Bus 657

Jueves, 31 de Diciembre de 2015 | 1:25 am | No hay comentarios

Título original:

Heist

Dirigida por:

Scott Mann

Duración:

93 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Jeffrey Dean Morgan, Robert De Niro, Kate Bosworth, Dave Bautista, Mark-Paul Gosselaar, Gina Carano, D.B. Sweeney, Morris Chestnut, Summer Altice, Rosie Fellner, Lydia Hull, Alyssa Julya Smith

El año 1994 se estrenaba “Speed”, por estos lados más conocida como “Máxima Velocidad”, película donde la acción se apoderaba de la pantalla a partir de una tensión constante, un ritmo acorde a la temática y una llegada potente por parte de los personajes que, sin ser muchos, bastaban para liderar la narración. Durante los siguientes 21 años, hemos sido testigos de diversos intentos por desarrollar una cinta con temática similar y que logre los resultados de la película del ‘94. A esto hay que sumar la existencia de un tipo de cintas denominadas heist, que relatan crímenes y persecuciones memorables en torno a la acción y el suspenso. Dicho todo esto, “Bus 657” retoma elementos de todo lo anterior, pero sin lograr nada claro, ni tampoco algo positivo, quedando menos que a medio camino de las películas de donde busca inspirarse.

HEIST 01Vaughn (Jeffrey Dean Morgan) tiene un pasado oscuro en el lugar que trabaja, un casino dirigido por un peligroso mafioso llamado Pope (Robert De Niro). Cuando Vaughn se entera que no tiene los recursos económicos suficientes para poder pagar la operación que necesita su hija, decide aliarse con un codicioso compañero de trabajo para robar la cifra de dinero que le permita solventar el gasto médico.

Al igual que otras películas del denominado sub-género heist, “Bus 657” introduce un elemento de drama humano que yace en el fondo de la trama, y que en este caso es tratado de manera burda y sin sentido. Antecedentes de esto último podría ser una título como “John Q” (2002), donde la figura del padre que haría cualquier cosa por salvar a su hijo inicia un conflicto en el que se desarrollará la historia en su totalidad –incluyendo secuestros o, en este caso, un robo–, pero que en el caso de la cinta protagonizada por De Niro no logra ni siquiera tocar el tema de manera correcta, posicionándolo sólo como una explicación pobre a una historia que desde sus principios se desarrolla sin fundamento, para lo que acontecerá después.

Por otro lado, si bien existe una influencia directa ejercida sobre esta cinta por parte de  “Speed”, estas sólo coinciden en el escenario donde transcurren los hechos: un bus. Esto porque “Bus 657” equivoca su andar en todo lo que la película noventera se destacó: no manteniendo en ningún momento el suspenso, la acción que se presenta es carente de calidad y escasa, los antagonistas no HEIST 02generan el contrapeso al protagonista y, por último, el ritmo no alcanza para experimentar velocidad y sorpresa. Si hubiésemos de destacar algo –aunque no fuese con los estándares de calidad de otras cintas– sería la actuación de un De Niro que, sin hacer mucho, logra un personaje coherente, pero no maravilloso, y también uno que otro giro en la trama, que si bien ayudan a dinamizar el metraje no alcanzan para sobrellevar la poca calidad general del producto final.

En conclusión, “Bus 657” es francamente una burla al espectador, al que se le generan expectativas deshonestas en relación a lo que verdaderamente se proyecta en la película,  que de memorable no tiene nada, salvo que una que otra secuencia –decentes– y de manera muy aislada. Dicho esto,  “Speed” sigue siendo una escuela en el cine de acción, y en la que muchos han reprobado de manera escandalosa. Es de esperar que este género, y los matices de las películas heist sean tomados en serio, e inspiren resultados con una calidad que merezcan hacer vista de sus influencias.

Por Matías Ponce

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...