías de Silicon Valley. Siendo ella la primera conexión que se establece, el lazo entre espectador y protagonista logra ser lo suficientemente fuerte para acompañarla en todo el viaje, pues es gracias a su ingenuidad y confianza en su lugar de trabajo que esta logra apoderarse del relato, a través de una apropiada interpretación de Emma Watson. Sin embargo, esta conexión que logra establecer su protagonista opaca completamente al resto de los personajes, sólo sirviendo como pretexto para acompañarla cuando es conveniente y tratar de mover un relato que avanza de manera irregular y a tropezones, puesto que los diálogos expositivos inundan de insensatez la pantalla cada vez que estos se incorporan, con el sólo objetivo de recordar hacia donde nos estamos dirigiendo, gracias a que el rumbo tiende a ser olvidado en medio de un puñado de hechos inconexos que se tratan de unir forzadamente conforme avanza la narración.

No obstante, es innegable que “El Círculo” toma como punto de partida una buena idea que serviría para desarrollar una propuesta interesante, el problema radica en que sólo se apoya en conceptos como pretexto para desarrollar el relato, pero estos no son ejecutados de manera adecuada. Esto hace que ver a la cinta como una producción poco innovadora, donde se instala un ambiente de peligro y suspenso, pero infundado y débilmente desarrollado.

La construcción y desarrollo que tiene Mae como protagonista logra exponer los peligros que existen frente al uso descuidado e incontrolado de la tecnología, por lo que la crítica social queda en evidencia. Sin embargo, su representación pierde sentido y urgencia al construir un arco narrativo que no logra ser resuelto, pues está armada a través de una sucesión de hechos que terminan en un tercer acto anticlimático, por causa de una débil construcción narrativa que no sostiene un relato que evidentemente va perdiendo ritmo y, al mismo tiempo, difumina su objetivo conforme avanza el metraje.

“El Círculo” resulta ser una película que se arma a partir de una interesante premisa, con el potencial suficiente para ser una crítica a una sociedad moderna abstraída en el reflejo de pantallas y tecleos constantes, en una era donde la identidad puede ser falseada y la privacidad amenazada. Conceptos que logran estar presentes, siendo casi tangibles. Sin embargo, la carencia de originalidad e innovación al momento de plantearlos le juega en contra, pues pretende ser una cinta urgente al representar el mundo moderno, pero no sabe bien qué hacer con todas estas herramientas, desaprovechando oportunidades narrativas y terminando en un confuso relato con características de un cuento moralista más que una crítica aguda de nuestra sociedad.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder