Cantinflas

Jueves, 16 de Octubre de 2014 | 10:30 am | No hay comentarios

Título original:

Cantinflas

Dirigida por:

Sebastian del Amo

Duración:

102 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Óscar Jaenada, Michael Imperioli, Ilse Salas, Luis Gerardo Méndez, Ximena González Rubio, Ana Layevska, Gabriela de la Garza, Teresa Ruiz, Rodrigo Murray, Bárbara Mori, Diana Lein, Joaquín Cosío, Julian Sedgwick, Mario Zaragoza

El demoledor éxito que tuvo Mario Moreno “Cantinflas” tiene su asidero en la representación que el actor, en sus tiempos de gloria –principalmente entre la década del 50 y 60-, hacía del mexicano promedio luego del escenario social post revolución de Emiliano Zapata y Francisco “Pancho” Villa. De alguna forma y con un desfase mínimo en su contemporaneidad, esto se puede extrapolar a lo que realizadores como Vittorio De Sica hicieron a través del neorrealismo cinematográfico italiano, luego de la segunda guerra mundial; el incalculable valor que estas dos expresiones audiovisuales tuvieron en sus respectivos países de origen –y en un nivel no menor, en la escala global-, dio cuenta de cómo el cine puede transformarse en una vertiente por la cual pueden atravesar sociedades completas para lograr un escape a la realidad muchas veces implacable.

CANTINFLAS 01La película cuenta parte de la vida del reconocido comediante mexicano Mario Moreno “Cantinflas”, interpretado por el actor español Óscar Jaenada. La historia se centra en dos etapas en la vida de Moreno; primero, se muestra un lugar de lo que fueron los difíciles primeros pasos que debió dar para entrar al mundo del espectáculo. Y segundo, cuenta el ascenso del actor para convertirse en estelar de la cinta “La Vuelta al Mundo en Ochenta Días” (1956), su segundo largometraje hecho en color, coprotagonizado por Shirley MacLaine, y el salto definitivo a su estrellato, lo que a su vez le reportó el Globo de Oro al mejor actor de comedia por esta cinta.

Es muy difícil enarbolar de buena manera un biopic cuando el objetivo tiene por nombre la de una figura tan significativa como la de este icónico comediante. Más aún, cuando el resquicio de la generalidad queda relegado al complicado ejercicio de relatar sólo dos –aunque importantes- instancias de su vida. Probablemente es aquí donde “Cantinflas” tenga la gestación de todos sus grandes defectos, pues los saltos temporales que se intentan trabajar en el título no cuentan con la introducción de rigor para justificarlos, ni mucho menos para dar pie a su entendimiento. La película, al no encontrar una identificación clara para incorporar estos elementos, queda sujeta al sinsentido, condición a la que es probable el espectador apele para llegar a una explicación lógica en el andar de la cinta.

CANTINFLAS 02El director de la producción, un joven y casi novato Sebastian del Amo, inunda de resabios a sus personajes ya estereotipados por el guión, lugar que en el caso más extremo puede resultar incluso en algo ofensivo para quien sea más sensible en su carácter patriota. Y, aunque el actor responsable de personificar a Mario Moreno y, aparte, a Cantinflas –extrañamente de nacionalidad española, y no mexicana- trate de llevar con carisma la interpretación, su cometido no alcanza para cubrir las falencias desde la confección del personaje; no existe diferencia alguna entre la vida de Moreno y Cantinflas, quedando la imagen del primero como la de una caricaturización del segundo. Está bien, son muy pocas las personas que recuerdan a Mario Moreno como alguien despojado de la figura que lo hizo tan popular, sin embargo, otorgar de sólo una naturaleza al personaje central de esta película, sin diferenciar al entretenedor de la persona, termina por ser un retrato que muy probablemente nadie creerá. Sin ir más lejos, Robin Williams sufrió depresión gran parte de su vida mientras, paradójicamente, levantaba sus roles desde el júbilo.

Tampoco la estética ayuda mucho al filme. Claro está que desde hace mucho tiempo emplazadas las refinadas técnicas audiovisuales en la elaboración de un filme, es muy difícil capturar la esencia en la imagen de realizaciones tan antiguas; con “Cantinflas” esto se ve desproporcionado, hiriendo la mística que generaba el proyector en los 40.

CANTINFLAS 03México se alza como uno de los países latinoamericanos que en la reciente historia ha aportado con más personajes idiosincrásicos para la región. A la irrupción de Cantinflas, hay que agregar la enorme contribución en años posteriores de un todo iluminado Roberto Gómez Bolaños. El contexto político totalitario que tuvo lugar en el cono sur en años de guerra fría, atrasaron de una manera tristísima a las expresiones artísticas libres, encontrándose sólo a través de la ilustración en forma de cómic la crítica social –“Mafalda” en Argentina y, de alguna manera, “Condorito” en Chile. No es raro pensar que figuras como la de Cantinflas hayan servido como motivación de muchos quienes miraban en esa época con resignación su presente. Lastimosamente, en esta película no se puede encontrar el reflejo de la inspiración de aquello.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder