Aquel Martes Después de Navidad

Martes, 11 de Septiembre de 2012 | 3:57 pm | Comentarios (11)

Título original:

Marti, Dupa Craciun

Dirigida por:

Radu Muntean

Duración:

99 minutos

Año:

2010

Protagonizada por:

Mimi Branescu, Maria Popistasu, Mirela Oprisor, Dragos Bucur, Victor Rebengiuc

Al entrar a una sala de cine, asumimos que presenciaremos una mentira. Se ha repetido hasta el cansancio, como réplica a esa idea, que en las diversas formas que toma la expresión artística, esa mentira revela una verdad oculta. Quizás porque somos pésimos para asumirlas, o porque si vemos una luz demasiado cerca termina por cegarnos; ante una verdad dolorosa corremos y nos escondemos, esperando que la cálida (pero falsa) protección de un efecto placebo emocional nos cobije. Lo extraño es cuando la mentira que es el cine deja al descubierto otra falacia, la desnuda y deja nuestras convenciones sin ningún lugar donde guarecerse. Este es el juego que propone “Aquel Martes Después de Navidad”, película rumana que llega a los cines chilenos luego de su exhibición en Cannes 2010.

En la semana previa a Navidad se nos presenta a Paul (Mimi Banescu), quien está envuelto en una relación de varios meses con Raluca (Maria Popistasu), a espaldas de Adriana (Mirela Oprisor), su mujer. La amante es, además, la dentista de la hija del matrimonio, y un inesperado y tenso encuentro entre las dos mujeres en la consulta obliga a Paul a decidir si seguirá con su matrimonio (y la mentira) o confesará el engaño. Por si fuera poco, la cercanía de Navidad complica cualquier atisbo de solución, porque las consecuencias arruinarían la fiesta y el regalo de la menor.

El cine rumano ha destacado, en los últimos años, por una visión desesperanzada de la sociedad post régimen comunista, abarcando desde la historia política (“A Fost Sau n-a Fost?”, 2006), pasando por la crítica social al recién adoptado capitalismo (“Cea Mai Fericita Fata Din Lume”, 2009), o comedias negras de tintes kafkianos (“Moartea Domnului Lazarescu”, 2005). La visión que se extrae de esos títulos es de un país que ya perdió la ilusión, tanto en los grandes relatos ideológicos construidos durante la dictadura de Ceausescu, como en la supuesta panacea que llegaría con el sistema económico importado desde Occidente. Pero la crítica a épicas colectivas, abandonadas en los estertores del siglo XX, se enfoca ahora en el sujeto, sus ilusiones, engaños y miserias. “Aquel Martes Después de Navidad” propone una visión difícil de digerir en su forma, y en su fondo obliga a asumir cuánto debemos mentir para mantener las relaciones humanas y la felicidad ajena y propia.

Todo arte está determinado en esencia por su formato. En el cine, la cámara y la imagen en movimiento configuran la propuesta narrativa y expresiva que se desee transmitir. Por eso este medio, más allá de predicar o adoctrinar, es una excelente herramienta para mostrar y revelar. “Aquel Martes Después de Navidad” es un caso clínico de economía narrativa, uso de planos secuencia extensos, sutiles movimientos de cámara y la profundidad de campo, todo puesto en servicio de la narración y sus fisuras, pequeñas grietas que dejan pasar mensajes complejos e incómodos. Las palabras son usadas para revelar la primera capa, aquella que sostiene la mentira alrededor del matrimonio de Paul y Adriana o, en relación con la Navidad y la niña, la existencia de  Papá Noel. Pero al mirar con más detalle, se advierte que la imagen muestra lo que pasa en cada escena, sin rodeos, contemplaciones y sin importar las consecuencias. La tensión se acumula en cada segundo donde la cámara se mantiene fija, obligando a concentrarse en los personajes, sus reacciones, gestos, actos y omisiones. La lente muestra, nunca juzga, por eso su inmovilidad imperturbable en extensas escenas de más de 10 minutos sin cortes ni montaje.

Las relaciones humanas están basadas en sutiles mentiras, pequeñas concesiones que realizamos cada día, y que aceptamos al empatizar con los demás para escapar de la soledad. El límite para ocultar o falsear, está determinado según el nivel de tolerancia de cada cual. Paul miente para no herir, pero la decisión que marca el relato afectará también a su alrededor, destrozando su mundo, partiendo en dos a su familia y dividiéndola entre mentirosos y engañados. Los minutos finales concentran de manera magistral esta idea, al revelar el verdadero sentido de una Navidad feliz para muy pocos. Quienes quedan excluidos deben cargar con el dolor de una mentira confesada, reflejada en esa treta llamada “regalo de Papá Noel”, como si el objeto colocado bajo el árbol vaticinara todos los engaños que vendrán, todas esas ofrendas que entregamos para mantener la ilusión de normalidad llamada “vida”.

Por Juan Pablo Bravo

Enlace corto:
(11)
  1. Fabian says:

    Estimado, me fascinó su crítica, se nota con creces su amor por el cine y las buenas historias.
    Saludos.

    • Shiksha says:

      David,Bonitas vacaciones donde veo que la ola de calor tambie9n llegf3 (yo la pase9 en plena pivcrnoia de Ce1diz, no te digo ne1!).Ultimamente estoy leyendo mucho sobre La Palma, esas malvasedas dulces bien valdredan una escapa con la familia para descubrirlas.Ya me dare1s informacif3n detallada al respecto… y es que parece que alle1 se juntan dos de mis aficiones me1s emocionantes, el vino y la montaf1a.Bonita entrada.OG

    • Luana says:

      Como yo, que tengo ahora mismo una copa en la mano, y estoy flipando en cerolos…en cerolos ambarinos, se entiende.Tengo que darle tiempo pero los aromas a fruta macerada, escarchada; notas de botrytis que no notaba desde Vinoble..no se9, es la primera vez que me topo con un vino ased.

  2. Interesante crítica. Hacen falta películas que revelen esos aspectos de la condición humana que el resto de las película no se esfuerza en exponer. En un país donde la gente va a ver explosiones, películas como esta se agradecen. Será un gusto entrar a la sala de cine.

  3. Jacob Bustos Vargas says:

    Mas que la historia de engaños o promesas – conocer mas del cine europeo pos represión y sensura,
    Es interesante y refleja lo que la sociedad necesita comunicar son diferente rápidos al cine que estamos acostumbrados a ver en Latinoamérica gracias a lo que llega-

  4. Juan Carlos Millacura says:

    Independiente del hecho que la película tenga ya dos años, es interesante ver que se concrete su traída a los cines. Al igual como pasó con Tinker Taylor (…), en cuyo caso me llevé una muy grata sorpresa en cuanto a su argumento y la forma que lo llevaban, el leer la crítica me hizo interesarme enla película luego de desecharla de mi lista por ver. Espero que sea de aquellas que sorprenden por su esfuerzo en entregar una imagen cuidada en cada plano, más que el efectismo acostumbrado.

    Saludos

  5. Alejandra Alegria says:

    Interesante película. No he tenido la oportunidad de ver cine rumano y pese a que la trama podría dar para una película tipo Hollywood, lo leído me parece que podría ser distinto a lo esperado.

    • Gianella says:

      Hola chicos, la vedard es que me dajais un poco descolocado. Tal vez puede que haya sido la botella o el corcho, pero tal vez no.La af1ada 2008 es muy diferente a la 2007, la uva no consiguio madurar tanto y tan bien en la cepa y hubo que esperar me1s a la botritis para que se concentrase me1s la uva. La maceracif3n pelicular de la uva fue de 10 dias, algo me1s que en 2007, de ahed su color me1s ambarino.Como veis este af1o no pongo aire9n, porque no lo es 100%, lleva una pequef1a parte de verdejo, intamos ver como funcionaba esta variedad muy plantada aqued y que no aguanta tan bien el metodo de elaboracif3n que nosotros utilizamos. Esta pequef1a parte desde el inicio ya tubo unos aromas muy ajerezados aunque el vino se mantubo estable analiticamente.No se chicos, os invito a que proveis otra botella, le deis un decantado, que desde mi opinif3n le viene bien, y a ver que tal.Aun asi, se agradece la critica, esto nos hace seguir trabajando duro para mejorar.Gracias y Salud y buen vino.

  6. Francisca Infante says:

    Me parece increíble que este tipo de películas, aunque sean en su minoría, lleguen a Chile. Conocer otro tipo de Cine, mucho más interesante que el cine comercial al que estamos acostumbrados es un deleite.
    Después de leer la critica lo menos que se puede hacer es verla si o si, se ve interesantísima, estoy segura que sorprenderá.

  7. Hamid says:

    Bueno, dausrftir, dausrftir… me durf3 poco el disfrute. He comentado que en unas horas, de la comida a la cena el vino se murif3, vamos que no puede acabar la botella; recie9n abierto tiene un pase, pero al darle una segunda oportunidad en la cena ya no era lo mismo, tiene poco aguante este 2008, en estos dedas de Marzo de 2011. Creo que los pille9 algo tarde; estos vinos son para estrenarlos…Saludos.

Comentar

Responder