Cobain: Montage Of Heck

Martes, 26 de Mayo de 2015 | 1:17 pm | No hay comentarios

Título original:

Kurt Cobain: Montage Of Heck

Dirigida por:

Brett Morgen

Duración:

132 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Kurt Cobain, Courtney Love, Don Cobain, Wendy O'Connor, Kim Cobain, Tracey Marander, Lori Barbero, Krist Novoselic, Frances Bean Cobain, Dave Grohl

“Tuvo que llegar ese marica de Cobain a arruinarlo todo”, decía un categórico Randy ‘The Ram’ Robinson en “The Wrestler” (2008), la película de Darren Aronofsky, para mostrar su fastidio por el cambio de paradigma que se producía en la escena musical norteamericana a principios de los 90, KURT COBAIN MONTAGE OF HECK 01cuando el sonido del glam metal aún predominaba. Y es que, claro, para el genial personaje encarnado por Mickey Rourke, fanático de las bandas de mercadotecnia que maquillaron al rock más duro, era difícil aceptar algo que probablemente ahora sea objetado por pocos: Nirvana como el emblema de una generación completa en el más amplio sentido. Y ahora, la historia detrás de aquello, donde la figura de Kurt Cobain transita por un camino paralelo, parece haber encontrado su documento definitivo.

Más allá de ser un documental biográfico sobre el músico fallecido en 1994, “Cobain: Montage Of Heck” es una cinta que trata de plantearse a partir de la mirada de su propio protagonista. Aquí, es el mismo Cobain quien se encarga de orientar el curso del relato por largos pasajes. Bajo ese prisma, el director Brett Morgen toma todo el material inédito dispuesto por la familia del ex líder de Nirvana, y logra darle un sentido de manera tal, que esto se sienta como el elemento medular dentro de la estructura narrativa; mientras el contexto de la historia se va estableciendo a través de entrevistas actuales y de archivo a quienes formaran parte del círculo íntimo de Cobain en algún momento de su KURT COBAIN MONTAGE OF HECK 02vida –madre, padre, madrastra, hermana, ex novia, Krist Novoselic, Courtney Love, entre otros-, toda la herencia dejada por él en forma de escritos, dibujos, videos y audios, resulta clave para retratar en algún punto, e inequívocamente, la complejidad de sus ideas.

La sinceridad del filme se va entendiendo en la medida que el nacido en Aberdeen no es referido como la persona que descubriera en la fama algo indeseable, muy por el contrario: acá se intenta aterrizar su imagen hacia la normalidad, al lugar del Cobain corriente, aquel que, siendo joven y sin solvencia económica, llegara preocupado de los gastos a fin de mes; del paciente que tiene que ir al médico a hacerse una endoscopia porque le duele el estómago, del niño hiperactivo que desarrollara un terror patológico a la humillación, de quien tuviera presente “arrendar ‘Eraserhead’ con el cupón de 99 centavos que está en la billetera”, del que en vez de firmar como Kurt en sus diarios, lo hacía como “Kurdt”, o el del tipo que era evidentemente feliz pasando el tiempo con su hija, fuere en las condiciones que hayan sido.

Ahí, donde “Cobain: Montage Of Heck” habla con propiedad de todo lo anterior, también lo hace sin filtros visuales, ni argumentales, sobre espacios íntimos, drogas y violencia: la historia que todos KURT COBAIN MONTAGE OF HECK 03conocemos de memoria, aquí se encuentra brillantemente matizada por animaciones al estilo “Waking Life” (2002) de Richard Linklater, capaces de aportar en instancias de solemnidad y distensión por partes iguales. Asimismo, la ocasión de ocupar por fin la música de Nirvana con la autorización de Courtney Love para un documental, queda registrado en altísimos montajes del tipo “School” sonando en el fondo con la proyección de “Over The Edge” (1979), revelador largometraje en la adolescencia de Cobain.

En una época donde las conductas más viscerales del rock se encuentran casi extintas, los viejos y nuevos fans seguramente podrán reconocer el quehacer de un trabajo como el que hoy día se estrena, considerando que, esta vez, la imagen inestable de la persona tras el Kurt Cobain conocido se encuentra validada por su propia hija –Frances Bean Cobain asume el rol de productora ejecutiva-, y el relato se deshace, a través de cada uno de los rincones que explora sobre el malogrado músico, en evidencias que parecen ser las definitivas y, finalmente, en el más sentido homenaje.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder