Dallas Buyers Club

Miércoles, 5 de Marzo de 2014 | 1:19 pm | Comentarios (2)

Título original:

Dallas Buyers Club

Dirigida por:

Jean-Marc Vallée

Duración:

117 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Matthew McConaughey, Jennifer Garner, Jared Leto, Steve Zahn, Dallas Roberts, Denis O'Hare, Griffin Dunne, Kevin Rankin, Lawrence Turner, Jonathan Vane

El tema que decidieron darle a la recién pasada ceremonia de los Oscar, buscaba conmemorar a los héroes de las películas: Superhéroes, antihéroes o simples líderes, pequeños o grandes, que marcaron una diferencia para alguien o para algo. Parece adecuado entonces que las dos interpretaciones masculinas que se llevaron el galardón fueran las de Matthew McConaughey y Jared Leto, que en “Dallas Buyers Club” interpretan justamente eso, dos personas simples haciendo una gran diferencia para una comunidad entera.

DALLAS BUYERS CLUB 01Ron Woodroof (Matthew McConaughey) es un vaquero de rodeo texano drogadicto y homofóbico en el Dallas de 1985. Cuando una de sus numerosas conquistas le contagia VIH y recibe el diagnóstico, sabemos que estas son malas noticias para Ron, pero no simplemente por el hecho de que le anunciaron que le quedan 30 días de vida. Para el hombre, el sida es una enfermedad de homosexuales y él se rehúsa a estar asociado con ella. Cuando su salud empieza a deteriorarse, se alía con Rayon (Jared Leto), un paciente travesti con quien empieza a contrabandear fármacos ilegales en Estados Unidos, que ayudan a aliviar la enfermedad. Juntos crean un club en el que distribuyen la medicina a sus miembros, otros pacientes con VIH.

Las películas que abordan el tema del Sida suelen hacerlo con sutileza, como resguardándose ante una cuestión que incluso el día de hoy es tabú, con miedo de representarlo incorrectamente o de ofender involuntariamente. Esta temática suele ser relegada a cintas de corte independiente y estar ligada exclusivamente a personajes homosexuales. El camino que toma “Dallas Buyers Club” al respecto no difiere considerablemente de este patrón, pero se enfoca más en la universalidad de la lucha del protagonista, que en la comunidad que representa, presentándola de manera justa y sin emitir juicios sobre ella.

DALLAS BUYERS CLUB 03Lo más rescatable de “Dallas Buyers Club”, y lo que generó el interés inicial que la llevó lo lejos que ha llegado, son las actuaciones principales. McConaughey –desde que decidió hace poco más de un año empezar a exigirse como actor- hizo noticia por perder casi veinte kilos para interpretar el papel del moribundo texano, y Jared Leto también consiguió su buena parte de cobertura por la “transformación” que supone la interpretación de su personaje, pero estas actuaciones van más allá del mero cambio físico. Ambos trascienden los estereotipos en los que fácilmente pudiesen haber caído y enriquecen cada momento que comparten en pantalla. Ninguno niega los defectos de sus dañados personajes, McConaughey abrazando la ignorancia de Ron; Leto abarcando la testarudez de Rayon. Ver las interacciones de ambos, forzando la tolerancia mutua, empezando a agradarse y aprendiendo el uno del otro, forman los mejores momentos de la cinta.

Dicho esto, se siente como si McConaughey y Leto fuesen los únicos factores levantando la película. Es una gran historia aquella que busca contar “Dallas Buyers Club”, pero el problema es que los principales involucrados están operando a niveles muy dispares. Los actores mencionados (el resto no juega un papel predominante, con Jennifer Garner sintiéndose especialmente desperdiciada) están en plena forma y la dirección de Jean-Marc Vallée es lo suficientemente perspicaz como para optar por no lucirse y dejarlos hacer lo suyo, pero el guión parece traicionar a unos interpretes obligados a obedecerlo. Es plano y convencional, e incluye todas las escenas que se esperaría encontrar en una película como esta. Una historia así no necesita ser impredecible, pero cada escena está construida de DALLAS BUYERS CLUB 02forma tan poco sutil, que se dibuja muy claramente lo que se quiere obtener de ellas, y el orden en que suceden hace que la película sea carente de cualquier giro o sorpresa, llevándonos por el camino que sabemos que tomará. Para impedir que esto aburra, la propuesta de montaje es ágil y avanza con rapidez, pero más que agilizar la acción y acentuar el paso del tiempo, pareciera desdeñar los sucesos que se están contando y desproveerlos de relevancia.

El resto de los personajes son unidimensionales y no inciden mayormente en el desarrollo de la historia, desde los numerosos pero nunca amenazantes antagonistas, pasando por la pobre doctora de Garner como aliada solitaria, hasta una comunidad de enfermos con tan poco carácter e ímpetu, que hacen que la lucha del protagonista se sienta menos significativa de lo que es. Todos estos aspectos se vuelven especialmente molestos cuando se contrastan con el nivel en el que está trabajando la dupla principal, que se queda corta con el material que la rodea.

DALLAS BUYERS CLUB 04Aún así, se agradece que, por todas sus fallas, Vallée no juzgue a sus personajes y que, asimismo, no los enaltezca por sus méritos. Esta es una película noble, sobre personas imperfectas, acerca de desvalidos buscando hacer lo mejor en las peores circunstancias y que, operando fuera de la ley, logran marcar una diferencia con todo en contra, excepto las ganas de vivir. Eso es todo lo que se necesita para convertirse en héroes. “Dallas Buyers Club” tiene buenas intenciones, pero no puede evitarse el sentir que, además de sus dos impresionantes actuaciones, la película no sirve a la historia que está contando y que la mayor labor heroica de McConaughey y Leto es ser los únicos elementos redentores de una cinta que no funciona del todo.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:
(2)
  1. Cristóbal says:

    Peliculaza, en desacuerdo, la encontré magnífica, para mí debió ganar el Oscar. Detesto el ya cliché de “le faltó ambición” la encontré redonda

  2. Fantomas says:

    Totalmente en desacuerdo, la encontre una excelente pelicula. Aparte de lo obvio de las 2 increibles actuaciones de Leto y Mcconaughey, la pelicula es una gran critica a la medicina como negocio.

Comentar

Responder