Dos Armas Letales

Miércoles, 8 de Enero de 2014 | 11:31 am | No hay comentarios

Título original:

2 Guns

Dirigida por:

Baltasar Kormákur

Duración:

109 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Mark Wahlberg, Denzel Washington, Paula Patton, Bill Paxton, Fred Ward, James Marsden, Edward James Olmos, Robert John Burke, Greg Sproles, Patrick Fischler, Edgar Arreola, Derek Solorsano, Kyle Russell Clements, Christopher Matthew Cook

Las adaptaciones fílmicas a partir de historias y cómics de acción, que volvieron a saltar a la taquilla más notoriamente a partir de 2005 con “Batman Begins” y “Sin City”, no han parado de repuntar hasta hoy, convirtiéndose en una mina de oro para la industria cinematográfica hollywoodense. Prolíficos universos han inundado la cartelera como “Iron Man” (2008), “Kick Ass” (2010) o la archipopular “Los Vengadores” (2012), por nombrar algunos ejemplos. Sin embargo, también existen producciones a partir de novelas gráficas menos conocidas. Es el caso de “Dos Armas Letales”, basada en “2 Guns”, historieta creada por Steven Grant y Mateus Santolouco en 2008 y que el director islandés Baltasar Kormákur se encargó de dar vida.

2 GUNS 01Robert Trench (Denzel Washington) es agente encubierto de la DEA que busca atrapar in fraganti a Papi Greco (Edward James Olmos), un líder narcotraficante mexicano. Para lograr su objetivo se junta con Michael Stigman (Mark Wahlberg), un oficial de marina suspendido que desea limpiar su nombre. Ambos idean un plan para robar el banco donde Papi Greco guarda su dinero ilícito, sin embargo, ninguno de los protagonistas conoce la identidad real de su dupla delictual, por lo que sus intenciones se verán truncadas al descubrir las verdaderas intenciones de qué hacer con lo robado. Todo se agrava cuando Earl (Bill Paxton), un sádico agente de la CIA, comienza a buscar desesperadamente a ambos ladrones, reclamando el dinero y poniendo en aprieto los objetivos de la operación encubierta de ambos bandos.

La historia que se teje comienza pareciendo otra típica película acción policíaca. Se presentan a los protagonistas como dos calculadores, diestros y expertos tiradores con un arsenal de armas envidiable, temple de acero y coquetería distintiva, dispuestos a realizar cualquier tarea. Sin embargo, al adentrarse en la trama ya no es posible catalogar la cinta realmente como policial por dos hechos: los personajes tienen metas que van más allá de los objetivos impuestos por sus superiores, los que 2 GUNS 02son cancelados y cambiados paulatinamente, y porque ningún personaje puede ser realmente quién dice ser. Si se pudiera resumir el argumento en una frase, sería “nadie sabe para quién trabaja”. Tal como la comedia “Comando Especial” (2012), al más puro estilo de las buddy film, “Dos Armas Letales” presenta una dupla que en un principio tiene roces y poca química, pero que luego se dan cuenta de que no pueden seguir su destino sin el otro.

La dupla Washington-Wahlberg funciona a medias. El primero, respetado e imparable actor de grandes películas, difícilmente puede ejecutar papeles distintos a él mismo cuando no tiene un buen material entre manos. En estos casos, es como si constantemente viéramos a Denzel en pantalla y no al personaje. El segundo, en un intento carismático y bonachón, con sus músculos y todo, es parte del comic relief de la historia, más que un personaje desarrollado previamente. Ambos comparten la personalidad terca pero decidida de dos hombres con experiencia, pero que a ratos no responden emocionalmente entre sí para crear, al menos, una atmósfera “verídica”.

2 GUNS 03Esta producción está muy lejos de parecer una adaptación de cómic. Simplemente se procesa como otra historia creada por la industria para tener una película de acción en cartelera. Y eso, hasta que los efectos visuales decepcionan de sobremanera. A ratos hay mucha interacción y poca explosión. Si bien los diálogos son efectivos y en varios momentos cómicos, se pierden dentro de todo lo que el director quiso abarcar. Pareciese que no se pudo decidir en dónde poner el énfasis: en la historia o en el género. Se deben exceptuar, de todas formas, algunas escenas fielmente recreadas, principalmente al comienzo de la cinta.

Al final resulta un revoltijo, si bien gracioso, donde se juntan la mafia mexicana, las agencias de inteligencia, la marina estadounidense y cual vil marioneta, el dinero y su poder. Pero también otros móviles dentro de los personajes: el amor y la amistad, la creación de lazos y la confianza. Con tintes de comedia negra y desenlaces distintos a la versión original, es una cinta con una trama que intentó ser enredada a propósito y que falló en su mayoría, quitando de antemano la oportunidad de ser una franquicia cinematográfica segura.

Por Daniela Pérez

Enlace corto:

Comentar

Responder