Ciudades de Papel

Jueves, 23 de Julio de 2015 | 1:28 am | No hay comentarios

Título original:

Paper Towns

Dirigida por:

Jake Schreier

Duración:

109 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Nat Wolff, Cara Delevingne, Halston Sage, Austin Abrams, Jaz Sinclair, Meg Crosbie, Tom Hillmann, Justice Smith, Griffin Freeman, Tom Hillmann, Robert Crayton, Drew Matthews, Robert Crayton, Josiah Cerio

Puede ser muy interesante relacionar las distintas lecturas que se desprenden de un género como el coming-of-age, aquel que, tanto en su versión literaria como cinematográfica, va construyendo el crecimiento sicológico de sus protagonistas, reflejándose en una etapa de sus vidas que representa transición personal. Interesante porque, a pesar de que no hay un completo acuerdo entre los expertos de la materia, esta transición se suele expresar en el paso que existe desde la niñez hacia la adultez, es decir, en la adolescencia tardía de personas que se encuentran capacitadas para asumir el control de sus decisiones, ilusionándose o desencantándose sobre una realidad que ya no las tiene como observadores desentendidos, sino como entidades participativas que atraviesan la pérdida de PAPER TOWNS 01su inocencia e ingenuidad en ese preciso lapso. Entretanto, “The Perks Of Being A Wallflower” (2012), tantea el camino para que producciones del tipo “Ciudades de Papel” tengan un reconocimiento asegurado por el público juvenil.

La película cuenta la historia de Quentin (Nat Wolff), un tranquilo joven que está a punto de terminar la escuela secundaria y que sólo desea continuar con una vida normal. Todo lo contrario a Margo (Cara Delevingne), su vecina de enfrente a quien le gustan las aventuras, y de la que él ha estado enamorado desde que eran unos niños. Luego de haberse distanciado por un largo tiempo, Margo sorprenderá a Quentin para que lo acompañe en una venganza contra su ex novio, en una noche que se transformará en la más emocionante en la vida del joven, y que lo hará pensar que sus sentimientos finalmente van a ser correspondidos. Sin embargo, Margo tiene otros planes, y al día siguiente desaparece sin avisar a nadie y sólo dejando lo que parecen ser unas pistas sobre su paradero. De esta manera, y acompañado por sus amigos, Quentin inicia un viaje para encontrar a la misteriosa adolescente y descubrir cuáles son sus reales intenciones.

En esta segunda adaptación hacia el cine de una novela escrita por John Green –la primera fue “The Fault In Our Stars” (2014)-, las cosas parecen no ser tan evidentes como sugiere su argumento, en términos donde no es la relación que se podría establecer entre sus protagonistas la que ocupa los grandes asuntos del relato, sino más bien son las búsquedas individuales (muchas veces a ciegas) de cada uno las que van formando el curso del último. En la medida que el plan introductorio de “Ciudades de Papel” se va articulando sobre cintas como “Flipped” (2010) o “The Girl Next Door” PAPER TOWNS 02(2004), en donde la primera nos recuerda la amistad con tinturas amorosas que se puede forjar entre dos niños de la misma edad que viven próximos, y la segunda repasa la idea complementaria de una pareja sobre la que cada parte conduce una personalidad extremada, la historia va haciendo espacio para el giro que finalmente va a marcar su camino hasta el desenlace, entregando de forma simultánea mayor sentido para lo que primeramente se planteó.

Considerando que a este tipo de largometrajes se les debe poner especial atención a su porción escrita, básicamente porque su concepción viene desde un trabajo literario previo, y porque es aquello que dicen sus personajes lo que podría causar algún impacto en el espectador a quien están dirigidos los diálogos, sería lógico pensar en la ausencia de Green para la confección del guión como un error, sin embargo, los dos libretistas que completan esta tarea, amén de sus excelentes intervenciones pasadas –“(500) Days Of Summer” (2009), “The Spectacular Now” (2013) y la referida “The Fault In Our Stars” se cuentan entre su catálogo-, saben manejar con muy buena pluma el fragmento legible de “Ciudades de Papel”; aquí casi no existe lugar para lecciones de autoayuda y superación personal, pues el espacio ya está tomado por sencillas líneas que contribuyen a la comedia del filme, y que por pasajes se dan el lujo de citar a Walt Whitman sin que el recurso se muestre inaccesible.

Tan contrapuestas como son “Superbad” (2007), “3 Idiots” (2009) o “Kick Ass” (2010), pareciera que la pauta siempre se dirige a desarrollar el concepto de amistad en un triunvirato. Sin resentirse en la PAPER TOWNS 03fórmula, “Ciudades de Papel” también apuesta por lo mismo, llegando incluso más allá al incorporar el papel de los secundarios como focos de atención dispuestos para llenar la pantalla con sus propias historias; aquí son los amigos de Quentin quienes más de una vez firman los momentos más entretenidos y formales del título.

En resumen, “Ciudades de Papel”, sin ser una cinta brillante en su clasificación, cargando un número de inconsistencias suficientes como para distar de la verosimilitud, y pudiendo ser objetada como el trampolín a la consagración de la estrella juvenil actual –otras actrices pudieron hacerlo mejor que Cara Delevingne en el rol de Margo-, concluye de todas maneras en un producto destacable, al saber exponer con paciencia un escenario que es normal en la transición adolescente: la idealización que conscientemente se hace sobre una persona. Para ser la tesis de una película, esto es algo que está muy bien.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...