Alvin y Las Ardillas: Aventura Sobre Ruedas

Jueves, 28 de Enero de 2016 | 11:34 am | No hay comentarios

Título original:

Alvin And The Chipmunks: The Road Chip

Dirigida por:

Walt Becker

Duración:

92 minutos

Año:

2015

Protagonizada por:

Jason Lee, Justin Long, Matthew Gray Gubler, Jesse McCartney, Kimberly Williams-Paisley, Josh Green, Tony Hale, Bella Thorne, Eddie Steeples, Christina Applegate, Kaley Cuoco, Anna Faris

Desde los ‘50 que ha existido “Alvin y las Ardillas”. Estableciéndose como una marca, primero se mostró como un grupo de personajes cuyas canciones lograron un éxito de ventas para las disqueras, luego se convirtió en una popular caricatura y actualmente es una serie de películas de live action con tres particulares ardillas animadas. Y siempre el gancho ha sido el mismo: ardillas cantando éxitos pop con un registro agudo obtenido mediante la ALVIN AND THE CHIPMUNKS THE ROAD CHIP 01aceleración del registro vocal. Pero con la transición y supervivencia de la franquicia salta la duda de si este sigue siendo un material que vale la pena preservar,  y cada cinta lucha con imponer su defensa.

Alvin, Theodore y Simon son el exitoso trío musical, y ya están establecidos en la casa y vida de Dave (Jason Lee), quien está saliendo con una mujer con la que su relación va cada vez más en serio. Cuando Dave planea un viaje con ella a Miami, las ardillas asumen que le propondrá matrimonio y los dejará de lado, por lo que, junto al rebelde hijo de la mujer, Miles (Josh Green), planean llegar a Miami para detener la propuesta, encontrándose con miles de obstáculos en el camino.

Desde la premisa, se puede inferir fácilmente cómo la cinta va a proceder y terminar, y “Alvin y Las Ardillas: Aventura Sobre Ruedas” no hace mucho por eludir lo predecible de su trama y desviar las expectativas de una audiencia que seguramente va más adelantada que ella. Desde el afecto que les tiene Dave, hasta lo ridículo del plan principal, el grupo central se da cuenta del estado de las cosas demasiado tarde; aunque esta se trate de un grupo de ALVIN AND THE CHIPMUNKS THE ROAD CHIP 02ardillas cantantes y sea una película dirigida para niños, esto es quizás lo menos verosímil de la propuesta.

Donde la cinta intenta compensar lo débil de su historia, es con los números musicales y las breves apariciones de estrellas invitadas. Al tratarse de una suerte de road trip, las ardillas pasan por diferentes áreas de Estados Unidos, lo que les da la excusa de sumergirse en las culturas correspondientes y reflejarlo a través de canciones. Esto es quizás el punto más interesante del filme, aunque no parezca ser su foco central y se termine desaprovechando. Por su parte, las diferentes caras conocidas que aparecen un par de minutos pueden ser divertidas, pero se quedan en la broma fácil y no son suficientes para levantar escenas que parecen más bien de relleno.

Cada personaje tiene, a lo más, una cualidad diferenciadora, la cinta es casualmente sexista o reductiva con las mujeres (lo que se ve con las Arditas, la contraparte femenina de las Ardillas) y el sentido del humor que caracteriza la película parece ser el de que el caos es divertido. Cuanto más desastre produce el trío principal, la cinta parece ALVIN AND THE CHIPMUNKS THE ROAD CHIP 03creer que más cómica está siendo, y el que las ardillas terminen destruyendo todo a su alrededor es su recurso para terminar todos los hilos y subtramas que parecen no llevar a ninguna parte.

Y es que quizás la franquicia tenga que aceptar que, si no se reinventa, enfrenta un fin inminente. Las cuatro películas, si bien han logrado un éxito moderado globalmente, son producciones caras que no parecen estar dirigidas a nadie específicamente. Esta en particular, la cuarta instalación, es la del presupuesto más abultado y a la que más le ha costado obtenerlo de vuelta. Apuntando un poco a la nostalgia de quienes están familiarizados con los personajes desde décadas anteriores, pero con un humor demasiado básico incluso para los niños que hoy en día pueden verla, el chiste de las ardillas cantantes ya parece estar viejo. “Alvin y Las Ardillas: Aventura Sobre Ruedas” no presenta un caso lo suficientemente fuerte como para que continúe.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:

Comentar

Responder