Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua

Jueves, 5 de Febrero de 2015 | 3:08 am | No hay comentarios

Título original:

The SpongeBob Movie: Sponge Out Of Water

Dirigida por:

Paul Tibbitt

Duración:

100 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

(Voces) Antonio Banderas, Frankie Muniz, Clancy Brown, Tom Kenny, Thomas F. Wilson, Jesica Ahlberg, Bill Fagerbakke, Slash, Christopher Backus, Rodger Bumpass, Mr. Lawrence

¿Para qué pagar por ver en el cine algo que en tu casa puedes ver gratis?”, se preguntaba Homero Simpson cuando en 2007 se estrenaba “Los Simpsons: La Película”. Tal sentencia, dispuesta en el tono sarcástico que siempre ha caracterizado a los de Springfield, cobra el mayor de los sentidos en el segundo exacto en que una serie de televisión es llevada hacia su versión cinematográfica. Discutible o no, lo cierto es que más han sido los fracasos que los éxitos producidos bajo esta fórmula: lo de THE SPONGEBOB MOVIE SPONGE OUT OF WATER 01“Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua”, adaptación de la popular serie animada, que ya había tenido su primer acercamiento al cine en 2004, viene a confirmar aquello.

Fondo de Bikini se encuentra bajo su más temida amenaza: alguien se ha robado la receta secreta de las cangreburgers y, como es de esperar, todos los ojos apuntan a Plankton, el minúsculo enemigo gastronómico de Don Cangrejo. Sin embargo, Bob Esponja se da cuenta que no ha sido Plankton el responsable del robo, sino que un pirata llamado Barba Burger (Antonio Banderas). Tratando de recuperar la receta y mientras en la ciudad acuática todo se ha vuelto apocalíptico por la falta de hamburguesas, Bob y Plankton inician una aventura que los llevará primero a viajar por el tiempo intentando descubrir lo que pasó, para después salir hacia la superficie terrestre a luchar contra Barba Burger.

Muchos colores, las mismas voces, y un sinsentido general es lo que ofrece “Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua” para mantener el espíritu de la serie original. Todo bien hasta ahí. El problema radica en que, aparte de esto, no se entrega absolutamente nada más, quedando la impresión de que lo visto es más un capítulo larga duración de un programa de TV que desde hace un par de años viene arrastrando sus logros hacia el ocaso, más que una película que renueve los pergaminos de un espacio desplazado por otros shows animados más interesantes en sus propuestas. Acá, el THE SPONGEBOB MOVIE SPONGE OUT OF WATER 02argumento de la cinta, revisitado una vez más desde los numerosos episodios que plantean el mismo conflicto –Plankton (u otro) tratando de robar la fórmula secreta de las cangreburgers- impiden que a partir de la historia puedan existir nuevos escenarios con giros que, fuera de que necesariamente sean entretenidos, también nunca antes hayan sido vistos.

En la primera de las dos partes que conforman la película, la estructura del relato va trazando dos montajes paralelos: por un lado, se concentra la actividad de lo que ocurre en el fondo del mar con todos los personajes que corresponden a ese sitio, y en el otro extremo se acomoda el espacio para que el pirata Barba Burger vaya contando cuáles son sus propias motivaciones.

Si bien lo último se asoma como una de las mayores innovaciones al introducir un personaje humano dentro de los protagónicos de la cinta, la historia abordada desde distintos flancos no termina de encajar, perjudicando a la continuidad de un largometraje que, dadas sus características, imperiosamente debe contar con un buen ritmo. Hacia el segundo segmento del filme, se apuesta por contraponer la realidad con la animación CGI. Un ejercicio que podría haber sido interesante, acá no alcanza a aprovecharse por completo, básicamente porque los entornos en que son puestos los THE SPONGEBOB MOVIE SPONGE OUT OF WATER 03personajes no dan para causar toda la gracia en un título que exige tener al absurdo divertido como su principal excusa. Lo anterior se suma al pobre espectáculo que entrega Antonio Banderas como una caricatura ultra forzada.

El naufragio total de “Bob Esponja: Un Héroe Fuera del Agua” no termina de ser así gracias a algunos gags que hacen cómicas referencias a un par de películas clásicas, y a la tácita y onírica extravagancia heredada de la serie. Sin embargo, esto no alcanza a aplacar los errores de una producción que, como siempre en estos casos, se concibe para ser una estrategia marketera sobre todo lo que rodea al objeto televisivo, y como todo un plan para que, aparte de comprar el ticket a la función, los más pequeños vacíen las confiterías del cine de turno.

Por Pablo Moya

Enlace corto:

Comentar

Responder