Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso

Miércoles, 28 de Agosto de 2013 | 10:15 am | No hay comentarios

Título original:

The Mortal Instruments: City Of Bones

Dirigida por:

Harald Zwart

Duración:

130 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Lily Collins, Lena Headey, Jonathan Rhys Meyers, Robert Sheehan, Jamie Campbell Bower, Jared Harris, Kevin Zegers, Aidan Turner, Kevin Durand, Jemima West, CCH Pounder, Robert Maillet, Godfrey Gao, Stephen R. Hart, Elyas M'Barek, Chad Connell, Harry Van Gorkum, Jonathan Seinen, Chris Ratz

La novela juvenil se ha convertido en una de las fuentes que ha dado más dinero a Hollywood en los últimos años, junto con el cómic, y en la década pasada, primero se explotó la fantasía de aventura con Harry Potter como precursora, para años después pasar a la fantasía romántica y empalagosa con la saga “Crepúsculo” a la cabeza. Luego de su impacto, cada una ha marcado pauta, pero sus THE MORTAL INSTRUMENTS CITY OF BONES 01herederas no han tenido el éxito esperado. Por supuesto, Hollywood no se rinde en su intento de explotar fórmulas probadas y nuevas adaptaciones a la pantalla grande de este tipo de literatura se siguen produciendo. “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso” por un momento parece querer inclinarse por la primera vía, pero finalmente no esconde su devoción por la saga vampírica, aunque con algunas pequeñas variantes no vistas hasta ahora en el subgénero.

La película se centra en la joven Clary Fray (Lily Collins), quien de golpe se entera que está conectada a un mundo desconocido para los humanos. En este, un grupo de guerreros –que habita una especie de Hogwarts situado en medio de Brooklyn- mantiene una lucha milenaria contra demonios. En la búsqueda por hallar a su madre y encontrar otras respuestas, Clara será acompañada por su amigo Simon (Robert Sheehan) y los cazadores de sombras, liderados por Jace (Jamie Campbell Bower).

THE MORTAL INSTRUMENTS CITY OF BONES 02La cinta instala sus pilares en arenas poco seguras, con un arranque que puede resultar desconcertante dada las escasas explicaciones que brinda. Sin embargo, lo veloz de su montaje provoca que se haga difícil quedarse abajo de este tren. El metraje avanza, y la película juega sus cartas e impone un ritmo que invita a pensar que estamos ante una vibrante aventura. Pero lo inconsistente de sus cimientos provoca que todo se derrumbe pronto. El filme quita el pie del acelerador y, alrededor de la mitad, se desploma. La razón no es tanto que el insulso romance se apodere del relato, sino a que es incapaz de sostener la intriga, y la resolución de los pocos cabos sueltos que cierra es vulgar. De este modo, las salidas rápidas e inauditas se suceden sin pudor. Con el permiso de las comedias, aquí está el momento más desternillante del año (involucra a un anillo).

Lo más llamativo en el caso de “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso”, es que se ubica como la adaptación de este tipo menos infantil y más oscura. Juega con elementos no vistos hasta ahora en esta clase de cine, que, sin embargo, vienen a ser diferencias que están lejos de plantear una innovación. Responden, más bien, a una capa de barniz muy delgada, para cubrir la misma historia de siempre.

THE MORTAL INSTRUMENTS CITY OF BONES 03Las herederas de la saga Crepúsculo han continuado su trazo con mayor y menor fortuna. Mientras “Hermosa Criaturas” y “La Huésped” se acercaron más a seguir al pie de la letra el molde de romance imposible, “Mi Novio es un Zombie” tomó distancia de la franquicia vampírica. Curiosamente, la más satisfactoria ha sido esta última, con la clave de darle al romance y a la aventura el mismo peso, bañando todo con un tono entrañable y distendido. La película que nos convoca, además de tratar de desmarcarse algo de lo establecido, intenta acercarse vagamente a lo conseguido por el trabajo de Jonathan Levine, con dosis muy aisladas de autoparodia, que de todas formas no consiguen aligerar y quitarle ese innecesario carácter sufrido al conjunto. Visto este nuevo largo adolescente, parece conveniente que las nuevas aspirantes a franquicia opten por el camino de no tomarse las cosas tan en serio, porque hasta ahora tanta gravedad no les ha resultado por ningún lado.

Mucha cuerina, una estética oscura, actuaciones maqueteadas, diálogos rígidos, es parte de lo que ofrece esta película. A eso se le suman efectos especiales realizados con el vuelto de “Iron Man 3” y una dirección endeble cortesía de Harald Zwart, realizador de cintas como “Agent Cody Banks” (2003) y “The Pink Panther 2” (2009). Si bien es cierto que no termina siendo el enésimo fiasco del año, todo es considerablemente más insípido de lo que prometía su inicio.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder