7 Semanas

Jueves, 8 de Diciembre de 2016 | 1:00 pm | No hay comentarios

Título original:

7 Semanas

Dirigida por:

Constanza Figari

Duración:

67 minutos

Año:

2016

Protagonizada por:

Paulina Moreno, Camilo Carmona, Luz Croxatto, Erto Pantoja

Volcar posturas sobre temas encendidos y contingentes en un filme es una iniciativa tentadora, a la que por estos días los cineastas locales no temen echar mano. Un desvarío de ese esfuerzo sugiere intentar envolver en ficción una lucha o injusticia social sin más intenciones que ser la película sobre algo apremiante. Delineado de ese modo, se entra y se sale de la sala inmutable por no haber visto una propuesta que invite a algún tipo de sensación o idea que repercuta, y ahí lo más loable reside en que se tuvo la voluntad de abordar desde lo cinematográfico un tema necesario de llevar a la discusión pública.

7-semanas-01La primera cinta de Constanza Figari pone en el centro a una pareja de pololos, donde ella (Paulina Moreno) es estudiante de danza y él (Camilo Carmona), algo mayor, tiene trabajo. Uno quiere avanzar con más prisa que el otro, ambos tienen familias disfuncionales, pero por sobre todo manejan planes. Objetivos y sueños que se ven alterados cuando quedan esperando un hijo; él y el entorno de ambos recibirán la noticia con alegría, pero en ella las dudas crecen, hasta llegar a tomar una determinación que no encuentra respuestas de afecto.

Probablemente, el gran juego que tenga para ofrecer la película sea apostar por ponerle el pelo rojo a la protagonista como contraste de la grisácea fotografía y aprovechar ese elemento para dar con cuidados planos, momentos suspendidos en el tiempo cuyo poder expresivo –aunque sea dilapidado– es difícil poner en duda. Son en especial esas escenas, no sujetas a una acción en particular y donde en general Moreno no está acompañada, las piezas más logradas del conjunto, pues dan cuenta del 7-semanas-02desamparo de un ser humano y retratan el drama que implica no querer ser madre y que no exista un círculo que contenga ni una ley que ampare.

Lamentablemente, eso no gana en profundidad, pues esta ópera prima en vez de proponerse hablar únicamente sobre una joven y su decisión, circunscribe la temática dentro de un pololeo, historia de amor narrada con cierta opacidad e inclinación por los lugares comunes, que tampoco se acopla como refuerzo importante de la situación que se genera cerca del último tercio. En definitiva, lo que se cuenta a lo largo de la cinta es más o menos lo que cualquiera podría imaginar viendo los primeros segundos, no existiendo en medio ni grandes indagaciones ni hallazgos que lo hagan un filme indispensable, de manera que sus casi 70 minutos pasan y sólo se puede pensar en una oportunidad poco aprovechada.

El aborto es un tema urgente, y ponerlo de relieve a través de lo cinematográfico resulta propicio, pero ¿es necesario llevarlo a un plano tan pedagógico? Ciertamente, esta es una película que podría ser mostrada en los colegios para hablar sobre el tema y, si esa fuera la apuesta, no habría mucho que imputarle. Pero suponiendo que hay algo más de apetito que servir de material de apoyo en aulas 7-semanas-03o instituciones, la cinta no ofrece residuos de densidad discursiva o genuina carga dramática. Es simplemente la problemática encapsulada en un caso que califica como frecuente, en esta oportunidad llevada al cine con una narrativa débil. No hay, por lo mismo, búsquedas laterales ni vueltas de tuerca que le den peso, y ante eso se hace difícil encontrar un bálsamo en algo que no sea un pololeo proyectado con desgano, sin mayores capas u honduras, pese a que todo se concentra en esa relación.

Nadie parece advertir eso, por lo que acaecen escenas de irregular y poco lograda intensidad dramática, defecto que le roba valor a la película y, particularmente, es fruto de líneas de diálogo muy corrientes que los actores interpretan con insuficiente convicción. Moreno hace un interesante trabajo desde lo físico, pero los textos que tienen a cargo tanto ella como Carmona nunca huyen de lo irrelevante, lo insulso o lo maquetado. Es signo de la mecánica de la película, que apunta a hilvanar algo llano y de fácil entendimiento y huir de mayores exploraciones artísticas. En ese sentido, puede ser efectiva como vehículo de lucha, pero como obra cinematográfica no roza lo competente.

Por Gonzalo Valdivia

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...