3 Corazones

Jueves, 17 de Septiembre de 2015 | 1:30 am | No hay comentarios

Título original:

3 Coeurs

Dirigida por:

Benoît Jacquot

Duración:

106 minutos

Año:

2014

Protagonizada por:

Benoît Poelvoorde, Charlotte Gainsbourg, Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve

Aunque el cine europeo estrenado en Chile sea de balance positivo, al menos en general, de vez en cuando es irrumpido por películas que, sin ser de mala calidad, se encuentran varios metros bajo el umbral de sus compañeras, y aquel es el espacio que “3 Corazones” parece ocupar. Poseedora de algunos de los mejores rasgos del cine belga y francés, como una cuidadísima presentación y una historia que ha sido correctamente compuesta, “3 Corazones” pareciera tener también algo que no conquista lo suficiente. Quizá sea la elección de un tema que para algunos puede ser demasiado empalagoso o conocido, como es el amor desenfadado y armado a base de casualidades.

3 COEURS 01Marc (Benoît Poelvoorde) es un hombre adulto que se siente atraído por Sylvie (Charlotte Gainsbourg), una mujer de la que sólo ve gestos y que, mediante el ingenio, logra conversar y pasear con ella. Luego de una noche en que la afinidad se vuelve mutua, ambos deciden encontrarse nuevamente, sin embargo, una molestia al corazón le impedirá llegar a la hora, por lo que Sylvie toma la ausencia de su cita como el empuje final para emigrar a los Estados Unidos con su actual pareja. Meses después, Marc volverá a quedar conquistado en el mismo pueblo que conoce a Sylvie, esta vez por Sophie (Chiara Mastroianni), una mujer con la que armará una sólida relación, hasta que una casualidad ponga de cabeza sus decisiones.

Con un título que fácilmente desenmascara el corte de la cinta, “3 Corazones” evoca, por supuesto, la historia de un desafortunado triángulo amoroso, en donde el amor francés, vehemente y desbocado, que ya se ha visto en otras películas de esta nacionalidad, vuelve a ser el referente. De este modo, Marc, un hombre cuya vida laboral es la de un inspector fiscal, abandona toda la seriedad esperable de alguien de su oficio por la pasión en sus dos relaciones, y que sus protagonistas femeninas también padecen correspondidamente. Así, ambas –separadamente, claro-, al conocer al hombre quedan tan enganchadas, que acaban (o casi) sus vínculos amorosos actuales por la satisfacción de una primera cita con dicho inspector. Es justamente este mismo tipo de amor, tan profundo e impetuoso, lo que  marca la sintonía o no con el título en cuestión, y que será el determinante para fijar la afinidad o gusto por la película, puesto que quienes se sientan distantes o reticentes a esta, posiblemente la disfrutarán menos y podrán dudar sobre el devenir de los hechos a lo largo de la película, produciendo que genere aún menos asombro.

3 COEURS 02Sin embargo, aunque su tema pueda motivar o desalentar a algunos, hay pinceladas en la historia y una construcción audiovisual que permite sopesar la opinión, más allá de lo creíble o no que resulte el amor. Uno de estos matices es que, pese a lo conocido y poco sorprendente que puede resultar un amor de tres cabezas, es la enfermedad al corazón de Marc que parece intervenir y ser intervenida por su historial amoroso de modo bastante entretenido y punzante.

Las actuaciones de su elenco, por otro lado, también sazonan con mayor sabor “3 Corazones”, puesto que sus personajes -en especial el de Catherine Deneuve, quien interpreta a la madre de Sophie- parecen decir mucho más que varios minutos de la cinta; mientras las salidas nocturnas de Marc, el nerviosismo de Sophie y la fingida indiferencia de Sylvie parecieran ser suficientes para conocer a los caracteres, ahorrándose conocer  en extensión sus biografías.

En lo técnico, la música y fotografía también aportan a la atmósfera creada, y cooperan para comprender cómo es que surge la pasión sin cauce de sus protagonistas, que parecen ser tan conscientes como el espectador de los cuadros y la música que crean el marco para la atracción fatal. 3 COEURS 03No obstante, más allá de cómo estos elementos operan para añadirle credibilidad a los sentimientos de los protagonistas, las composiciones, en especial al aire libre son de suma elegancia y, en conjunto al ritmo pausado de la obra, la hacen más deleitable. Si bien, esta lentitud en el correr de los actos puede volver la cinta más larga, pareciera que, en vez de restarle puntos, los añade, en tanto posibilitan entender con mayor certeza el mundo interior de los personajes.

Aunque posee varios atributos para su disfrute, “3 Corazones” está de sobremanera estampada por su tema principal, donde la preferencia o creencia del espectador sobre este universo será el mayor juez para darle el sí o no a la película. No obstante, resulta difícil no compararla con otras películas de su mismo territorio o de sus cercanías que han estado en cartelera ese año, como “Deux Jours, Une Nuit” (2014) o “Violette” (2013), y que en contraste con estas mismas, se ubica en varios escalones más abajo.

Por Javiera Quiroga

Enlace corto:

Comentar

Responder