Cars 3

Jueves, 13 de Julio de 2017 | 12:14 am | No hay comentarios

Título original:

Cars 3

Dirigida por:

Brian Fee

Duración:

102 minutos

Año:

2017

Protagonizada por:

Animación

Es innegable la posición de Pixar como estudio de animación digital; cada vez que un estreno llega a cartelera es casi asegurado el éxito comercial y en crítica, y de la misma forma existe una gran presión en cada lanzamiento. Por lo tanto, se ha visto cómo durante los últimos años se ha continuado trabajando éxitos pasados en secuelas que permiten ahondar aún más en aquellos universos y, de alguna forma, asegurar que el relato se mueva en aguas conocidas, como es el caso de “Toy Story 3” (2010), “Monsters University” (2013) y “Finding Dory” (2016).

Esta vez se vuelve al universo narrativo de “Cars”, en un mundo poblado por vehículos antropomorfos que conquistaron al público el año 2006. Luego de seis años de su sucesora, “Cars 2”, centrada en temáticas del cine de espías y acción y que se alejaba de su espíritu original, esta nueva entrega se instala como la definitiva dentro de esta trilogía animada, retomando parte de su esencia y agregando elementos que pretenden sumar originalidad.

Rayo McQueen sigue siendo una leyenda como auto de carreras; sus habilidades y popularidad lo han mantenido vigente, hasta que una nueva generación de autos con tecnología más avanzada hace dudar de la potencia del N° 95. Negando la posibilidad de retirarse, McQueen contará con la ayuda de una experta entrenadora, Cruz Ramirez, quien será el apoyo principal para que el corredor vuelva a las pistas totalmente renovado.

Una de las principales críticas que recibió “Cars 2” refería a la distancia que tomaba con la primera parte para contar una historia mucho más grande, donde autos espías y espectaculares secuencias de persecución eran protagonistas. En ese entonces, la espectacularidad visual tomaba el mando, dejando de lado el desarrollo de sus personajes y principalmente al protagonista de la primera entrega. Así, se pudo notar una disociación importante entre el desafío visual de una segunda parte y el desarrollo de una historia cautivante, ingrediente que caracteriza a las producciones Pixar.

Afortunadamente, el sendero que transita “Cars 3” es uno mucho más familiar y conocido por los seguidores de la ahora trilogía, pues logra retomar elementos de la primera entrega que se relacionaban directamente con el trabajo en equipo y los sacrificios por lograr las metas establecidas, desarrollándolos hasta el punto de profundizar en las nuevas motivaciones y miedos de su protagonista. Las temáticas trabajadas en esta tercera entrega están más conectadas con la adultez y el crecimiento, y en cómo los cambios que trae el tiempo podrían afectar el desempeño profesional del protagonista, dejando espacio para una maduración de tópicos dentro de la narración.

Considerando que “Cars” es una de las películas del estudio que más llegada tiene con el espectador infantil, se les da gran espacio a contenidos de corte mucho más familiar, dejando que la aventura se tome la pantalla y logre ser una cinta lo suficientemente atractiva para su público objetivo. Así también, la dosis de humor aumenta, haciendo de esta tercera parte una divertida historia.

Una de las fortalezas de este filme tiene que ver con la dinámica establecida entre Rayo MacQueen y su nueva entrenadora, Cruz Ramirez. Es gracias a esta relación que el relato toma mayor agilidad y se puede ahondar en las problemáticas del protagonista, puesto que serán las dificultades que enfrentan su entrenadora y él como estudiante las que servirán de pretexto para que puedan trabajar juntos, luchando por lograr un mismo objetivo, resultando en una relación mucho más simétrica, empujando a McQueen a desarrollar habilidades ocultas que lo harán crecer y enriqueciendo las características del personaje. De esta forma, se encauza un relato que podría parecer predecible, pero que logra sorprender gratamente.

Si hay algo que caracteriza a las producciones Pixar es su diseño visual, pues, si bien es un universo narrativo totalmente digital, existe el espacio para maravillar al espectador con un diseño de personajes y escenarios que logran traspasar la pantalla. Los distintos lugares en los que se mueven los personajes pueden sentirse reales gracias al realce que se le da a las texturas y colores, llenando la pantalla de secuencias visualmente atractivas.

En conclusión, se ve una mejora desde su antecesora, y seguramente quienes han seguido las aventuras del auto de carreras podrán disfrutar de una historia que parece definitiva. Sin embargo, la ahora trilogía siempre se ha mantenido como una de las producciones más bajas dentro del estudio, pues si las otras entregas Pixar se caracterizan por lograr la mezcla casi perfecta de sensibilidad y entretención en una narración, es justamente lo que en “Cars” escasea. De todas formas, se notan los intentos de entregar mayor profundidad en el desarrollo de sus personajes y evolución en su relato, resultando en una película de construcción adecuada y que funciona correctamente dentro de su universo narrativo.

Por Ángelo Illanes

Enlace corto:

Comentar

Responder