Antes de la Medianoche

Miércoles, 7 de Agosto de 2013 | 11:15 am | Comentarios (1)

Título original:

Before Midnight

Dirigida por:

Richard Linklater

Duración:

109 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Julie Delpy, Ethan Hawke, Seamus Davey-Fitzpatrick, Jennifer Prior, Charlotte Prior, Xenia Kalogeropoulou, Walter Lassally, Ariane Labed, Yannis Papadopoulos, Athina Rachel Tsangari, Panos Koronis

Un tren con destino a París se detiene en Viena. Un chico norteamericano se arrepiente de bajar y vuelve a su asiento. Le ofrece a una estudiante francesa a la que acaba de conocer que recorran juntos la ciudad hasta el amanecer, cuando sale el vuelo hacia su país. La chica no está segura, por lo que él le lanza: “Imagínate dentro de diez o veinte años, estás casada. Resulta que tu matrimonio no tiene la misma energía de antes. Culpas a tu esposo. Comienzas a pensar en todos los hombres que has conocido en tu vida y en lo que podría haber sucedido si te hubieras ligado a alguno de ellos. Bueno, yo soy uno esos”. Ella aceptaría y sería el comienzo de uno de los romances más bellos y sentidos del BEFORE MIDNIGHT 01cine reciente; nada menos que la partida de “Antes del Amanecer”, primera pieza de la trilogía dirigida por Richard Linklater.

Dieciocho años después, Jessie (Ethan Hawke) se encuentra en el aeropuerto despidiendo  a su hijo mayor. Se marcha del lugar y vemos a Celine (Julie Delpy) junto a un vehículo estacionado. Pero no es otro de sus fugaces encuentros: ahora viven juntos en Paris, tienen dos niñas y están pasando las vacaciones en la costa griega. Él ya se encuentra consolidado como escritor y Celine acaba de recibir una oferta de trabajo del gobierno. El conflicto se desatará porque Jessie siente que debe pasar más tiempo con su hijo, quien vive con su ex esposa en Chicago.

Película tan refrescante como dura, tan divertida como dolorosa, esta tercera parte, lejos de saber a producto recalentado, consigue hacerse sentir renovada. Principalmente porque marca diferencias con sus predecesoras, “Antes del Amanecer” y “Antes del Atardecer”. Partiendo porque los personajes que conocimos en las cintas de 1995 y 2004 enfrentan preocupaciones muy distintas. La primera abarcaba la pasión, ilusión y descubrimiento de un cándido romance que nadie sabía cómo terminaría, mientras que la siguiente era desolación por los años perdidos. En esta tercera película se resuelve la incógnita del final de la segunda y encuentra a los protagonistas como una pareja madura. Pero asistimos a un momento especialmente crítico de la relación, pues han empezado a aflorar el agotamiento por la inevitable rutina que viene con los hijos y las dudas por las decisiones tomadas. Ya llevan nueve años juntos y no dudan en decirse las cosas con la sinceridad de una cachetada. No se guardan nada, discuten a corazón abierto, incluso se dañan. Y eso trasmite más dolor y también, a ratos, más risas que cualquiera de los anteriores filmes.

BEFORE MIDNIGHT 03En ese sentido, si las otras cintas eran desgarradoras porque la pareja no parecía tener asegurado un futuro, esta lo es aún más, al plantear que mucho de lo que se propusieron en su juventud no pudieron cumplirlo y que emergieron dificultades que no tenían en sus cálculos. Es por eso que esta es una obra sobre lo doloroso que es aceptar que las expectativas no se cumplan, pues la realidad golpea en la cara. En la segunda película Jessie sostenía que no quería separarse de su mujer porque deseaba pasar cada segundo con su hijo. Lo cierto es que aquí ya está divorciado y la discusión central con su pareja se da porque quiere estar más cerca del niño y Celine no está dispuesta a abandonar su vida en Francia. Parece ser que las responsabilidades que acarrea tener hijos los han llevado a este momento: sin niños, puede que no estuviesen sumidos en esta crisis. O, tal vez, como esboza en algún momento uno de los protagonistas, se hubieran separado mucho antes. Estos son los vaivenes de este espléndido filme; las zonas grises e interrogantes que va sembrando, que dejan mucho espacio para que el espectador saque conclusiones. Así como jamás se decide a optar por darle el foco a uno de los dos protagonistas, tampoco da respuestas fáciles.

BEFORE MIDNIGHT 02La punta de lanza son –cómo no- los diálogos. Si bien no replica tal cual la estructura ejecutada en los dos episodios anteriores, se repiten las extensas escenas con diálogos perfectamente ajustados y desplegados con una naturalidad asombrosa. La diferencia está dada porque aquí irrumpen nuevos personajes y no hay plano secuencia tras plano secuencia. Pero eso no quita que esté repleta de memorables escenas, cada cual construida con más notable progresión y trabajada intensidad. Ethan Hawke y Julie Delpy vuelven a estar magníficos y juntos son pura complicidad. Sus estados de ánimo cambian de un minuto a otro: discuten, ríen, maldicen y se vuelve a encontrar. Cada escena está armada con cálculo, pero también con espacio para la espontaneidad, donde los guiños a las primeras cintas no tardan en salir.

No hay dudas de que, en manos de gente con una mirada menos certera, esta trilogía habría terminado en un producto mucho más ramplón. Si bien es cierto que la filmografía de Richard Linklater no goza de la regularidad que se desearía, es un director que siempre tiene algo interesante que ofrecer y gana inspiración cada vez que vuelve a los personajes de Jesse y Celine. Este es un triunfazo BEFORE MIDNIGHT 04tanto de él como de Hawke y Delpy. Primero, porque vuelven a colaborar en la escritura del guión, tal como en “Antes del Atardecer”: ambos ayudan a que el filme tenga un manejo de tiempos y un romanticismo poco habituales en el cine norteamericano, de reposada pasión y coherencia. Y segundo, porque sus actuaciones son exuberantes: están óptimamente acoplados el uno al otro y son capaces de traspasar a la acción la genialidad de los diálogos.

Lo que corona esta cinta es que nos encontramos con una perfecta sincronía con la realidad. Han pasado dieciocho y nueve años desde “Antes del Amanecer” y “Antes del Atardecer”, respectivamente, tanto en la ficción como en la realidad. Y todo se siente tan natural y cercano, que parece que el plan inicial siempre fue hacer tres películas. Tiene el encanto, la calma y la sensibilidad cada vez más difíciles de hallar hoy. Un gran retrato sobre una pareja que está estancada, con verdades que se van revelando pausadamente, pero cuyo efecto es aplastante. Esta es la maravilla que llevábamos meses esperando, y por la que Julie Delpy, Ethan Hawke y Richard Linklater pasarán a la posteridad.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:
(1)
  1. Ay ay, debo decir que tengo tremendos sentimientos encontrados con esta película. Estoy absolutamente de acuerdo con la opinión planteada en la columna, es una pieza magnífica que no defrauda (como temí en algún momento), sin embargo, al salir del cine me sentí con una desazón que no me había ocurrido con las dos anteriores, como que la cinta no fue como quise que fuera, o algo así; me digo a mi misma que debe ser porque me siento mucho más cercana (en términos de edad, experiencias y expectativas) a los personajes en las películas anteriores, y es por eso que al terminar de verla encontré que fue mucha discusión resentida de dos personas en la mediana edad, más que esa historia mágica que se sucedía en las anteriores. De todas formas, tremenda película, tremendas actuaciones, imperdible si se enganchó desde el comienzo, como tantos lo hicimos.

Comentar

Responder