Búsqueda Implacable 3

Jueves, 29 de Enero de 2015 | 2:04 pm | Comentarios (1)

Título original:

Taken 3

Dirigida por:

Olivier Megaton

Duración:

109 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Liam Neeson, Famke Janssen, Maggie Grace, Jonny Weston, Forest Whitaker, Dougray Scott, Jon Gries, Leland Orser, Andrew Howard, Don Harvey, Al Sapienza

Entre los logros de “Búsqueda Implacable” (2008), una producción francesa de moderado presupuesto liderada por un director sin obras significativas a su haber, estuvo el haberse vuelto un extraordinario éxito de taquilla a nivel internacional y el marcar un punto de giro en la carrera de su protagonista Liam Neeson, quien en sus cincuenta se convirtió en un atípico referente como héroe de acción. Lógico fue entonces que se intentara repetir el fenómeno causado por la cinta sobre el agente retirado de la CIA que se embarca en una misión para salvar a su hija, llegando así la inevitable “Búsqueda Implacable 2” (2012) y ahora la inferior “Búsqueda Implacable 3”, que indica el fin de esta inesperada franquicia.

TAKEN 3 01La trama debe mantenerse lo suficientemente similar a las instalaciones anteriores para ofrecer cierta coherencia en los temas que trata la saga, por lo que nuevamente el agente Bryan Mills (Liam Neeson) se ve envuelto en una matanza a innumerables extranjeros, para luchar en nombre de sus seres queridos antes de que sea demasiado tarde. Esta vez, Mills es acusado de un asesinato que no cometió, y debe escapar de la escena del crimen y de la subsecuente cacería por parte de la policía para limpiar su nombre y tomar venganza contra quienes intentaron inculparlo.

Si en las cintas anteriores se le sacó el jugo a París y Estambul como locaciones no sólo atractivas, sino también funcionales para el desarrollo de la trama, ahora Los Angeles toma el lugar como el casual escenario en que se lleva a cabo la historia, pero desde el principio la ciudad está utilizada tan poco creativamente, que sólo sirve para augurar un número mayor de decepciones por venir. Tanto las locaciones como los enemigos y los conflictos son menos interesantes y originales que en el pasado.

Liam Neeson sigue cumpliendo diligentemente con las tareas que le ponen delante a su personaje, desde las escenas más cursis en que se relaciona con su familia, hasta las inverosímiles secuencias de TAKEN 3 02acción que nunca suponen un riesgo real para un personaje que se ha demostrado indestructible anteriormente, y que en esta entrega escapa de la muerte de formas aún menos creíbles. La única que parece correr algún riesgo real es su hija Kim (Maggie Grace), que inexplicable pero convenientemente no es capaz de mantenerse fuera de peligro. En este mundo en que las mujeres mueren, necesitan ser salvadas por hombres o simplemente no existen; Kim se mantiene como la eterna víctima.

La historia no es digna de mayor mención o análisis. Es una serie de persecuciones y escapes trillados, planes aparatosos de villanos caricaturescos y giros predecibles que cuestionan la inteligencia del espectador escena tras escena. Incluso las secuencias de acción son poco gratificantes en el sentido que resultan simplemente confusas. La propuesta de montaje es la de una sucesión vertiginosa de planos que repiten información y no duran más que un par de segundos. Pero cuando la explosión de un auto es mostrada a través de once cortes, es evidente que la técnica se vuelve excesiva y termina por abstraer de la historia. En innumerables secuencias el ritmo de videoclip de la cinta parece obedecer más al déficit atencional de adolescentes inquietos que a otra cosa, lo que es especialmente doloroso al inicio de la película, en que un poco más de permanencia en cada plano hubiera permitido una introducción más efectiva a la historia y un involucramiento mayor con los personajes.

TAKEN 3 03El crédito de Luc Besson en el guión –al igual que en las dos predecesoras- aclara un poco las exageraciones a las que se permite llegar la cinta y los giros absurdos de los que peca, recursos que suelen dar mejores resultados cuando se tiene a un realizador más apto liderando el proyecto. Pierre Morel supo manejar estos elementos más exitosamente en el caso de la primera entrega y el mismo Besson los utilizó a su favor recientemente en la ridícula pero exitosa “Lucy” (2014), sin embargo, aquí el director Olivier Megaton parece simplemente no entender cuál es la mejor forma de encausar el material con el que está trabajando, dirigiendo ineptamente la atención a lo más obvio y no aportando nada original a esta nueva instalación.

La existencia de “Búsqueda Implacable 3” es sólo otro exponente de una de las más frustrantes –pero comprensibles- tendencias de Hollywood: repetir algo interminablemente cuando nota que funciona y le reporta beneficios, sin particular preocupación por la calidad del producto entregado. Tras esta decepcionante entrega, sólo queda esperar que el tagline de la película (“Todo termina aquí”) sea una promesa más que un gancho publicitario, y que esta película le dé fin a una saga a la que ya le llegó la hora de terminar.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:
(1)
  1. Felipe Haldo Oliveros Carrasco says:

    Son entero pollos a mi me gusto.

Comentar

Responder