Ese Es Mi Hijo

Jueves, 27 de Septiembre de 2012 | 11:00 am | Comentarios (1)

Título original:

That’s My Boy

Dirigida por:

Sean Anders

Duración:

116 minutos

Año:

2012

Protagonizada por:

Adam Sandler, Andy Samberg, Leighton Meester, James Caan, Susan Sarandon, Milo Ventimiglia

El humor burdo y facilista es el norte a seguir en esta comedia protagonizada por Adam Sandler, quien en su incansable peregrinaje por cintas de dudosa calidad, ahora se alía con el cómico estadounidense Andy Samberg, quien ha logrado una fama considerable en el último tiempo gracias a sus ingeniosos sketchs en el programa Saturday Night Live, para encarnar a la dupla protagonista de “Ese Es Mi Hijo”, filme dirigido por Sean Anders, quien ya ha demostrado sus “virtudes” cinematográficas en títulos como “Sex Drive” (2008) o “Mr. Popper’s Penguins” (2011), esa aberración para la familia que dejó al descubierto el hecho de que Jim Carrey no está pasando por su mejor momento, y cuyo guión fue firmado por Anders. A la vista de estos antecedentes, el panorama no es de lo más auspicioso.

“Ese Es Mi Hijo” cuenta la historia de Donny (Adam Sandler), un chico que cumplió la fantasía de muchos al acostarse con la profesora más deseada de su escuela. Sosteniendo una relación en la clandestinidad, el escándalo se desata cuando se descubre que la profesora del colegio está abusando de un preadolescente. Sentenciada a treinta años de cárcel, la mujer deja a cargo de Donny, un bebe que fue concebido durante su romance. Años más tarde, Donny es recordado como el chico que se acostó con su maestra, fama que le valió grandes dividendos monetarios, los cuales despilfarró hasta encontrarse con una deuda descomunal causada por la evasión de impuestos, y que  lo enviará a la cárcel de no pagarla durante los próximos días. Desesperado, decide buscar a su hijo, luego de que un programa de televisión le ofreciera una gran suma de dinero si es capaz de reunir a su pupilo con su madre. Por su parte, Todd (Andy Samberg), hijo de Donny, ha borrado cualquier huella de su vergonzoso origen logrando éxito económico y pronto a contraer matrimonio. Todd verá su mundo remecido cuando su irresponsable padre llegue a invadir su vida.

Incesto, masturbación, flatulencias y fluidos corporales, son la principal inspiración para crear los gags de “Ese Es Mi Hijo”. Material que en manos más habilidosas, como pueden ser las de los ingleses o cualquier otro país europeo, hubiese resultado mucho más gracioso sin sacrificar la irreverencia y la mala leche, pero agregando algo más de ingenio a los cansinos chistes del tipo “caca, pichí, peo”, dignos de un escolar de educación básica y que pululan sin asco en un sinnúmero de comedias norteamericanas de medio pelo. Para hacer una comparación, tenemos el caso de “El Dictador” (2012), que estuvo en cartelera hasta hace un par de semanas, y donde Sacha Baron Cohen hacía gala de su polémico sentido del humor, sin tapujos a la hora de burlarse de enfermedades terminales o la pedofilia. La gran diferencia entre ese filme y el que nos ocupa, es que el exceso estaba bien planteado, bajo un contexto y tono que sacaban carcajadas de temas tan delicados como es el abuso a un menor. En “Ese Es Mi Hijo” no existe nada de eso, y sólo prima la tontera y el mal gusto, factores que claramente no son suficientes para provocar risas, a menos que se tenga la mente de un adolescente que se esfuerza en aguantar la carcajada al escuchar la palabra “pene” durante la clase de biología.

Aunque en numerosos sentidos la película es detestable, tiene un par de momentos que sí provocan risa y la historia se desarrolla con fluidez a pesar de lo absurdo de la trama. Adam Sandler, que es amado y odiado por partes iguales, hace lo que sabe hacer y cumple con la caricatura que es su personaje. Una pena por Andy Samberg, quien hasta el momento había demostrado ser un tipo con bastante tino y cabeza para el humor, pero en esta ocasión como co-protagonista de una producción mayor, ve mermada su simpatía por la mediocridad de la película. De todas formas se salva de la quema, dando vida a un personaje que es, por lo menos, querible.

En fin, si son de los que disfrutaron con la saga de “Scary Movie” o cualquier otra incursión de Adam Sandler en el cine, gozarán con “Ese Es Mi Hijo”. Para el resto, no hay muchos argumentos que se puedan formular como para convencerlos de ir a ver esta comedia que le sobra grosería, pero le falta ingenio.

Por Sebastián Zumelzu

Enlace corto:
(1)
  1. Felipe says:

    Masturbación, Fuídos corporales, Flatulencias, “caca, pichí y peo”…parece canción de chancho en piedra

Comentar

Responder