Drácula, La Historia Jamás Contada

Jueves, 16 de Octubre de 2014 | 11:54 am | No hay comentarios

Título original:

Dracula Untold

Dirigida por:

Gary Shore

Duración:

92 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Luke Evans, Sarah Gadon, Dominic Cooper, Zach McGowan, Samantha Barks, Thor Kristjansson, Art Parkinson, Charles Dance, Diarmaid Murtagh, Paul Kaye, William Houston

Cuando nos encontramos con estrategias difusivas que subyugan al concepto mismo de una película, es muy probable que entendamos que el resultado de esta última podría ser deficiente. Más allá de la omnipresente publicidad de la que hoy día gozan las grandes producciones, es el número de medios en la propaganda de la misma lo que puede hacer la diferencia en la percepción de las personas. Cuando la popularidad de un personaje tan célebre como Drácula –que, por lo mismo, hoy exhibe una imagen vapuleada- no es todo lo suficiente para atraer al público, la solución radica en ocupar su misma figura, ya sobrexplotada en su promoción, para intentar convencernos sobre lo que se presenta como novedad. Precedida por esta lógica de subestimación hacia el público, llega a salas nacionales “Drácula, La Historia Jamás Contada”.

DRACULA UNTOLD 01Vlad (Luke Evans) es el príncipe de un pequeño pueblo llamado Valaquia, al sur de Rumania, sobre el cual ejerce un gobierno de justicia y bondad. Sin embargo, también es un muy temido guerrero, capaz de empalar a sus adversarios sin remordimientos en el campo de batalla. Cuando el imperio turco, el más grande de la época, decide que con el tributo que Vlad les paga ya no es suficiente y amenaza directamente al bienestar de los suyos, incluida su esposa y su hijo, el príncipe tendrá que decidir entre someterse o declarar una guerra que él sabe perderá. Su esperanza está en que un oscuro engendro de las montañas, asesino de una gran cantidad de turcos, le traspase el poder que tiene, aunque el costo de esto sea alto.

En la idea de sus creadores, la originalidad que tiene “Drácula, La Historia Jamás Contada” reside en escarbar sobre la vida del mítico vampiro, antes, durante y después de su transformación, cuando aún conservaba su nombre: Vlad Tepes, príncipe de Valaquia. Esto es algo que suena bien, considerando que en las múltiples revisiones cinematográficas del personaje creado por el autor Bram Stoker, pocas –acaso, alguna- retrataron el origen del mito. El relato de Gary Shore, neófito director a cargo de esta cinta, emprende a través de la dificultad que representaba para las localidades más pequeñas, a fines de la época Media y comienzos de la Edad Moderna al este de Europa, sobrevivir a la expansión de enormes civilizaciones; en este caso puntual, el imperio turco. Con aportaciones bien acertadas en el contexto histórico a nivel de introducción, la película se encarga, por medio de sólo una secuencia particularmente larga (interesante en el diálogo, pero desafortunada en su ejecución, incluso soporífera), de plantear el DRACULA UNTOLD 02origen del vampiro más famoso existente. Esto podría haber significado una base decente para enarbolar de buena forma los hechos venideros, pero a partir de este punto el filme recorre planicies eternas, tanto en el desarrollo de sus personajes, como en la narración misma.

Como consecuencia de lo anterior, la cinta no termina de enganchar luego de propuestos sus conflictos. Todo lo desenvuelto en la historia a partir de sus dos tercios se decae en un vaivén sobre los mismos pasajes, sobre algo que ya parecía haber sido proyectado apenas unos cuantos minutos antes. La dinámica se forja en instantes orientados hacia la acción y pasividad de las escenas, disponiendo de estos dos tratamientos como algo uniforme hasta el final del título. Más allá del medianamente aceptable cometido de Luke Evans, en su papel de Vlad/Drácula, los personajes no prosperan de ninguna manera. Las limitaciones en términos de aparición de los secundarios, podrían sugerir que los realizadores de la cinta entienden como un individuo unidimensional en el guión a una figura tan emblemática como la de Drácula; que este crea y sustenta sus propias motivaciones, sin factores externos que afecten su devenir. Esto claramente es algo que está totalmente alejado de la realidad; para esta película, y para el quehacer del cine mismo. Acá, hay presente una cantidad generosa de personajes de segunda línea, que perfectamente se pudiesen globalizar en uno solo para justificar los caricaturescos recovecos melodramáticos que sugiere la película. Inclusive, los evidentes plot holes (vacíos en el argumento) que tienen lugar en la cinta, podrían haberse pasado por alto si lo anterior se hubiese trabajado con más dedicación.

Como casi siempre en estas grandes producciones –la película tuvo un presupuesto de US$ 70 millones, sin contar promoción ni distribución– el apartado técnico es un festín. La lograda DRACULA UNTOLD 03ambientación gótica y la calidad fotográfica para retratar lugares en tonos más templados, se puede recibir de gran manera y como lo mejor del título. Ahora, a raíz de lo primero, las batallas propuestas en rápidas secuencias de acción, dibujadas en la sombra de tonos oscuros, no se alcanzan a distinguir en toda su envergadura, por lo tanto el detalle está lejos de ser comprobado. En general, el filme posee muy buenos efectos especiales, incluso algunos que se pueden percibir como pioneros en su tipo.

Para ser justos, la película (hasta que llega el final) no aburre hasta el extremo de llegar a querer levantarnos de nuestros asientos y retirarnos indignados, básicamente por su corta duración y por el buen timing que maneja. Lastimosamente, esta es una sorpresa que está reservada para el desenlace que, cubierta con un manto de pretensión e incoherencia terribles, baja hasta el cero absoluto su calificación final. Ya tuvimos que soportar la grandilocuencia megalómana de Francis Ford Coppola con “Bram Stoker’s Drácula” (1992), vicio del que él mismo hizo escuela con “Apocalypse Now” (1979). Lo aguantamos porque, bueno, es Coppola, y más de algún mérito tiene el tipo. Para que quede en los registros, sin credenciales de por medio, esta “Drácula, La Historia Jamás Contada” es, paradójicamente, una historia que jamás debió ser contada. Que no se entere Bela Lugosi.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder