21 Años

Miércoles, 14 de Agosto de 2013 | 10:45 am | No hay comentarios

Título original:

21 & Over

Dirigida por:

Jon Lucas, Scott Moore

Duración:

93 minutos

Año:

2013

Protagonizada por:

Miles Teller, Justin Chon, Jonathan Keltz, Sarah Wright, Skylar Astin, Daniel Booko, Basil Harris, François Chau, Bonnie Bentley, Samantha Futerman, Christiann Castellanos, Dustin Ybarra, Craig Cackowski, Grace Arends, Ashley Platz

En Hollywood las fórmulas se repiten cuando demuestran ser exitosas  y, a pesar de contar con pocas propuestas originales cada año, la aparición de una de ellas puede ser una bendición y una maldición. Cuando “The Hangover” se estrenó en 2009, fue considerada un éxito crítico y comercial, y rápidamente se ganó un lugar en la cultura popular. La gente quedó satisfecha y por lo mismo se crearon dos innecesarias secuelas que agotaron el chiste y, ahora, de los mismos creadores llega “21 Años”, siguiendo la misma fórmula con leves variaciones, un distinto escenario y, claro, nada del encanto.

Miller (Miles Teller) y Casey (Skylar Astin) viajan como sorpresa al campus universitario en el que estudia Jeff Chang (Justin Chon) para celebrar su cumpleaños 21. Los tres eran mejores amigos en el colegio, pero desde que entraron a la universidad siguieron caminos distintos y, a pesar de mantenerse en contacto, ya no son parte importante de la vida de los otros. Esa noche, Jeff Chang aprovecha su mayoría de edad, se emborracha y se escapa, metiendo a sus amigos en una serie de aventuras por la ciudad para llevarlo de vuelta a su casa antes de la mañana, en la que tiene una importante entrevista de trabajo.

Pero la gracia de una película sobre tres universitarios borrachos que se meten en distintos problemas es que tiene que ser entretenida. Es una cinta que dispara tantas situaciones chistosas que algunas de ellas inevitablemente terminan acertando. El desfile de caricaturas que son los personajes secundarios a veces logra sacar risas y la película no se torna repetitiva o lenta, pero sólo hasta ahí llegan los puntos a favor para “21 Años”.

El humor de la película consiste en vulgarizar situaciones con el simple fin de ser provocativa, lo que es riesgoso cuando la demográfica a la que apunta justamente es altamente tolerante a todas sus irreverencias. “21 Años” es ofensiva sin necesidad ni justificaciones cómicas, resultando racista, reductiva con sus personajes y celebrando la estupidez de las decisiones de ellos, que los meten en situaciones que sólo son problemáticas porque la trama así lo demanda.

En medio de todo esto, se añade en la cinta un componente nostálgico, en que los protagonistas se dan cuenta de lo distanciados que se encuentran y que sólo quieren perpetuar la ilusión de que aún mantienen lazos. El intento de agregar dimensiones a una película que podría verse muy superficial sin dicho esfuerzo, resulta sintiéndose innecesario y fuera de lugar, y la película termina con un trillado final que traiciona lo que se ha mostrado hasta el momento.

“21 Años” es una película floja, creada según la presunción de que funcionaría solamente siguiendo el modelo de la última comedia de moda. Pero es fácil darnos cuenta de que los éxitos originales deben dejarse tranquilos, que las secuelas de “The Hangover” disminuyeron su calidad y, en lo que respecta a “21 años”, cuando llegamos al quinto montaje en cámara lenta en el que personajes desagradables realizan obscenidades sólo porque sí, preferimos que nunca nos hubieran invitado a la fiesta.

Por Ignacio Goldaracena

Enlace corto:

Comentar

Responder

¿Cómo te enteras de los conciertos que se realizan en Chile?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...