El Abuelo Sinvergüenza

Miércoles, 19 de Febrero de 2014 | 1:18 pm | Comentarios (2)

Título original:

Jackass Presents: Bad Grandpa

Dirigida por:

Jeff Tremaine

Duración:

92 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Johnny Knoxville, Jackson Nicoll, Phil Margera, Greg Harris, Georgina Cates, Kamber Hejlik, Jill Kill, Grasie Mercedes, Catherine Keener, Spike Jonze

Lo que provocó el canal MTV tiene aristas tanto dignas de celebrar como otras que más bien disgustan, pero hay algo que no se puede desmentir: cuando estuvo en la cúspide causó un impacto arrollador e irreversible en la cultura norteamericana y también mundial. Fue mayoritariamente por la música que ensalzó y elevó a un nuevo estatus, pero también por los programas que incluía, los que fueron ganando espacio sostenidamente hasta hoy, que representan la casi totalidad de la parrilla de la estación. Acaso el programa MTV más exitoso y recordado es “Jackass”, donde el delirio estaba asegurado de la mano de un grupo de amigos sometiéndose a las situaciones más inauditas que se puedan imaginar.

JACKASS PRESENTS BAD GRANDPA 01Como tantos otros sucesos televisivos, el salto al cine no tardó en llegar para Johnny Knoxville, Bam Margera y compañía. Siempre amparados en su casa televisiva de origen, dieron vida a tres películas estrenadas en salas que, aunque tuvieron una efectividad y novedad en descenso, no pasaron para nada inadvertidas. De haber aprovechado el 3D en su último paso por los cines, ahora saltan a un desafío desde todo punto de vista mayor: las cámaras ocultas que hacían de vez en cuando adquieren un sentido gracias a una historia, es decir, se atreven a aunar ficción con realidad. Un híbrido que merece ser mirado con atención más por la forma que por el fondo.

Irving Zisman (Johnny Knoxville) es un anciano de 86 años hinchado de gozo por haber enviudado recién. Al mismo tiempo, y para su desgracia, le es encomendada la tarea de llevar a Billy (Jackson Nicoll), su nieto de 8 años, a la casa del patán que el niño tiene como padre (Greg Harris). El compromiso es aceptado a regañadientes por el abuelo, pero el viaje de Nebraska a Carolina del Norte servirá para que ambos se diviertan como jamás lo han hecho.

JACKASS PRESENTS: BAD GRANDPAQuizá sin darse cuenta, con esta película los miembros de Jackass han efectuado una de las mayores audacias que hemos podido ver en la pantalla grande en los últimos meses. Su experimento no tiene contornos revolucionarios ni innovadores, de hecho, está lejos de estar totalmente aceitado, pero posee mayores dosis de inventiva que el grueso de producciones que germinan en el Hollywood actual. Lo realizado por este grupo de amigos en esta oportunidad, corresponde a una jugada apreciable y consiste en concreto en que a partir del encuentro de un anciano con su nieto, propone una seguidilla de situaciones insólitas bajo el modelo de cámaras indiscretas. Sin embargo, y pese a lo que propone en el arranque, la cinta no guarda la intención de erigir una historia que interese al mismo nivel que el lado más cómico de la obra.

La mezcla en un comienzo funciona medianamente bien, con una trama que gana impulso a la par del desarrollo de secuencias divertidas, pero cerca de la media hora la historia pierde vigor, para volver  a ganar relevancia únicamente sobre el final. Con tal despliegue narrativo, el propósito del filme queda al desnudo: presenta personajes y pone cimientos con el único fin de tan sólo darle algo de sustento a las aventuras de este parcito. Dado que la apuesta de la cinta no pasa de aplicar un extravagante barniz, es preciso preguntarse qué tan divertida son las diabluras que vemos en pantalla.

Y la verdad es que en su porción intermedia, cuando el relato queda completamente en manos de las cámaras ocultas, la película pierde interés. Esto, principalmente, a causa de que por más que estén bien planteadas, no todas provocan más que una pequeña sonrisa. Lo otro tiene ver con que su JACKASS PRESENTS BAD GRANDPA 03efectividad se ve comprometida a cómo reacciona la gente común y corriente que se enfrenta a este desfachatado viejo y su travieso nieto. Por más que lo planeado tenga la adecuada preparación, hay un componente de este recurso que queda a la suerte y no siempre marcha a la par.

En definitiva, la cinta se sostiene no tanto por las bromas que hacen en presencia de personas ajenas a la realización, que tal como el conjunto mismo, tienen altibajos, sino gracias a la pareja protagonista, con la ocurrencia del pequeño por un lado y la genial transformación de Johnny Knoxville por el otro. Junto con lucir un maquillaje impresionante –merecidísima la nominación al Oscar-, la manera en que Knoxville maneja tono de voz, postura y caminar es digna de aplauso.

El producto tiene tanto desenfado como se podría esperar, pero es innegable que es disparejo. Sin los primeros treinta minutos y los últimos quince, el resultado no distaría demasiado de alguna edición especial del programa que los popularizara a comienzos de siglo. Cumple con hacer creíble todo lo que es actuado y la conexión con lo que es improvisación es correcta, pero no pasa de ser una simpática distracción. Lo que queda es el consuelo de que, con más elaboración, lo propuesto puede ser explotado de mejor manera en proyectos futuros.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:
(2)
  1. Felix says:

    ¿que onda los comentarios en esta pagina? todo es malo, por lo que es yo morí de la risa.

  2. Avenger says:

    no basta con que haga reír para que una comedia sea “buena”, simplón ignorante

Comentar

Responder